X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La deuda total del Hércules con Hacienda

Foto: Rafa Molina
17/05/2017 - 

ALICANTE. El Hércules arrancó el ejercicio 2016/17 con una deuda con el fisco que estaba encauzada en sendos convenios.

El convenio singular suscrito con ella para el pago del crédito privilegiado, cuyo importe ascendía 5,6 millones de euros y el convenio de acreedores, toda vez que el club también mantiene con el fisco una deuda de 220.000 euros calificada por el administrador concursal en su momento como ordinaria y otra  de 70.000 euros como subordinada.

Hoy el primer convenio está cancelado y el segundo, incumplido o a punto de incumplirse.  

El club tiene hoy el pago pendiente y exigible al fisco (de hecho, hay un embargo vigente por dicho importe) de 4,3 millones de euros, que se corresponden con el crédito privilegiado, después de haber desembolsado en lo que llevamos de ejercicio 420.000, 480.000 y 560.000 euros al calor de tres requerimientos (tras de desatender las cuotas pactadas en el citado convenio singular de 2013). 

Por lo que se refiere al crédito ordinario y subordinado, son sumas que permanecen invariables toda vez que la primera se ha de ir pagando de acuerdo con el calendario de pagos fijado en el convenio de acreedores y la segunda, una vez se haya cancelado en su totalidad la deuda con los acreedores ordinarios. 

Lo anterior lleva a preguntarse qué le va a decir la Agencia Tributaria al juez de lo mercantil cuando tenga conocimiento de que hay un incidente concursal por el que se busca la modificación del convenio en el que ella es parte, minoritaria, pero parte al fin y al cabo. Esa es la suerte para el Hércules, que la deuda ordinaria de la que es titular Hacienda no impide que el club logre el apoyo de acreedores que representen el 60% de la masa ordinaria. Lo que sí lo impide es no tener un acuerdo con el fisco porque, aunque jurídicamente no existe obstáculo para modificar el convenio de acreedores antes de llegar a un acuerdo con Hacienda, para lo primero necesitas presentar un plan de pagos  creíble, en el que has de desglosar el pago aplazado con Hacienda que no tienes cerrado, pero además los acreedores que representan ese 60% de masa ordinaria te han puesto, como requisito para formalizar cualquier modificación, que tengas firmado antes el nuevo convenio singular con Hacienda. 

Es un círculo vicioso del que solo se sale pagando o avalando como exige Hacienda. Pero ya.

Noticias relacionadas

next