X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Errekaleor Bizirik

Escif apoya a un icónico barrio ocupa de Vitoria con una gran pintura mural y el uso de fluorescente

22/08/2017 - 

VALÈNCIA. El artista valenciano Escif acaba de firmar una nueva obra en la que hace uso de la pintura fluorescente con un claro mensaje. No es la primera vez que el referente del arte urbano internacional se involucra en un proyecto relacionado con la sostenibilidad, aunque en el caso de Errekaleor Bizirik en un sentido más urbano que con su mensaje arbóreo en Italia. En este caso, el barrio ocupado de la ciudad de Vistoria-Gasteiz ha pasado a acoger un gran gato negro cuyos ojos brillan en la oscuridad como símbolo de la lucha de sus vecinos por generar una comunidad autosuficiente.

Errekaleor Bizirik es un grupo de viviendas en la ciudad vasca cuyos habitantes han generado un modelo de autogestión y autosuficiencia energética. Un proyecto "único en Europa", que en palabras del propio artista "podría llegar a convertirse e un símbolo para todos los que pensamos en otro mundo posible". El entorno urbano tiene biblioteca, cine, gimnasio, panadería, sala de conciertos y diferentes espacios de uso común. Sin embargo, pese a haber albergado a más de 150 vecinos, el Ayuntamiento de la ciudad "está haciendo lo imposible para frenarles los pies", dice Escif.

El Consistorio vasco les cortó la luz eléctrica e inhabilito varios recursos, por lo que los miembros del complejo ocupado decidieron lanza runa campaña de crowdfunding con nada menos que 100.000 euros de objetivo y la consiguieron. Con ese dinero pretenden implantar un sistema de energía fotovoltaica que abastezca al barrio. Por el momento han conseguido el apoyo de 1100 personas y han llamado la atención de gente de todo el mundo. Entre otros, del autor valenciano que declara en un comunicado: "les cortaron la luz sin pensar que la noche les pertenece y les dieron, sin saberlo, la posibilidad de hacer la oscuridad un poquito más clara".

Sobre la obra, el artista valenciano apunta: "dicen que los gatos pueden ver en la noche. Así pues, pintamos los ojos de este gran gato negro con pintura fluorescente intentando que también él pueda ser autosuficiente". El resultado ya forma parte del entorno de Errekaleor Bizirik.

next