X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

en el aNTIGUO EDIFICIO DE LA EUIPO

Así es la nueva sede de Grupo ASV: luz y espacios diáfanos con vistas al Mediterráneo

30/10/2016 - 

ALICANTE. Dos plantas diáfanas de 2.000 metros cuadrados cada una en un emplazamiento privilegiado, con vistas al mar Mediterráneo y con sol prácticamente los 365 días del año. Así son las nuevas oficinas de Grupo ASV, la firma alicantina líder en los servicios fúnebres y el transporte sanitario, que acaba de mudarse a la antigua sede de la euroagencia EUIPO (antes OAMI) en Jean Claude Combaldieu, 5.

El rediseño del edificio para integrar todas las divisiones de ASV ha apostado por los espacios abiertos sin despachos ni departamentos, sofás, grandes mesas de comedor donde siempre hay fruta fresca, áreas de café, rincones para celebrar reuniones, cocina, biblioteca… y hasta un futbolín. La nueva sede de la corporación alicantina, en la que se han reunificado todas sus líneas de negocio (Grupo ASV Servicios Funerarios, Seguros Meridiano y Transporte Sanitario Ayuda) quiere proyectar un renovado modelo empresarial y un concepto de trabajo diferente.

"Este nuevo impulso nos permite satisfacer las necesidades de nuestros empleados mediante la introducción de espacios abiertos, luminosos, cómodos y flexibles que les ayudan a desarrollar su puesto de trabajo y conciliar su vida personal. Queremos ser una empresa referente para todos los colaboradores internos y externos" explican desde ASV. Con esta nueva etapa se busca poner en marcha un concepto de empresa transversal y romper con el tradicional modelo jerárquico y departamental, inspirados en organizaciones punteras a nivel mundial. 

El diseño del edificio, pieza fundamental en esta estrategia, pretende fomentar las conexiones horizontales entre compañeros: los despachos y las barreras arquitectónicas han desaparecido por completo en búsqueda de la transparencia y la conectividad. "Antes existían áreas centradas por departamento, despachos, salas de reuniones. Todo ello generó jerarquías y dificultad para comunicarse de forma ágil y horizontal, y con el cambio introducido eso se ha eliminado de una forma sencilla y fluida", explica la arquitecta Amelia Payá. "Cuando nos encargaron reubicar la nueva sede se planteó una estructura arquitectónica similar a las anteriores oficinas: despachos, diferencias jerárquicas, múltiples salas de reuniones, separación entre departamentos… Tras realizar varios bocetos tuvimos la suerte de visitar en Basilea las oficinas centrales de Vitra, lo que nos provocó un cambio total de visión".

El resultado es un edificio en un emplazamiento privilegiado con vistas al mar en una ciudad donde el sol sale prácticamente todo el año, lo que contribuye a crear un ambiente de trabajo positivo donde se suceden los espacios abiertos y diáfanos con mobiliario de hogar, sofás, sillones, mesas de comedor, áreas de café, futbolín, biblioteca... Lo único que no hay son despachos: han desaparecido por completo. Eso sí, se han diseñado pequeños ambientes donde se pueden realizar reuniones rápidas o disfrutar de momentos de concentración o desconexión. 

La zona común de cocina y comedor es otro de los rincones más interesantes del edificio ASV. Ubicado en un extremo de la planta se ha ideado como un espacio donde los trabajadores se pueden relajar, comer, celebrar pequeños eventos o, incluso, reuniones improvisadas.

Con un volumen de negocio de 126 millones de euros y una plantilla de 1.800 trabajadores, ASV presta servicio en la Comunitat Valenciana, Andalucía, Extremadura, Galicia, Cataluña y Canarias. En el último ejercicio ha crecido un 4,26%, impulsada por la integración de una línea funeraria alemana dentro de su estrategia de internacionalización.

Noticias relacionadas

next