X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de octubre y se habla de ELCHE CF cd alcoyano alicante Turismo

ENTREVISTA RAFAEL CLIMENT, CONSELLER DE ECONOMÍA sostenible

"Si Cierval ha desaparecido y no ha justificado nada, no podemos dar nada a Coepa"

7/08/2017 - 

VALÈNCIA. Dos años después de ponerse al frente de la Conselleria de Economía Sostenible, y después de un periodo de diagnóstico "paciente y riguroso", Rafael Climent cree que ha llegado la hora de los resultados de sus políticas. El conseller, elegido por la cuota de Compromís en el Govern del Botànic, se muestra satisfecho con los avances realizados en Empleo, donde espera que la tasa de paro baje del 15% al final de la legislatura, o con la resolución del conflicto de los horarios comerciales, donde destaca que nunca antes se ha estado tan cerca de alcanzar un acuerdo como ahora.

Aunque subraya que está contento con el desempeño de todos los altos cargos de su conselleria, reconoce que el mestizaje con el PSPV continúa provocando algunos roces por las competencias y afea a quienes airean públicamente esos problemas internos. Además, avanza que el próximo año se reducirá la subvención a la patronal por Participación Institucional y que el Consell asumirá la millonaria deuda de Feria Valencia, pero también la de IFA.

[Lea la segunda parte de la entrevista: "Rafa Carbonell es amigo mío, pero a su despedida le sobraron dos líneas"]

–Hace justo un año se acometió una importante remodelación en la Conselleria de Economía con el desdoblamiento de la Secretaría Autonómica, la separación del Ivace y la Dirección General de Industria, ¿qué balance realiza del funcionamiento de la nueva estructura?

–Si yo dijera que esto es una balsa de aceite, probablemente no me creería a nadie. En cualquier familia puede haber discrepancias. Es verdad que algunos exteriorizan más los asuntos mediáticamente que otros. Pero en conjunto, estoy satisfecho de cómo han ido las cosas el último año. Estoy contento con todos y cada uno de los altos cargos de la Conselleria de Economía. El principio fue duro porque nos encontramos con una situación que no esperábamos y costó limpiar el solar y planificar al mismo tiempo. Los frutos de esta planificación comienzan a verse ahora en leyes como la de atracción de inversiones o la de áreas empresariales. Se nota que ha habido trabajo previo, con paciencia y rigor.

–El desencadenante de los cambios fue la falta de entendimiento entre usted y su entonces número dos, María José Mira, ¿tiene mejor sintonía con Blanca Marín?

–Sintonía hay. La forma de trabajo es muy clara. Todos los viernes me reúno con los dos secretarios autonómicos y semanal o quincenalmente tenemos consejo de dirección para exponer las líneas de trabajo de manera transparente. Todos los directores generales exponen lo que están haciendo y el conseller puede marcar las líneas. Existe sintonía y se trabaja bien. Cuando hay discrepancias es normal que haya debate, pero algunos las externalizan y otros somos más discretos, tal vez porque tenemos claro cuál es el objetivo.

–Dice que está satisfecho con los altos cargos pero lamenta que se aireen los problemas. ¿Se refiere a algún caso concreto?

–Lamento que tengamos un consejo de dirección y posteriormente se airee en un medio de comunicación lo que se trata allí. Lamento que se aireen cuestiones que no deberían salir del ámbito estrictamente interno porque debemos ser serios y trabajar en un proyecto unitario. Es preferible que el debate se dé entre las personas que mantienen la discrepancia.

–El Reglamento Orgánico y Funcional (ROF) que acaba de aprobarse le permite a usted encargar al Ivace el desarrollo de competencias que antes eran propias de la Dirección General de Industria, como la red de institutos tecnológicos o los centros de Innovación. Esto ha generado fricciones. ¿Por qué se ha dejado esta cuestión abierta a lo que decida el conseller?

–El conseller no decide que esto quede en el aire. Es fruto del acuerdo de remodelación de la Conselleria de hace un año. En agosto se aprobó un decreto de estructura fruto del acuerdo político que fue modificado por uno posterior en octubre. Lo único que hemos hecho ha sido presentar un ROF que se ajusta a ese decreto de estructura. El conseller no ha puesto ni una coma. Es fruto de un pacto que nos viene dado y que aprueba el Consell. No hemos hecho nada más, por eso no entiendo el revuelo cuando hay predisposición del conseller para, en proyectos concretos, delegar y hacer encomiendas de gestión a entes como Ivace o Vaersa que puedan ayudar a una dirección general determinada. La voluntad está. Por ejemplo, si la Dirección General de Industria no tiene personal para desarrollar el plan de seguridad industrial, probablemente tendremos que recurrir al Ivace con una encomienda de gestión que puede durar mucho tiempo. O revertir el plan eólico puede requerir que haya personal que colabore, como hemos hecho con una encomienda de gestión de dos meses. Por lo tanto, no hay ningún problema. Si alguien quiere convertir eso en un problema, lo hace, pero no lo hay.

–La decisión ha molestado al sector de la Conselleria controlado por el PSPV, ¿le amenazó Diego Macià con renunciar si se consumaba ese reparto de competencias?

–El acuerdo es el que es. Si hay predisposición para sacar adelante determinados proyectos que requieren de personal que debemos buscar en otros sitios, el conseller no se va a negar. Que quede claro. Estamos en lo que se ha pactado, el conseller no le ha quitado nada a nadie, sino que traslada al ROF el contenido del decreto de estructura.

–La pregunta era si Macià le amenazó con irse...

"A Diego Macià lo nombra el PSOE. No puedo destituir a quien no he nombrado"

–Probablemente hemos tenido debates de este estilo no solo una vez, sino muchas. Y no exclusivamente con el director general, también con la secretaria autonómica. Y yo siempre les he contestado lo mismo: decreto de estructura. Es verdad que él en algún momento dijo que así no se podía trabajar, pero claro... También he de decir que al final a Diego Macià no lo ha nombrado el conseller. Viene de la remodelación del Gobierno y es cuota del PSOE. No tengo la capacidad de destituir a alguien que yo no he nombrado.

–Extiende el problema a la secretaria autonómica, ¿Blanca Marín le ha planteado en alguna ocasión una postura tan extrema como la renuncia?

–No.

–¿Le ha pedido Diego Macià que refuerce su plantilla con personal de Ivace?

–Desde el primer momento está pidiendo más personal, pero nosotros como conselleria también lo estamos pidiendo a Función Pública y Hacienda. Todos somos conscientes de la falta de estructura y hacemos lo posible por resolverlo. La dirección general, en coordinación con el conseller, es la que ha de planificar las políticas y quien las habría de ejecutar es el Ivace. Ese es el planteamiento general, pero no tengo inconveniente en que Industria desarrolle algún programa para el que tenga capacidad.

–¿Qué tal se entiende la Conselleria de Economía con la nueva CEV autonómica?

–Bien [ríe] Como se ha de entender cualquier dirigente político que tiene responsabilidades en el ámbito empresarial. Hay un diálogo continuo y fluido y sus aportaciones son bienvenidas.

–La CEV ya está administrativamente reconocida como sucesora de Cierval en el ámbito autonómico. ¿Cómo afecta esto al reparto de fondos de la Ley de Participación Institucional de este año? ¿Ingresará la CEV los 2,6 millones que le correspondían a Cierval?

"Coepa tendrá problemas para justificar los fondos de Participación Institucional"

–La transición está hecha. La CEV es la patronal autonómica. Se está hablando ya de un reparto distinto al de ahora. La CEV no va a recibir lo mismo que recibía Cierval y se equilibrará con los sindicatos; la CEV, UGT-PV y CCOO-PV recibirán cada uno 1,25 millones en 2018. El resto de fondos previstos en la partida de 5,2 millones de euros de Participación Institucional se destinará a prevención de riesgos laborales.
También tenemos el compromiso con los sindicatos para aumentar la dotación por representante sindical, que con los recortes de la crisis pasó a ser de doce euros frente a los más de 72 de antes. No vamos a llegar a esa cifra, pero como mínimo queremos triplicar los doce euros actuales. Ya está pactado con ellos.

–¿Y los fondos de 2017?

–Va a haber fondos que no se van a poder justificar y que, por lo tanto, se quedarán en el cajón o se usarán en otros proyectos.

–Coepa critica que la CEV haya asumido la representatividad autonómica de forma unilateral. ¿Cómo asiste el conseller a esa división?

–El empresariado se tiene que dar cuenta de que ha de tener un interlocutor potente en la administración. Nosotros no nos inmiscuimos, pero si les recomiendo algo es que se aclaren, por el bien de las empresas y para sumar. Como administración queremos un interlocutor único, válido y que nos ayude a sacar proyectos adelante.

–Para superar el concurso, Coepa cuenta precisamente con los fondos de la Participación Institucional, pero apenas tiene estructura para poder justificarlos...

–Tendrá problemas. Porque nosotros los fondos los entregamos a Cierval y esta los distribuye. No tenemos interlocución directa con Coepa en el tema de ayudas. Si Cierval ha desaparecido y no ha justificado nada, no les podemos dar nada. Es una cuestión que han de resolver ellos. Si la CEV es considerada autonómica, sí que podrá justificar unos gastos, pero en los que haya incurrido desde que obtuvo la consideración de organización autonómica. Además, ya nos ha dicho que no nos van a justificar la totalidad.

–Hablando de representación empresarial, José Vicente Morata ha anunciado su intención de presentarse a la reelección en la Cámara de Valencia, ¿cómo lo valora?

–Con Morata hemos trabajado bien estos dos años, pero no nos gusta ser intervencionistas y no nos vamos a inmiscuir en la elección. No vemos que exista una alternativa y, si las hay, son ellos los que deben decidir.

–¿Qué plazos maneja para el reglamento de la Ley autonómica de Cámaras?

–Aún no lo tenemos, aunque está muy avanzado.

-La reestructuración de Feria Valencia es otra de las cuestiones aún por resolver. Un año después de aprobarse la hoja de ruta, ¿por qué no ha comenzado a desarrollarse todavía?

"Vamos a hacer un pack de la deuda de IFA y Feria Valencia. Debíamos buscar la solución de IFA asumiendo su deuda"

–Porque las cosas son más complejas de lo que parecen. Asumir la deuda e ir a una estructura diferenciada no es fácil. Se ha tenido que hacer un trabajo de fontanería importante para, llegado el momento, tener diseñada la hoja de ruta, asumir la gestión y pensar cuál ha de ser el modelo futuro de gestión de Feria Valencia. Esperamos que el decreto ley de asunción de la deuda pueda ser aprobado por el Consell en septiembre u octubre a más tardar. También va a estar IFA incluida, vamos a hacer un pack de la deuda de IFA y Feria Valencia con la Generalitat, con el objetivo de aligerar también la gestión de IFA.
Después está el decreto de ferias, y en este caso tenemos que ver cuál es el modelo real de ferias con el que vamos a trabajar en el futuro. Se ha hablado mucho de los porcentajes o de si Hacienda quiere una cosa y Economía otra, pero tenemos claro que la gestión ha de ser eficiente. Esto es, que no cueste más dinero a los valencianos porque tengamos que poner dinero en el futuro. También estamos todos de acuerdo en que tenemos que valencianizar la feria contando con los sectores valencianos. Después queremos que haya operadores que hagan realmente eficiente la feria. También lo estamos trabajando y cerrando. Esto es más importante que los porcentajes.

–Habla de porcentajes y dice que existe un acuerdo básico en que Feria Valencia no puede costar más dinero a los valencianos, pero ese es precisamente el argumento que da la Conselleria de Hacienda para defender que la mayoría del capital ha de ser privada...

–Todo depende de cómo se gestione después. No tiene por qué tener una mayoría privada, a lo mejor puede tener el mismo porcentaje, un 45% para cada parte y un 10% para empresas valencianas. Con ello, la parte privada total sería del 55% respecto a la pública.

–Ese es el planteamiento del conseller de Economía, el de la "mayoría valenciana"...

–Sí, que entre la administración valenciana y un sector valenciano privado sumen la mayoría.

–Una participación valenciana bisagra: privada para el tema de la deuda y pública para el control de la gestión...

–Exacto.

–¿Y cómo se va a articular ese 10%? ¿Van a tener protagonismo las Cámaras de Comercio como ocurre en algunos países?

–Se está comenzando a hablar con diferentes sectores y las cámaras pueden ser un instrumento que puede participar.

–El decreto de asunción de deuda se aprobará en septiembre, ¿y el de Economía para el modelo de gestión?, ¿se aprobarán a la vez?

Si podemos intentaremos aprobar los dos a la vez.

–Comenta que el decreto de asunción de deuda incluirá tanto la deuda de Feria Valencia como la de IFA...

–El director general de Comercio planteó que así fuera y Hacienda nos ha dicho que sí. La deuda de IFA son 70 millones de euros. Las veces que he hablado con esto con Manuel Illueca –director del IVF– ha visto que debíamos buscar la solución de IFA asumiendo también su deuda. La solución técnica la está viendo Hacienda.

–¿Cuáles son sus planes para IFA más allá de que la Generalitat asuma su deuda?

–Sin el peso de la deuda, IFA es viable con el trabajo del nuevo equipo, pero también se analizará la posibilidad de que entre un operador foráneo. Pero hoy por hoy me inclino por que siga la gestión actual, porque el equipo de ahora ha equilibrado los números.

–Los Institutos Tecnológicos han pedido un aumento de la financiación pública no vinculada a proyectos europeos, una financiación basal estructural, ¿van a incluir los presupuestos de 2018 una partida en este sentido?

–Sí. Ellos piden dinero propio no condicionado para tener estructura. He adquirido el compromiso de, en la medida de lo posible, ir incorporando dinero no condicionado a proyectos. Sin ir más lejos, la propuesta que vamos a hacer a la Conselleria de Hacienda es pasar de 5 a 15 millones de euros en 2018. Queremos que los institutos sean un instrumento potente de innovación para las pymes.

–El vicepresidente ejecutivo de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), Andrés García Reche, anunció una comisión conjunta con el Ivace para resolver posibles problemas de competencias, pero casi cinco meses después no se sabe nada…

–He hablado con Andrés García Reche para trabajar la coordinación entre el Ivace y la AVI cuando se pusiera en marcha.

–¿Está Ivace cómodo con el rol de la AVI?

–Sí, no tenemos por qué estar incómodos, Si al final todos queremos potenciar la innovación para dinamizar nuestra economía, claro que sí. Debemos tener clara una cosa, yo la tengo clara: esto es un Consell y tenemos que hacer lo imposible para de forma unívoca sacar adelante proyectos útiles para las personas. Es normal que, cuando nos presentan un documento de otra conselleria que tiene afección directa sobre la nuestra, hagamos aportaciones. Pero parece que cuando uno discrepa ante un documento está en lucha continua con la otra parte, pero nada más lejos de la realidad. Nosotros siempre hemos intentado que las competencias estuvieran claras porque no puede ser que bailen.

–La postura de permitir a Valencia y Alicante un acuerdo diferenciado para la regulación de horarios comerciales no ha fructificado de momento. Las posiciones aún están lejanas. ¿Cree que habrá acuerdos en los respectivos consejos locales de comercio?

"Estamos más cerca que nunca de cerrar un acuerdo sobre horarios comerciales"

–Hay tres ideas clave para cerrar este asunto: equilibrio, igualdad para no tener problemas en los tribunales, y eficiencia. Si todos somos capaces de hacer concesiones, y estamos en ese camino, puede haber un acuerdo sobre horarios comerciales. En el caso de València y Alicante, ya hemos dicho que podemos ser asimétricos. Ya hemos dicho que no a la libertad total, pero en el último observatorio se han ido acotando los días. En València vamos a seguir hablando para intentar llegar a un acuerdo y en Alicante está claro que la estacionalidad nos puede llevar a 30 o 30 y pico domingos también. Si somos capaces de cerrar eso, todas las zonas de gran afluencia que prácticamente son playas, la estacionalidad es factible. Solo nos queda cerrar qué días, por eso soy optimista. Quedan flecos y alguien tendrá que ceder en una idea que no es la que gustará a todo el mundo pero tampoco desagradaría a todos.

–Por lo que dice, entiendo que se está más cerca que nunca de cerrar por fin un acuerdo en este asunto...

–Más que nunca en la vida. Ahora se está trabajando desde abajo y hemos tenido la capacidad de llegar a encuentros. Falta acabar de soldar las posturas.

–Hace unos meses propuso la puesta en marcha de una moneda social paralela al euro en la Comunitat, ¿se están haciendo gestiones en este sentido?

–Hay regiones en Europa que ya la tienen, una moneda social alternativa que utilizan para los comercios locales. Uno de los alcaldes de Inglaterra incluso cobra su salario en esta moneda y se obliga a gastarlo en su localidad. Esta es una iniciativa de un grupo de personas al que nosotros apoyamos que trabaja con la Universidad de Alicante para estudiar su implantación como proyecto piloto en algunos pueblos como forma de aumentar la cohesión social. No es sencillo, pero es posible porque hay varios ejemplos en el mundo. Esto viene determinado por la Economía del Bien Común. Christian Felber dedica uno de los capítulos de su libro a la moneda social complementaria y vamos a ver de qué forma la podemos implementar. Pero no lo estamos haciendo directamente en la Conselleria, sino apoyando a una asociación que lo está intentando.

–Recientemente se ha conocido el dato del paro de la EPA del segundo trimestre con un muy dato para la Comunitat. La tasa de paro ya está próxima al 17%, por debajo del 20% que usted se marcó como objetivo de legislatura. ¿Va a revisarlo?

–Es para estar contento con los datos, aunque mientras haya gente parada tenemos mucho trabajo por delante. Este trimestre hemos temido el mayor descenso de la serie histórica. creo que las políticas que estamos haciendo van dando su frutos poco a poco y mejora la cohesión social. A futuro somos optimistas. Me encantaría que mínimamente pudiéramos bajar al 15%. Todo lo que fuera bajar más de eso sería fantástico. Las cosas van mejor poco a poco.

–¿Cree que ha influido la creación hace un año de una Secretaría Autonómica exclusiva para Empleo? ¿Qué balance realiza de su funcionamiento?

"Me encantaría bajar como mínimo al 15% de paro al acabar la legislatura"

–Sí. Estoy satisfecho porque los resultados son producto de un trabajo que no es exclusivamente de la administración. Las políticas que hemos puesto en marcha, la forma de trabajar con el empresariado y sobre todo todos los incentivos que estamos aportando al ámbito de la inserción laboral están dando resultados. No hay que perder de vista el plan Avalem Joves Plus en el que vamos a invertir 60 millones que estaban parados con los que 5.000 jóvenes van entrar en diferentes ayuntamientos. Esto es importante y es fruto de la labor de la Secretaría Autonómica de Empleo y de las dos direcciones generales.

–La Comunitat, junto a otras regiones, acaba de votar en contra de la estrategia de empleo propuesta por el Gobierno centra en la última Conferencia Sectorial. ¿Qué supone esta oposición? ¿Se bloquea el reparto de fondos para empleo?

–De entrada se bloquea el reparto de fondos. Esperamos que la ministra reaccione, dialogue y consensúe las políticas de empleo, porque las competencias son autonómicas. El plan estratégico de 2012 tenía una visión basada en la precariedad, pero ahora estamos en momento en el que la economía funciona y tenemos que marcar políticas activas de empleo diferenciadas. Ellos creen que nosotros somos solo una subcontrata, es decir ellos marcan las líneas y nosotros las tenemos que ejecutar sin más.

Noticias relacionadas

next