X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Hércules de Planagumà mejora hasta al de Pacheta

17/09/2018 - 

ALICANTE. Son solo cuatro partidos, pero el Hércules de Planagumà y Portillo cotiza al alza después de cerrar todos ellos con victoria. 

Hay que remontarse a la Segunda República para encontrar un equipo blanquiazul que firme un mejor arranque de curso liguero, concretamente al de la 1934/35, que disputó una Liga reducida en Segunda con solo ocho equipos de la que ganó los ocho primero encuentros, logrando el que sería su primer ascenso a Primera.

Los triunfos sobre Ontinyent (2-1), Villarreal B (1-2), Espanyol B (1-0) y Ebro (0-1) permiten al Hércules de Planagumà mejorar los registros en el primer mes de Liga de equipos blanquiazules míticos como el que entrenaba Manolo Jiménez en la 1995/96 y que logró el ascenso a Primera División, pero solo ganó los tres primeros partidos.

Y si nos centramos en la última etapa, en la oscura Segunda B, el Hércules 2018/19 mejora incluso al de la 2014/15, que empezó perdiendo, pero enderezó rápido el rumbo y a falta de un partido para terminar la primera vuelta era líder.

Ese equipo, que entrenaba José Rojo Pacheta y tenía a Portillo como nueve, cayó (2-1) en Elda en la jornada inaugural; empató (1-1) a continuación con el Huracán en el Rico Pérez; y luego se impuso a domicilio al Olímpic de Xàtiva (0-1) y ante su público al Elche Ilicitano (2-1). A la finalización de la jornada cuarta, ese Hércules de Pacheta era sexto con siete puntos (cinco goles a favor y cuatro en contra), pero empatado con tercero, cuarto y quinto, esto es, con Nàstic, Reus y Lleida respectivamente, mientras que Espanyol B y Badalona estaban al frente de la tabla con diez puntos. Con Planagumà, por el contrario, los blanquiazules son líderes destacados con 12 puntos (seis goles a favor y solo dos en contra, uno de ellos de penalti) y con una ventaja de nada menos que cuatro sobre los otros tres equipos de 'play-off' y cinco sobre el quinto y el sexto clasificado.

Con los Hércules de Herrero, Tevenet y Siviero tampoco hay color

Y si ya mejora al de Pacheta, podemos imaginar lo que ocurre si comparamos el Hércules actual con los de la 2015/16, 2016/17 y 2017/18.

En el primer caso, con Manolo Herrero en el banquillo, a estas alturas de Liga el equipo blanquiazul era duodécimo con cinco puntos (solo un gol a favor que le valió su único triunfo y cuatro en contra que recibió en el mismo partido), después de ganar (1-0) en el Rico Pérez en el primer partido de Liga al Atlético Levante; empatar la semana siguiente (0-0) en Alcoy; caer (0-4) con estrépito con el Villarreal B ante su público en la tercera jornada; y empatar (0-0) en Lleida en la cuarta jornada. Ese Hércules de Herrero tenía a dos puntos al Baleares, que ocupaba la cuarta plaza; a tres al Reus, que era tercero; y a siete a Villarreal y Cornellà, que lideraban la clasificación (lo habían ganado todo). 

En la 2016/17 y con Luis García Tevenet como técnico, a la finalización de la jornada cuatro, el Hércules era noveno con seis puntos (seis goles a favor y cuatro en contra), a dos del cuarto clasificado y a cuatro del líder: el Ebro ocupaba la primera plaza con diez puntos, por los nueve del Barça B y ocho de Valencia Mestalla y Cornellà. Lo anterior, después de imponerse (0-4) al Gavà en la jornada inaugural; perder (1-3) en la segunda con el Barça B en el Rico Pérez y en la tercera (1-0) en la Nova Creu Alta; y volver a ganar (1-0) en la cuarta a la Llagostera en Alicante.

Y hace un año, con Gustavo Siviero, el Hércules era noveno, con cuatro goles a favor y tres en contra (encajó en tres de las cuatro jornadas), tras cuatro partidos en los que empató en el Rico Pérez con el Olot (1-1) en la primera jornada y en El Collao (1-1) en la segunda; después, ganó al Sabadell (2-0) en la tercera; y cayó en Cornellà (1-0) en la cuarta.

Elche, Mallorca y Villarreal B, por ese orden, encabezaban la tabla con 10 puntos, tras tres victorias y un empate, seguidos del Lleida, que cerraba el grupo de cabeza con ocho. Es decir, los blanquiazules contaban con la mitad de puntos que los tres primeros y estaban a tres del cuarto.

Mejor que Elche y Mallorca

El Hércules de Planagumà mejora, por tanto, a los dos cocos de ese grupo de la muerte en el que se convirtió muy pronto el  Grupo III hace un año. Ya cuenta con 12 puntos en cuatro jornadas, mientras que Mallorca y Elche necesitaron cinco para sumar una cuarta victoria que les colocase, en su caso, con 13. El Hércules necesitó el curso pasado más del doble de jornadas que el actual para alcanzar la cifra de 12 puntos: fue tras el noveno partido, en el que derrotó (3-2) al Peralada en el Rico Pérez. 

Con Pacheta, el equipo blanquiazul rebasó la barrera de los 12 puntos en la jornada séptima: ganó (1-2) en L'Hospitalet y se puso con 14. Con Herrero, necesitó ocho partidos, gracias a otro triunfo a domicilio (1-2), este en Sabadell, para ponerse con 12 puntos. Y con Tevenet, también le hicieron falta ocho partidos para, en ese caso, superar la barrera de los 12 puntos (se puso con 13 después de derrotar 2-0 al Lleida).

Noticias relacionadas

next