X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

crónica del concierto en la llotja en elche

Albert Pla es mi pastor, nada me falta

23/10/2017 - 

ELCHE. Mayúsculo, fantástico, hiperbólico, polifacético, lunático, mordaz, bocazas… Hay mil formas de describir a Albert Pla, o posiblemente dos mil, como se pudo contemplar el pasado viernes en La Llotja de Elche. Una muestra de todo lo que representa, su personaje, su música, sus letras y su actitud sobre el escenario. Sigue siendo un tipo escurridizo, un culo de mal asiento que no se corta lo más mínimo, ni en sus versos ni con quien tiene delante, y quienes estaban en primera fila ahora lo saben bien. Pla dio un recital de una hora y cuarto aproximadamente junto a su compañero el guitarrista Diego Cortés, ambos dando un espectáculo, un show, ofreciendo muchas risas, y sí; un conciertazo.

Están Cayendo Bombas en Madrid’, un gran recibimiento para empezar el concierto —o ahí entré yo—, un tema cargado de política y que puede ser una declaración de intenciones hoy. Un tema serio, tan serio como delicada y acongojante su interpretación, que rompía con la idea de risión que uno esperaba al entrar a ver a Pla. Su voz rasgada, solitaria, con unos acordes repetitivos, centraban toda la atención en su interpretación y en la letra. Y llegó la primera ovación. Y la muestra de que llamarle cantautor seguramente se quede corto.

Después de más de veinte años de carrera, Pla se ha convertido en una especie de trovador o juglar de lo popular; popular entendido como el sentirse identificado con una historia y unas raíces que el de Sabadell siembra en sus canciones como nadie. De la rumba catalana a un pop rock más infantiloide, sus temas van a herir, con sarcasmo o con hostias directas, historias variadas desde la de ‘Pepe Botika’ que sonó de las primeras hasta la crítica implícita a las manifestaciones en ‘Teófilo Garrido’, sus letras suelen ser mucho menos inocentes de lo que aparentan.

Pero claro, se junta su labia —en este caso cebándose con las primeras filas y su necesidad de estar constantemente con las redes sociales retransmitiendo el concierto— de colegueo, su traje andrajoso hecho con un saco y su capacidad de improvisación y acabas con una sonrisa de oreja a oreja diciéndote para tus adentros: “qué cabrón”. Aunque para ese calificativo, en el buen sentido de la palabra, Cortés, que sacó su pura raza en la guitarra, con unos gestos típicos de quien ha aprendido o militado con la guitarra en la calle y una técnica flamenca que desparramó sobre el público. Sobre todo cuando Pla le dejó en solitario y empezó a exhibirse agitando al personal.

Risas, aplausos, momentos contestatarios cuando sonó ‘Majestad’, una de esas letras que le han hecho estar siempre en el punto de mira a la hora de suspender conciertos o pasar filtros censores, que arrancó muchos aplausos previsiblemente, o puro éxtasis en los diez minutos de ‘La Colilla’ y ese retrato irónico y mordaz de Occidente y EEUU. Pero claro, punto y aparte cuando entonó esa versión de Lou Reed, ya clásico, con ‘El Lado Más Bestia de la Vida’, en el que iba de un lado a otro del escenario, como todo el concierto, apretando los dientes o susurrando. Se hacía muy grande en el escenario gracias a interpretaciones tan imponentes como esta. Se lo comía. Es la perfecta definición de hacer la canción suya o llevársela a su terreno. Con una letra que además pone sobre el discurso, voluntaria o involuntariamente, la normalización de la identidad de género. Otro ejemplo de todo lo que hay más allá de la risa y el personaje. Mucha inteligencia y más que simple hedonismo. 

Tras el ya obligatorio bis, sonó el ‘Bar de la Esquina’, de nuevo con esas historias de lo mundano, de amores imposibles o efímeros —tema recurrente como otros tantos relatos cotidianos en su cancionero—, para cerrar con la esperada ‘Joaquín el Necio’. Y un sonoro y calidérrimo aplauso del público. Merecido. Porque Pla nos devolvió a las raíces, mostró todo lo que hay detrás de la cansina imagen de tipo ‘polémico’, y sacó a pasear todo lo que tiene de artista, que no es poco por todo ese cúmulo de características que se vieron el viernes. 

Albert Pla es mi pastor, nada me falta.


Noticias relacionadas

next