X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

NATXO BELLIDO, PORTAVOZ DEL TRIPARTITO y líder de compromís

"Es posible, necesario e imprescindible repetir el pacto para cambiar Alicante, sin pelotazos"

6/02/2017 - 

ALICANTE. Es la voz de las decisiones del equipo de Gobierno de Alicante, con las oportunidades y los desgastes que ello significa, y se le tiene por árbitro o bisagra (por acción o por omisión) de una compleja relación de convivencia política al frente del Ayuntamiento. Natxo Bellido (Valencia, 1975), reivindica la cultura del diálogo, insta al alcalde a coser el trabajo de todos los concejales y defiende el proyecto de Compromís para Alicante tras lograr un resultado electoral histórico que cree renovable.  

-¿En qué estado se encuentra el pacto de gobierno?

-Funcionando, con reuniones de las diferentes áreas para desarrollar proyectos compartidos. El día a día, con mucho diálogo entre los ediles y con mucho trabajo. Una de las cuestiones que debemos enfatizar es el trabajo. Hay muchos proyectos que llevar adelante. Somos conscientes de la responsabilidad que tenemos, es la primera vez que en Alicante existe un gobierno plural y tenemos que demostrar que se puede gobernar desde la cooperación entre diferentes proyectos políticos.   

-¿La reunión de la comisión de seguimiento ha surtido algún efecto?

-En sí misma creo que era bueno que nos reuniésemos y que esa reunión la convocase el grupo socialista, que había sido reticente a convocar ese tipo de reuniones.

-¿Pero se convocó porque Guanyar y Compromís la reclamaron?

-Pensamos que la mejor manera de avanzar era a través del diálogo y de la voluntad compartida de llegar a acuerdos.

-¿Considera que hasta ahora se ha cumplido el acuerdo de 2015?

-Creo que en líneas generales sí se está cumpliendo. Alicante Plaza hizo un reportaje sobre la cuestión y en términos generales se reflejaba que sí se está cumpliendo, lo que sucede es que no es lo mismo poner un acuerdo sobre el papel que gobernar una realidad que es muy compleja y cambiante.   

-Una de las conclusiones de la comisión de seguimiento es que se debían normalizar las diferencias. Parece que se asume que van a seguir existiendo y que cada partido va a seguir ocupándose de sus concejalías de forma autónoma…

-Son cuestiones diferentes. Que haya diferencias de criterio es lo normal en un gobierno plural. La política hoy en día es así. La propia ciudad es así, no tiene un único criterio, un único perfil ideológico, y por tanto la política debe reflejar esa pluralidad. A partir de ahí, si estamos gobernando juntos es para que la mayoría de las decisiones se tomen de forma consensuada. Con aquello a lo que no se pueda llegar a ese consenso, que se hable, que se comunique con lealtad y que después se expresen las diferencias de criterio y de decisión de la manera más normalizada posible.

-Uno de los motivos que avivó la tensión entre los tres socios fue, precisamente, que los tres han acusado a otros de tomar decisiones de forma unilateral. ¿Entiende el reproche? ¿Ha sido así?

-Entendemos que hay dos claves fundamentales para gestionar un equipo de gobierno plural: que nadie se olvide de que gobierna en coalición, con un pacto, y que para tomar decisiones todos los actores tienen que estar implicados, especialmente cuando se trata de temas transversales, y la segunda, todo el mundo se tiene que poner la mochila de gobernar, lo que implica que muchas veces las decisiones tienen costes políticos y no se puede estar pensando en ellos, sino en el beneficio al interés general, que es para lo que estamos.

-¿Cree que esas decisiones unilaterales se han acabado o volveremos a ver acusaciones y episodios similares?

-Adivino no soy. Pero yo, y en Compromís, sí estamos acostumbrados a vivir en la pluralidad, sabiendo que implica que las cosas no sean siempre fáciles, ni rápidas, pero que a la larga tomar decisiones de forma compartida siempre es mejor porque esas decisiones serán mejores si las hemos visto con varias miradas. Eso es lo que reivindicamos y eso es lo que les decimos a nuestros socios y les empujamos a caminar en ese camino. Entendemos que el PSOE, porque tiene la Alcaldía de la ciudad, porque así lo hemos decidido, y es el alcalde de Compromís, tiene más responsabilidad en que eso sea posible, porque tener la Alcaldía implica más responsabilidad en ese sentido. 

-¿Alguien ha hecho autocrítica y ha asumido posibles errores respecto a su comportamiento con los otros socios?

-Han habido declaraciones públicas de todos los colores en diferentes momentos en las que se ha hecho autocrítica. Lo que ocurre es que no vale de nada hacer autocrítica y a los dos minutos caer otra vez en el mismo vicio porque le resta credibilidad.

-¿Cree que hubiese sido conveniente que los tres o alguno de los tres partidos hubiese dado explicaciones respecto a las relaciones entre los socios sobre esas decisiones autónomas?

-Ha habido explicaciones lo que ocurre es que en todas las cuestiones no siempre se llega a acuerdos. Unas son más entendibles que otras. Pero las explicaciones son imprescindibles para respetar la pluralidad y que todo el mundo se sienta partícipe, responsable y un actor protagonista de este equipo de gobierno. 

-¿Con estos casi 20 meses de experiencia, cree posible que pueda repetirse un pacto similar en 2019?

-Es posible, es necesario y es imprescindible para que continuemos con una labor de gobierno progresista, que piensa en el beneficio de la ciudadanía y que no se preocupe de pelotazos, y en un gobierno que, más allá del día a día, proyecte una acción para cambiar la ciudad para los próximos 15 años. Se han acabado las mayorías absolutas y el bipartidismo. Lo único que queda es la cultura del pacto y eso es una grandísima noticia para la política y para la democracia.

"La figura del alcalde es una figura especial que es la que más se debe preocupar en que haya cohesión en ese equipo de gobierno"

-Acaba de comentar que el alcalde es el alcalde de Compromís. ¿Volvería a votar a Gabriel Echávarri como alcalde?

-En estos momentos ese debate no conduce a ningún sitio. Nosotros en un momento determinado tomamos una decisión sobre una prioridad que era posibilitar un gobierno progresista. Para que esa fórmula se pudiera dar, la mejor decisión era esa. Pero ese debate ahora no conduce a nada. Lo que tenemos es un gobierno compartido, Compromís, PSOE y Guanyar tenemos que preocuparnos en llevarlo hacia adelante y creo que la figura del alcalde es una figura especial que es la que más se debe preocupar en que haya cohesión en ese equipo de gobierno y liderar la acción del gobierno y que todos los regidores se vean representados por su alcalde.

-Uno de los objetivos de la reunión del pacto era fijar prioridades. Dígame tres concretas y cómo piensan ejecutarlas.

-Hablamos de planes trasnversales: la EDUSI; el Plan de Ciudad; el Plan de Inclusión Social; el PGOU; proyectos como la pasarela marítima, convertir el Castillo de Santa Bárbara en Patrimonio de la Humanidad; continuar en los cambios de tendencia de las cifras que tenemos de empleo, de comercios y de empresas; en la labor de estabilizar la situación económica del ayuntamiento que ya baja de los 100 millones de deuda, un 25% menos que en 2014, que la previsión nos da que tendremos menos de 80 a finales de 2017, por lo que Compromís ya ha presentado una iniciativa para exigir al señor Monotoro la retirada de ese castigo que es la obligación de un plan de ajuste, que no fue por la responsabilidad de este gobierno, sino por la incapacidad, la ineptitud y el descontrol del PP en la época de la señora Castedo, donde recordemos que hay concejales de la actual corporación que estaban en ese gobierno, como el señor Barcala, que también es culpable de esa desastrosa situación económica que hizo que sus compañeros de Madrid tuviesen que venir aquí como bomberos para sofocar el incendio económico del Ayuntamiento de Alicante. 

-¿Qué cree que va a pasar con los presupuestos?

-Confío en que habrá responsabilidad política para aprobarlos. Esta ciudad no puede estar sin presupuesto. Hay proyectos como la EDUSI, que tenemos que desarrollar hasta 2022, o el proyecto de Alicante se mueve, o toda la gestión presupuestaria en el que la mirada social es la prioridad. Son cuestiones que no pueden dejar de aprobarse, por lo que espero que habrá responsabilidad de toda la corporación para no bloquearlos.

-¿Quién cree que está más próximo a favorecer esa aprobación?

-No lo sé. No se está pidiendo que voten a favor si creen que no se deben votar, pero sí que creemos que hay que hacer un esfuerzo por el bien de la ciudad que es no bloquearlos. Espero que haya el sentido común para que no pase.  

-¿Compromís sería partidario de aprobarlos a través de una cuestión de confianza?

-Entendemos que debe haber presupuestos. Una vez que estudiemos las medidas y cómo está la temperatura del pleno para la aprobación de ese presupuesto, habrá que hacer todo lo posible para aprobarlos.

-¿Por qué cuesta tanto impulsar una contratación en el Ayuntamiento?

-El ayuntamiento hace todos los días muchas contrataciones... Como concejal del área puedo decir que el ritmo de contratación de 2016 ha sido frenético. A diferencia de lo que es tradición, en agosto también se ha mantenido la actividad. Si se refiere a alguna contrata determinada, lo primero que hay que decir es que somos conscientes de que nos hemos retrasado demasiado. Lo segundo, que es cierto que estuvimos demasiado tiempo debatiendo si se podía asumir de forma directa esa contrata y seguramente ahora con la mirada y la perspectiva del tiempo podemos decir que le dedicamos demasiado tiempo a ese debate. Y tercero, que estamos teniendo un debate muy interesante, tapado por la cuestión del retraso, que es la vocación política de un ayuntamiento progresista de introducir la visión social de la protección de los puestos de trabajo en la contratación pública. Entendemos que es el principio de lo que debe venir después que es el cambio legislativo en esta materia. Ahora mismo tenemos el mismo marco legislativo que no se preocupaba de estas cosas. Ese debate debe venir a nivel legislativo. Lo que pasa es que hay una visión política de introducir esos conceptos en los pliegos de condiciones y eso, con este marco legislativo, no es fácil.

-¿Puede que falte valentía política para aprobar esos pliegos aunque existan informes técnicos que recomienden lo contrario? Hay quien sostiene que sí...

-No creo que a un equipo de gobierno que ha retirado un pliego cuando las empresas estaban a punto de presentar ofertas se le pueda acusar de falta de valentía. Creo que la valentía política la estamos demostrando, lo que sucede es que las cosas se deben hacer bien, no se pueden hacer las cosas sin la aprobación de los técnicos de la casa porque eso es una mala práctica que hacía el PP, que cuando los informes técnicos no les gustaban, o no hacían caso o incluso apartaban los responsables, como pasó con el interventor.    

-¿Percibe en el empresariado implicación o interés por promover el cambio de modelo económico que se trata de incentivar desde la Concejalía de Empleo?

-Creo que se está haciendo un buen trabajo de promoción y diversificación de la actividad económica y se está trabajando en muchos sectores empresariales, con gente joven, con sectores como la economía digital que comienza a ser un sector importante en esta ciudad al que se debe ayudar desde la administración. Y creo que sí se tiene claro que la diversificación y la internacionalización de la actividad económica es fundamental, que el clientelismo con la administración no es la manera de funcionar, que no se debe pedir a la administración más que no ponga problemas. Creo que en eso se ha cambiado mucho. Muchos sectores emergentes del empresariado ya son conscientes de que sin diversificación económica el futuro no es posible.

Noticias relacionadas

next