X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Ramírez insiste en que "es el adjudicatario de la subasta", pero el IVF la declarará "quebrada" 

Foto: Pepe Olivares
27/09/2017 - 

ALICANTE. El Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) declarará este jueves "quebrada la subasta" del 15,07% de las acciones del Hércules y del derecho de crédito de 15,4 millones de euros que mantiene contra la Fundación del club blanquiazul.

Así lo adelantaba a Alicante Plaza a última hora de la tarde del miércoles el director general del banco del Consell, Manuel Illueca, que aclaraba que lo anterior se produce porque el interesado, Kuntajara SLU, "no ha cumplido con las bases de la misma", concretamente con el punto 14 (el relativo a los gastos).

"Los activos seguirán siendo de titularidad del IVF", apuntaba un Illueca que si bien, igual que había hecho horas antes, se mostraba abierto a la iniciación de un nuevo procedimiento pero "sin perdonar un solo euro" como aseguraba que quería Ramírez (algo que molestó y mucho al empresario), ponía en duda que haya un interés real por su parte. Y es que, a juicio del máximo responsable del banco del Consell, el afán del actual presidente del Hércules había sido siempre el de "sabotear la subasta" y en el marco de lo anterior enmarcaba la negativa del empresario a firmar.

Ramírez sostiene que es el adjudicatario

En el transcurso de su rueda de prensa, el presidente del Hércules mostró, entre otros documentos, el acta notarial levantada a instancia suya en la que se recoge su voluntad de hacerse con la titularidad de los bienes y derechos subastados y que, con ese fin, había presentado en el acto de firma un cheque bancario de 482.739,24 euros de importe que unidos a los 25.407,3 euros depositados en su día en una cuenta del banco del Consell, suponen los 508.146,541 euros ofertados e inicialmente aceptados por el IVF. Ramírez, que incluso enseñó el propio cheque bancario, aseguraba que aportaba lo que el banco del Cosnell le había requerido previamente en un burofax en el que no se hacía mención a gasto alguno, por lo que había cumplido con los requisitos de la subasta y, por tanto, "es el adjudicatario", dejando la puerta abierta a litigar para defender su posición si el IVF continúa negándole su derecho.

Judicialización a la vista

Teniendo presente la negativa de Ramírez a asumir los gastos de procedimientos anteriores que además considera improcedentes de acuerdo con la convocatoria publicada ("la subasta era libre de impuestos y cargas y mi oferta iba en esa línea") y que Illueca, por su parte, da por concluida "la segunda y última subasta" por "no cumplir" el empresario "con los requisitos" de la misma (el pago de los gastos), el conflicto parece abocado a resolverse ante un juez.

Lo anterior pese a que Ramírez, que decía sentirse "engañado por Illueca, no por el IVF", al que acusaba de no poner de su parte para llegar a una solución para el problema del Hércules, insistía en su comparecencia de prensa en que "todavía es posible reconducir la situación" en el marco de la segunda subasta, pero gracias a la intervención de "instancias superiores" (en referencia al President de la Generalitat).

Noticias relacionadas

next