X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis ap - la apuesta política por alicante 

Todos quieren salir en la foto del rescate del Principal

28/02/2018 - 

ALICANTE. El acto institucional por el que se escenificó la inminente incorporación de la Generalitat como copropietaria del Teatro Principal de Alicante fue, literalmente, toda una representación. Se hizo sobre las tablas del coliseo y con una cuidada escenografía (de fondo, el patio de butacas vacío, listo para recibir al público) para subrayar la relevancia de una ceremonia a la que no quiso faltar nadie. Todo aquel que ha tenido un papel político (protagonista, secundario o de reparto) en el rescate del Principal reivindicó su cuota de aplauso, su porción de la medalla. Y hasta el propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, subrayó con su presencia la trascendencia de la función: una de las principales intervenciones del Consell del Botànic en la segunda ciudad de la Comunitat, al margen de la conclusión del túnel del tranvía en la Serra Grossa, del final de la Vía Parque y del saneo de Ciudad de la Luz. 

Lo cierto es que la operación 'Salvar el Principal' ha sido una obra coral. Se reivindicó desde las bambalinas del teatro; fue dirigida desde el Ayuntamiento y ha contado con la producción de la Conselleria de Cultura, gracias a la financiación indispensable servida en bandeja por Presidencia. Desde el pasado octubre, ha habido reuniones de concejales con directores generales; entrevistas de la cúpula del teatro con consellers alicantinos y cenas con el molt honorable, además del lógico empuje institucional desde Alcaldía hasta las puertas del Palau. Es decir, una ensalada de siglas: Guanyar, Compromís, PSPV... 

De ahí que, este martes, todo el elenco de artistas desfilase sobre el escenario: su actual director, el dramaturgo Francesc Sanguino; su antecesora, actual subdirectora y edil del PP, María Dolores Padilla; el exedil de Cultura, Daniel Simón (Guanyar), y su sucesora, Gloria Vara (PSOE); el alcalde y presidente del consejo de administración, Gabriel Echávarri; el director del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos; el conseller de Cultura, Vicente Marzà (Compromís); además del mismo jefe del Consell. 

Hubo, además, representación de los grupos políticos de la oposición municipal: al margen de Simón, asistió el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, la edil de Compromís, María José Espuch, y el concejal de Ciudadanos (Cs), Vicente Buades. Y por supuesto, sin olvidar con la imprescindible participación del socio privado del Teatro, con el director territorial del Banco Sabadell, Jaime Matas, a la cabeza, además del presidente de la Fundación Banco Sabadell, Miquel Molins.

El propio Puig ensalzó el acuerdo como un éxito de la colaboración: entre partidos, entre escalones distintos de la administración y entre las instituciones públicas y el sector privado, con agradecimiento reiterado al Sabadell por su renovada apuesta por Alicante. 

Ahora, tras la firma de la declaración de intenciones de este martes, quedan sólo dos incógnitas por resolver. La primera, si será necesario modificar el régimen de la propia sociedad del teatro. En la actualidad, el Principal se rige como una comunidad de bienes y, en principio, podría continuar bajo esa fórmula, al no encontrarse ninguna objeción de tipo jurídico, según precisó el conseller Marzà. Y la segunda, quién será el representante de la Generalitat en los órganos de administración del Teatro. Este martes, no se facilitó ningún nombre, pero sí se dejó claro que su designación correspondería a la Conselleria de Cultura.      

Noticias relacionadas

next