X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Frenar a Ramírez

Foto: Rafa Molina
26/04/2017 - 

ALICANTE. Dani Barroso abandonaba este martes el Hércules, club en el que ha ocupado el cargo de director deportivo los últimos tres años.

Llegó a la entidad, como él mismo recordaba en su rueda de prensa de despedida, una semana antes de que lo hiciera un Juan Carlos Ramírez que por aquel entonces formaba parte del patronato de la Fundación del Elche, club del que sigue siendo accionista a través de una sociedad.

Barroso reconocía el fracaso que para el Hércules supone no ya seguir en Segunda División B, siquiera llegar a pelear el ascenso en el 'play-off' e identificaba lo anterior como la principal razón para una salida de la entidad que aseguraba que ha sido 'consensuada' si bien la realidad es otra: el que también fuera futbolista del club blanquiazul en la década de los noventa, ha terminado siendo el cabeza de turco, señalado como responsable del batacazo que se ha pegado el Hércules y pagando con el despido su supuesta culpa pese a que el verdugo, Ramírez, es realmente el máximo responsable. 

Foto: Rafa Molina

La plantilla 2016/17 del Hércules ha tenido no pocas carencias (como también la tuvieron las dos anteriores que sí llegaron a disputar el 'play-off'); Barroso y su adjunto, Javier García Portillo son responsables de lo anterior pero hasta cierto punto, toda vez que la última palabra la tuvo siempre un Ramírez que no se caracteriza por atender a razones: que le pregunten a Carlos Parodi que anda todo el día apagando los incendios que el vasco inicia, tanto en Alicante como en Valencia, sin encomendarse a nadie.

Por ejemplo, la cara de los anteriores y del entonces entrenador, Luis García Tevenet era un poema la víspera del último día del mercado de fichajes de invierno, al saber que Ramírez había decidido unilateralmente que Franck Omgba continuara (haciendo un segundo favor a sus socios, tras el fichaje en verano del camerunés), lo que en la práctica suponía cerrar la puerta a la incorporación de un delantero de garantías. Otra: hace apenas un mes, Ramírez amenazaba una y otra vez con la liquidación voluntaria del club, tensando de manera gratuita la cuerda, toda vez que los abogados de Ortiz analizaba al mismo tiempo las implicaciones de un aval que exige Hacienda y que terminará poniendo sobre la mesa.

Foto: Rafa Molina

Está por ver si finalmente hay una subasta de las acciones y si el constructor y su socio también en otros negocios como Panoramis se hacen con ellas, pero mientras lo anterior ocurre, dado que el poder político sigue consintiendo que el Ortiz maneje el club con el dinero de todos (e incluso celebraría que se haga con las acciones, a juzgar por la penúltima salida de tono del alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri) sería interesante que el dueño del 'Elena' escuche a quienes tiene más cerca y frene a Ramírez porque hace imposible que el club funcione de una manera mínimamente profesional y los problemas ya son muchos como para convertir el día a día en otro.

Noticias relacionadas

next