X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Amor con fecha de caducidad

Foto: Rafa Molina
29/06/2017 - 

ALICANTE. La Agencia Tributaria exige que el acuerdo de aplazamiento del Hércules se formalice la próxima semana.

El fisco respeta la postura de Juan Carlos Ramírez que condiciona su firma (la constitución de las garantías de su titularidad que respalden el convenio), a saberse adjudicatario de la subasta del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), pero ya le ha dicho al empresario y presidente del Hércules que solo va a esperar unos días.

De hecho, el miércoles día 5 expiraría el plazo dado por Hacienda desde donde se reconoce que la oferta de Ramírez es más que suficiente y que de ser por ella ya se hubiese firmado pero, al tiempo, también que no están dispuestos a entrar en un tira y afloja, toda vez que consideran el asunto de la subasta como una cuestión paralela a la deuda que mantiene el Hércules con ellos.

La subasta

Como contábamos este martes, la subasta que debería deparar un cambio en el control del club blanquiazul no quedará resuelta hasta los últimos días del mes de julio (por lo que de persistir en su postura Ramírez, no firmaría con Hacienda hasta entonces y siempre que resulte ganador). La Comisión de Inversiones, que fijará las condiciones de la misma, se reúne la próxima semana, concretamente el jueves 6, por lo que el anuncio de la convocatoria se publicará como pronto el viernes, siendo entonces cuando se inicie el plazo de 15 días hábiles para presentar ofertas.

El banco del Consell quiere subastar tanto el derecho de crédito de 18 millones de euros del que es titular contra la Fundación del Hércules que cuenta con el 72,69% de los títulos del club como único patrimonio y que en virtud de la citada deuda impagada están embargados, como el 15,07% del capital social del Hércules con el que se hizo en la subasta de acciones de Aligestión. Para poder incluir esto último aguarda el visto bueno de la Dirección General de Patrimonio.

Decisión de Recuperación

En la misma línea, desde la Agencia Tributaria le han dejado claro al presidente del Hércules que los 6,9 millones de euros que la Comisión Europea reclama al club, después declarar ayuda de Estado prohibida el aval de 18 millones de euros concedido por el IVF a la Fundación, no pueden formar parte de ningún acuerdo. 

Se trata de otra deuda cuya reclamación, en el caso de denegarse la suspensión cautelar solicitada de la obligación de pago, ni competerá al fisco en un primer momento (será el banco del Consell que, de hecho, ya inició el proceso de cobro en septiembre) ni se puede aceptar un pago aplazado: estamos ante un crédito contra la masa que la Comisión exige que se pague de manera inmediata y efectiva (Ramírez llegó a proponer un pago fraccionado y además condicionado a que el equipo milite en el fútbol profesional).

Que el Tribunal General de la Unión Europea se pronuncie en los próximos días (a lo largo de la semana que viene), una vez ha finalizado la temporada, cambiará el escenario para el Hércules (para bien si se estima la suspensión solicitada y para mal si se deniega) pero en ningún caso, como también le ha dejado claro Hacienda a Ramírez, puede afectar al pago de la deuda de 4,3 millones y las garantías..., de firmarse el aplazamiento, claro.

Continúa la parálisis en el club

Teniendo presente todo lo anterior, no es de extrañar que no se haya cerrado ninguna de las operaciones iniciadas por Javi Portillo, empezando por la contratación del nuevo entrenador.

Con Gustavo Siviero (y quien ha de ser su segundo y que también viene de su mano) existe un acuerdo que no se firma porque Juan Carlos Ramírez apuesta ahora mismo por esperar.

Noticias relacionadas

next