X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

está valorado en 5,5 millones de euros

El Consell autoriza a Vaersa para reconstruir la planta de envases de Benidorm tras el incendio de 2009

27/01/2018 - 

BENIDORM. El pleno del Consell autorizó este viernes a Vaersa la contratación de las obras de reconstrucción y puesta en marcha de la Planta de Selección y Clasificación de Residuos de Envases Ligeros de Benidorm. Las obras, según explicaron desde la Generalitat, están valoradas en 5,5 millones de euros. Asimismo, indicaron que dará servicio a los municipios pertenecientes a la provincia de Alicante, tal y como está previsto en la planificación del Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana.

De este modo, darán uno a las instalaciones que se quedaron inservibles tras le incendio de 2009, cuando las llamas devoraron parte de esta infraestructura. Como consecuencia, provocó  daños importantes en su maquinaria y en la nave de tratamiento, quedando inoperativa y teniendo que transferir los residuos de envases ligeros a otras plantas de selección y clasificación.

Se trata al fin de la confirmación de algo que ya venía anunciando el Consell desde el año pasado, cuando el secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, visitó la planta junto al alcalde de Benidorm, Toni Pérez, y otros miembros de la corporación. 

En ese momento, Álvaro indicó que su departamento invertiría un millón en la obra civil de la planta y otros cuatro más "en la maquinaria y aparataje" de la infraestructura, para lo cual se solicitó un crédito al Instituto Valenciano de Finanzas. Finalmente,  no prosperó "debido a razones presupuestarias", tal y como apuntan desde el Consell. 

Desde el incendio de 2009 las plantas de Picassent y Alzira, en Valencia, han realizado las funciones de la de Benidorm, lo que suponía una carga de trabajo que, según dijo Álvaro, ponía en riesgo su durabilidad. Tanto es así, que con esta nueva instalación, la de Picassent podría rebajar su trabajo en un 60%. 


Noticias relacionadas

next