X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El IVF aspira a recuperar la mitad de los 18 millones con el Rico Pérez

Foto: Rafa Molina
10/07/2017 - 

ALICANTE. Muchos se preguntan cómo se puede subastar una deuda de 18 millones de euros y el 15,07% de las acciones del Hércules por un mínimo de 600.00 euros.

La respuesta reside tanto en la insolvencia del deudor en ese derecho de crédito de 18 millones, la Fundación del Hércules, como en la situación de sociedad en causa legal de disolución del club blanquiazul. Si la entidad de Foguerer Romeu Zarandieta tiene un futuro muy negro, con una deuda millonaria (casi 15 millones de euros con acreedores privilegiados y ordinarios) sobre sus espaldas (y que puede ser en breve un 40% mayor, si el Tribunal General de la Unión Europea no falla a su favor en el litigio que mantiene con la Comisión que le reclama nada menos que 6,9 millones de euros) y con su primer equipo militando en una categoría deficitaria, como es la Segunda División B, aún más oscuro es el de la Fundación, cuyo único patrimonio es el 72,69% del capital social del Hércules, un paquete de acciones que precisamente está embargado por el IVF por sus impagos reiterados.

El banco del Consell no ha escondido nunca que su intención no es otra que la de enajenar el estadio José Rico Pérez para recuperar por esa vía la mayor suma posible. De ahí que acudiera a la subasta de bienes y derechos de Aligestión, desembolsando 3,7 millones de euros (el 80% de esa cantidad lo recuperará como máximo acreedor que es de la citada sociedad) pero haciéndose con un activo que le permitirá obtener el doble de esa suma (existe una tasación de 13,5 millones de euros). Dicha cantidad, más el mínimo de 600.000 euros que espera obtener en la subasta que convoca ahora, en la que estará en juego el control del Hércules, y el millón de euros que le reportaría la cesión por cinco años del uso del estadio al Ayuntamiento de Alicante (este pagaría un canon de 200.000 euros por año) es lo que el IVF intentará recuperar de una deuda provisionada en su día y que catalogó como de difícil cobro.

Noticias relacionadas

next