X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Por ahora, nadie mejora al IVF

Foto: Pepe Olivares
15/02/2017 - 

ALICANTE. El plazo de diez días hábiles para que Aligestión Integral encuentre un inversor que mejore la oferta del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) por sus bienes y derechos, avanza sin que aparezca ese nuevo interesado.

Miguel Carratalá, cuñado de Enrique Ortiz y administrador único de la mercantil de la que también es socio junto al constructor, Juanjo Huerga y José Manuel Viejo, está siendo el encargado de buscar ese nuevo pujador, después de sondear a Juan Carlos Ramírez, autor de la oferta de 3.550.000 euros que fue superada por el banco del Consell en 200.000 euros. 

El que esa puja del IVF sea inferior al 70% del valor de tasación (14,7 millones) del lote que además del estadio incluye el 15% del accionariado del Hércules y varios derechos de crédito y un préstamo participativo en los que el club es deudor, llevó al titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 que tutela la liquidación de Aligestión a ofrecer este plazo adicional de diez días.

Superado el mismo sin que aparezca en escena lo que se conoce como un 'caballo blanco', y siguiendo con el procedimiento que fija la Ley de Enjuiciamiento Civil, si tenemos presente que el importe de la puja del IVF también es inferior al 50% del valor de tasación, se abrirá un segundo de cinco días tras el que, de no aparecer ese inversor en su caballo dispuesto a pagar las deudas de Aligestión haciéndose con sus bienes, la Letrada de la Administración de Justicia aprobará el remate en favor del brazo económico del Consell dado que este es el máximo acreedor y que su oferta permite satisfacer intereses y costas del procedimiento cambiando el estadio de manos. Eso sí, todo con permiso del Ayuntamiento de Alicante que ha de cancelar notarial y registralmente la condición resolutoria que grava aún la compraventa del Rico Pérez por parte de Aligestión realizada en 2007, situación que el alcalde, Gabriel Echávarri daba por segura este martes a Alicante Plaza.

Noticias relacionadas

next