X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la compañía no se plantea vender las acciones

Compromís señala que Ribera Salud "no puede ir contra la legalidad" con el derecho de tanteo en Dénia

7/04/2018 - 

VALÈNCIA. Compromís ha decidido no quedarse callado ante las informaciones publicadas en Valencia Plaza que apuntan a que Ribera Salud, con un 35% de Marina Salud -gestora del Hospital de Dénia-, intentará ejercer el derecho de tanteo si DKV decide vender el 65% de su participación a la Generalitat Valenciana. Lo hará a pesar de que la modificación de la Ley de Salud aprobada esta semana incluye una cláusula que no permite a una empresa tener más de un 40% en más de una concesión.

La compañía, propiedad del fondo BS Capital y el grupo sanitario estadounidense Centene, también es gestora de los hospitales de Torrevieja y Elche, por lo que en el caso de quedarse con la totalidad de Dénia incumpliría este punto. "Desde Compromís invitamos a Ribera salud a aceptar las decisiones adoptadas democráticamente y le recordamos que debe cumplir con la legalidad vigente", señala la portavoz de Sanidad de Compromís, Isaura Navarro

"La nueva ley de salud es de aplicación inmediata y regula el interés general que está por encima de sus intereses privados de negocio, por lo que todos los actos jurídicos posteriores a su entrada en vigor han de cumplir con su contenido", insiste.  "El derecho de tanteo pactado entre las dos empresas puede verse afectado tal y como ya ha sido expresamente resuelto por el Tribunal Constitucional en su sentencia 154/2015, y en reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo".

Navarro insiste en que Ribera salud debe asumir que la ley ha marcado un camino y que no puede "pretender ir contra la legalidad vigente democráticamente adoptada que busca garantizar la protección de la salud del pueblo valenciano". Los debates alrededor de la recuperación del Hospital de Dénia para la sanidad pública se reabrieron esta misma semana con el anuncio del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, de la vuelta a la negociación con DKV. 

Mientras, el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, salía este pasado viernes a para posicionarse a favor de su asociado Ribera Salud. El dirigente de la patronal consideró que en las decisiones sobre la gestión de la sanidad pública deben prevalecer criterios objetivos de calidad, por lo que instó a no "estigmatizar" el modelo de gestión que incluye participación privada. 

Así, aseveró que "debe ser desde la perspectiva de los resultados y no desde una determinada ideología desde donde se debe valorar su eficacia, eficiencia y oportunidad". "En la toma de decisión que afecta a la gestión de la sanidad pública deben prevalecer criterios objetivos de calidad, eficiencia y satisfacción de los usuarios", dijo Navarro, que abogó por arbitrar mecanismos que garanticen "la transparencia, el control y el seguimiento de las concesiones públicas a empresas privadas, y que sea el responsable de valorar, con criterios objetivos, la idoneidad de la gestión de los servicios públicos ya sea de forma privada o pública".

Noticias relacionadas

next