X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de agosto y se habla de benidorm alicante baleària supersano POLOP DE LA MARINA

SALON IMPERIO, TERRAZA LA MAR, COCTELERÍA DE los HERMANOS TALENS Y CAFÉ COMERCIO

Vuelve el Real Liceo Casino de Alicante con Xicranda y de la mano del Grupo Vilaplana

Apuestan por la recuperación de un espacio, que es parte de la Historia de Alicante, para situarlo ala vanguardia del concepto 'foodie', con toques clásicos y reminiscencias de Mar y Montaña, en la nueva era de la cocina levantina

9/08/2019 - 

ALICANTE. Erase una vez una historia de mujeres que discurrían por una recoleta ciudad de levante, entre los trajes, las sombrillas y los primeros atisbos de la libertad femenina. Esas mujeres, entre susurros, querían discutir en el Café Comercial con los hombres, con su misma autoridad. Burguesas, comerciantes, profesoras, literatas, actrices, señoras de la sociedad benéfica, investigadoras, diseñadoras y trabajadoras en general. 

Alternaban una vida que discurría por la Explanada, la calle Bailen, la plaza del Mar y sus antiguos paseos de Canalejas, con los deseos de bailar en alguno de los excepcionales y sonados eventos sociales del Salón Imperio del Casino de Alicante. Querían hacerlo a la altura de esos señores prohombres de una burguesía que tomaba el pulso, cada vez más, a esta ciudad antaño de pescadores y, después, comercialmente destacada en las rutas enlazadas con el Tren Botijo y otros mercancías a Madrid, por el corredor del mar hasta las ansiadas Valencia y Barcelona.

Esta es la vida e historia de un Gran Casino donde la belleza de sus frescos, molduras, luces y detalles, telas ricas de tejidos, traídos de la Valencia de las Seda, y sus miles de detalles, discurrían entre las conversaciones de la gran ciudad, buscando el brillo del comercio, la política, la sociedad y les Fogueres, entre otros. Décadas después, el Real Liceo Casino de Alicante vuelve a la actualidad con un proyecto restaurador único que la familia Vilaplana, oriundos de la Comarca de la Montaña, en concreto de Muro de Alcoy, ha tenido el valor y la osadía de poner en marcha en la Explanada. 

Tras meses de restauración del citado Salón Imperio —maravilloso en colores, explosión de glamour histórico por cada uno de sus poros— y con un minucioso trabajo de investigación en colores, tejidos y texturas, hoy con orgullo alguno podemos decir que ya es una realidad y que se puede empezar a disfrutar desde este viernes en la ciudad de Alicante. Esa terraza, Terraza al Mar, no tiene desperdicio y, además, sus mesas son un exclusivo juego de imágenes de la historia de la ciudad, que se han cedido con otro proceso de investigación por el Archivo Histórico Municipal y, cómo no, algunos de los libros más importantes de nuestra historia. 

Hoy por hoy, comer o tomar algo frente a sus cuadros de una vida entera, fotos que desprenden una inusitada vida de nuestros alicantinos, es ya un hecho. Además, con una coctelería única como la que los hermanos Talens traen desde la cima de su podium creativo en Valencia, como uno de los mejores equipos de coctelería creativa de España. Un lujo destacado para Alicante desde ya. 

Este fin de semana será una gran ocasión para volver a sacar las galas y pasar por Xicranda —jacaranda en valenciano— para disfrutar de una increíble vista paseando el paladar por los embutidos de Muro, un buen huevo a la trufa con parmentier o una selección de arroces, pescados y platos estrella como esa increíble presa ibérica caramelizada.

La ciudad recupera por fin uno de los espacios históricos emblemáticos, con una increíble situación, en medio de la Explanada de España y mirando a las palmeras y los jazmines. Una nueva y rica opción de probar la cocina del interior de Alicante, al borde del aire del mar. Esa terraza en el primer piso, con seguridad, tranquilidad, brisa marina y una sensación de vivir encima del planeta, es difícil conseguirla fuera de aquí. Una terraza como la del Casino, que ha visto mirar desde hace mas de cien años al balcón del mar, con esa puesta de sol y esa llegada de la luna sobre el puerto, la Explanada y el mar, con música, cenas y copas tranquilas que nunca se olvidan.

Todo ello con precios asequibles y con una carta de vinos excepcional de la terreta, españoles e internacionales, así como su degustación diaria de espumosos y champagnes. Además, cientos de sorpresas que se irán incorporando poco a poco para que este espacio sea el centro de la gastronomía y la cultura foodie de una ciudad donde, Xicranda, es una flor que desgrana lo mejor del Mediterráneo y de los detalles florales y olorosos de la montaña. 

En este espacio se ha jugado con los colores, la tranquilidad, el glamour de lo sobrio, lo elegante y lo sofisticado. Es rico en matices, cómodo y con un horario al que cualquiera puede adaptarse, desde la una de la tarde hasta la una y media de la madrugada, de forma ininterrumpida los siete días de la semana.

next
x