X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la empresa de sant joan facturó 73 millones de euros el pasado ejercicio

Bonnysa supera la ruptura con Mercadona: pasa de las pérdidas de 2016 a beneficios en 2017

8/05/2018 - 

ALICANTE. La empresa agroalimentaria alicantina Bonnysa empieza a remontar tras acusar en exceso el desenganche de Mercadona como principal cliente. Después de dos años en pérdidas, la empresa que dirige Jorge Brotons logró cerrar el ejercicio 2016/2017 (la firma termina sus años fiscales en junio) con un beneficio de cerca de medio millón de euros, aunque sin embargo el volumen de facturación se mantuvo más o menos estable respecto al ejercicio precedente.

Así, Bonnysa Agroalimentaria (la cabecera del grupo, de la que forman parte también la SAT Bonnysa, de Tenerife y Bonny, de Murcia) alcanzó un volumen de facturación de 72,9 millones de euros en 2017, frente a los 72,7 del año anterior. Sin embargo, si el año pasado la empresa especializada en el cultivo de tomates cerró el ejercicio con unas pérdidas de 5,1 millones de euros (-3,8 en el ejercicio 2014/2015, una vez reformulada la cuenta de ganancias y pérdidas), las cuentas cerradas el pasado junio arrojan un beneficio de 484.900 euros.

Como ha venido contando este diario, la ruptura con la cadena de supermercados de Juan Roig, que compraba el 80% de la producción de Bonnysa, se produjo entre 2013 y 2014. De hecho, la empresa alicantina adelantó el calendario previsto para el desenganche al detectar que el compromiso con Mercadona impedía planificar adecuadamente el resto de la cosecha, que comenzó a dedicarse a la exportación. Sin embargo, la ruptura fue más dura de lo previsto, y la facturación de Bonnysa se ha hundido un 40% (en 2013, último año completo como proveedor de los supermercados valencianos, facturaba 126 millones). Así, pasó de vender el 80% de su producción a un único cliente, a destinar ese 80% a exportación.

La firma incluso inició un procedimiento preconcursal en 2015, en el marco del cual logró cerrar un acuerdo de refinanciación con los bancos, que fue homologado por el juzgado de lo Mercantil número 1 en febrero de 2016. Por el camino, además, ha ejecutado dos Expedientes de Regulación de Empleo, en julio de 2015 y en diciembre de 2016, que afectaron a sus distintos centros de producción en la Península y en Tenerife. El último ERE, planteado inicialmente para 85 empleados de la finca del Maset, en Sant Joan d'Alacant, se cerró finalmente con un acuerdo para despedir a 38.

El informe de gestión de los administradores destaca que este último ejercicio, al contrario de lo que sucedió en los precedentes, no ha habido que acudir a los mercados secundarios (una 'salida' a la que se recurrió en 2015 por el desenganche de Mercadona y en 2016 por el retraso en la cosecha consecuencia del calor), de forma que el precio medio de venta ha sido superior y ha permitido elevar la cifra de negocio. Asimismo, la producción se acercó bastante a la prevista, con un importante incremento de la cosecha en Tenerife. 

Eso sí, el informe señala que los principales riesgos e incertidumbres a los que se enfrenta la empresa son los que derivan del acuerdo de refinanciación y el cumplimiento del plan de negocio para el periodo 2016-2020, hecho sobre el que se muestran optimistas. El informe de auditoría, en cambio, incluye esta circunstancia como salvedad a la opinión. "Durante los últimos ejercicios la sociedad y el grupo al que pertenece han visto deteriorada su posición financiera y patrimonial. El grupo elaboró un plan de negocio, sobre el que se basó la negociación con entidades financieras para la reestructuración de su deuda y el calendario de amortización de la misma. En este contexto, la continuidad de sus actividades está sujeta al cumplimiento del mencionado plan de negocio".

Plantas de cogeneración para doblar la producción

Como publicó Alicante Plaza, la firma que preside Jorge Brotons se ha embarcado ahora en un proyecto de I+D para doblar la producción de tomates usando el mismo espacio, gracias a plantas de cogeneración de CO2. La firma ha invertido 20 millones de euros en tres de estas plantas, situadas junto a sus invernaderos, en una iniciativa inspirada en Holanda pero pionera en España.  La compañía tiene dos de esas plantas en Alicante y otra en Murcia junto a invernaderos que obtienen un beneficio productivo y de calidad, por lo que no descarta ampliarlas a otras localizaciones.

Noticias relacionadas

next