X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

pista de esquí, ave, otro telesilla...

Así es el teleférico de Puchades... y otros proyectos que no vieron la luz en Benidorm

Imágenes de Acero Estudio (Pulsar en las flechas para ver la galería)

26/06/2017 - 

BENIDORM. Esta semana Alicante Plaza destapaba el gran proyecto que tiene entre manos el empresario de Benidorm, Antonio Puchades, quien plantea la construcción de un teleférico en Serra Gelada, así como dos miradores y un restaurante en el parque natural. Según ha podido saber este diario, las recreaciones que están presentando a la administración son las imágenes de arriba. 

En ellas se ve como el itinerario pasa por al lado de la Torre de Les Caletes, o Punta del Cavall, además del recorrido desde la playa hasta el inicio del telesilla, con los bañistas en bikini paseando por ella, así como el restaurante del final, al lado de la parada final, que tiene el mirador con el suelo transparente.

Con este proyecto, el empresario, conocido en la zona ya que ha sido parte importante para la construcción de Aqualandia o el centro comercial de Finestrat, volvía a recordar al Benidorm de otros años, en los que se ideaban grandes proyectos. 

Cabe señalar que no es la primera vez que se interesan por hacer un teleférico en el parque natural. En noviembre de 2014 fue la última vez que se habló de esto mismo, en ese caso, era un empresario ruso que valoraba en 21 millones de euros el telesilla, cuyas cabinas partirían del área de Punta Llisera y alcanzarían la zona de La Cruz. El aquel entonces alcalde de la ciudad, el socialista Agustín Navarro, decía ver con buenos ojos el proyecto, a sabiendas de que no sería fácil conseguir los permisos necesarios. 

El promotor del mismo decía estar buscando inversores para llevar a cabo la idea, que finalmente no se materializó.

Miradorm, en sueño profundo

Hay empresarios que buscan inversores o que plantean la idea, y otras cuestiones, son de obligado cumplimiento por contratos que se firman con el propio Ayuntamiento de Benidorm, como es el caso del mirador de Punta Llisera, que tienen menos excusa para que no se vean hechos una realidad. 

El mirador, para el que se hizo un concurso de ideas en la época de Navarro y Gema Amor, cuya propuesta ganadora fue "Miradorm", tendría que estar terminado antes de que se le concediera la licencia de ocupación de Gemelos 28, por las que pesa una orden de derribo. Las torres están ya habitadas, pero no hay visos de que se vaya a construir esta infraestructura, a pesar de lo firmado en 2011 y que la mercantil responsable, filial del Grupo Ballester, presentara el aval en su momento. 

La utopía que quedó en nada: una pista de esquí

Benidorm es una mina de hacer dinero, y conscientes de ello, inversores extranjeros y locales explotan sus sesos para dar con la idea que rompa moldes. Así fue en 2013, cuando se habló de una pista de esquí indoor en el área de Terra Mítica, para el que se dijo incluso que habría que modificar el PDUI. Pero no sólo eso, sino que sería la "mayor pista de esquí cubierta del mundo". 

Incluso algunos medios de comunicación llegaron a decir que el Consell estaría dispuesto a destinar una parcela de 758.000 metros cuadrados incluida en el suelo mencionado.

Todo ello, enmarcado en un halo de misterio, ya que nunca se llegó a decir públicamente quiénes eran los inversores que había detrás de tal infraestructura que haría esquiar a numerosos turistas que pasarían del bikini al polar en cuestión de segundos.

El AVE, el gran deseado

Una de las grandes batallas de Benidorm es la conexión con otras ciudades importantes, por tierra, mar y aire. Éste último lo tiene medio arreglado con el aeropuerto de Alicante-Elche, aunque los empresarios de la localidad siguen reclamando un enlace mejor por carretera. 

Pero donde más han metido el dedo es en que el AVE llegue hasta la estación de Benidorm, algo por el que pusieron empeño real, con campañas como "En AVE a Benidorm", para el que se volcó toda la ciudad. Pero esto no fue suficiente, y terminaron suplicando unas mal llamadas "lanzaderas" a través de autobuses directos desde la estación de Alicante y la de la capital de la Costa Blanca.

Pero estos no son los únicos, relacionada con esta última está el tren de la cosa o un centro de alto rendimiento deportivo.

El rascacielos que no fue

Pero si de algo se conoce a Benidorm es por sus rascacielos, que pocos se suelen quedar en el camino, y menos, en mero proyecto. Este es el caso de la Torre Mediterráneo, que tendría que ir donde el Casino Mediterráneo y contaría con 40 plantas. En 2012  el presidente de Convalesa, Jesús Álamo, anunciaba que estaría listo para 2015, algo que como es evidente, no ha ocurrido.

Noticias relacionadas

next