X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista con el dúo ilicitano

Té pakistaní, falafel y un porrón de autenticidad: una charla gastrolúdica con Los Manises

1/03/2018 - 

ELCHE. El jueves tocan en Alicante los ilicitanos Los Manises con Ludok en el MFestival de Rock Mediterráneo. Una excusa perfecta para hablar con el dúo ilicitano que cogió su nombre del "disco de los manises" —como lo llamaban— de Nueva Vulcano: Principal Primera. Un binomio surgido en 2016 y que va más allá de un grupo musical. Está formado por el Dr. Soler (Rubén Soler, que ha acabado recientemente su tesis) y Víctor Clemente, amigos desde el colegio que incluso viven juntos. Aprovechamos la tesitura para hablar con ellos largo y tendido, a veces con ese toque espontáneo y jaranero que les caracteriza —como muestra el inicio de la entrevista— y sus continuos "crack", otras con cosas algo más serias —aunque poco—, porque ahora empieza a irles relativamente bien. Su actitud recuerda al hazlo tú mismo del punk. Aunque son más de té que de cerveza, sobre todo Víctor. Y a partir de ahí empezamos a comentar la jugada.

- Nos hemos pedido un té (pakistaní con leche) porque yo quería un café.

- ¿No bebes cerveza?

- Máquina, la cerveza es una puta mierda. Alcohol algún chupitico sí. Thunderbitch sí porque tiene canela y es sano. Pedimos una copa de Thunderbitch en la consumición que nos entra en la discoteca y como el camarero no sabe cuánto hay que echar mete más de la cuenta. Estamos ahí con chavalicos de 15 años, en Mío Club. Aunque hay un poco de peleillas porque antes cerraban a las 7 y ahora cierran a las 4. Pero que ponen Bad Gyal y todo.

- Había un local de trap en Santa María, pero cerró porque muchas peleas.

- Había mucho beef, ¿no?

Alicante Plaza: Bueno, ¿quiénes son Los Manises y qué hacen?

Víctor: Los Manises somos Rubén y Víctor, peña de Elche, amigos del cole y hacemos lo que no nos hemos atrevido a hacer muchos años cuando estábamos muy cerrados en un estilo: “tienes que hacer esto, tienes que hacer lo otro… los patrones del hardcore son así”. Un día fuimso al local a hacer lo que nos diera la gana a raíz de ver muchos conciertos y gente haciendo cosas diferentes.

Rubén: De hecho, a raíz del último disco que sacamos con Sarabix, nosotros no escuchábamos ni hardcore melódico ni mierdas, escuchábamos de todo, no hardcore melódico para nada. Cuando nos vino la posibilidad de poder hacer cosas distintas, cogimos y lo mezclamos todo.

AP: Os cansasteis de hacer hardcore, vamos

V: Sí, está feo que suene así. No es tanto que le tengas tirria a un estilo, sino que tenemos tiempo de hacer otra cosa.

AP: ¿Cuánto tiempo estuviteis en Sarabix?

V: Desde 2009-2010.

AP: Un género muy encorsetado que no te permite tirar hacia más palos…

R: Sí, eso es.

AP: Y ahora sois un Congo-Core Duo (lo dicen en su bandcamp)

(risas)

V: Sí, hacemos falafel-core.

AP: No pero qué es el congo core, ¿cuál es la filosofía que hay detrás?

V: Porque venimos del core, pero nos inventamos las letras. Eso es el congo, nos inventamos las letras. Tenemos unos estudios que… (risas). Lo llamamos también falafel core para no estar encorsetados en África y tenemos que tocar un poco de Oriente.

R: También tocamos un poco del palo del dancehalal (risas).

AP: ¿Eso de que va?

V: El dancehall, en vez de dancehall, dancehalal (risas). Ahora estamos intentando reducir el consumo, pero lo hemos hecho con el kebab y falafel, nos hemos movido mucho en ese mundo. Antes después de un ensayo caía siempre.

AP: Antes la gente se drogaba, ¿ahora el punk es tomar falafel, no?

V: Claro, falafel y té.

R: Tuvimos una temporada muy turbia, nos juntábamos en un parque, acabábamos consumiendo siempre kebabs de un euro porque estábamos siempre por ahí.

V: Nos hacíamos la ruta, un kebab y luego un polo.


AP: Me da la impresión de que habéis tenido cierta repercusión en poco tiempo cuando salió el grupo, más que con Sarabix. No os costó haceros un hueco en el ciclo de conciertos provincial

V: Los amigos que vas haciendo durante el tiempo que tocas.

R: por ejemplo Un fulgor de Moda Antónima nos ha ayudado siempre un montón y nosotros siempre vamos a concierto, a cuchillo. Si hay que hacer doblete se hace.

V: la época dorada del Cure, Ocho y Medio, estábamos ahí todos los findes. Conoces a todo el mundo. Nuestro primer bolo moló mucho. Tocamos con Big Ok, fue como una presentación con los colegas. “Estos chavales que están siempre por aquí van a tocar sus movidas”. Fue muy divertido.

R: además fuimos muy a salto de mata en ese concierto. Teníamos unas canciones hechas pero sin madurar y no sabíamos cómo iba a salir, no teníamos ni el AKAI, las bases las hacía Víctor con el loop del pedal.

V: por eso creo que damos también esa imagen de sinceridad, no le quitamos profesionalidad a lo que hacemos porque nos lo tomamos en serio… no sé cómo explicarlo. Antes era más obcecado.

AP: A la hora de grabar lo mismo, hacéis un tema y bandcamp

V: sí, un poco. Grabamos nosotros y lo llevamos a Bigastro a Juan Ballester en Delta Estudios y ahí le meten un clip para que suene mejor, pero vamos muy casero.

AP: Ahora que habéis cambiado el rollo y hacéis lo que os apetece. Qué referencias manejáis, me huele a 90s pero sobre todo a nivel español a ZA!

V: sí, por el formato dúo, locura… dos colegas encima del escenario haciendo sus movidas. No pensamos en ellos a la hora de hacer temas pero sí como modelo de actitud y hacer las cosas.

R: Sí son un poco nuestro modelo de cómo nos gustaría desarrollar este proyecto. La forma de verlo de ellos, de intentar siempre innovar, cambiar y hacer cosas totalmente distintas, es algo que envidiamos sanamente. Lo que decíamos antes de no encorsetarse.

AP: ¿Y qué escucháis aparte de ZA! ¿De dónde sale el falafel-core?

V: Escuchamos de todo, últimamente reggaetón, hip hop, música urbana, trap...

AP: ¿Cuándo habláis de reggaetón os referís a Trap?

V: sí, el reggaetón moderno que hay ahora. Bad Bunny y eso que está en todos los lados y tenemos que escucharlo. Nos viene bien porque es un chaval joven haciendo cosas nuevas dentro del estilo, por qué no escucharlo. Estamos hartos de rock y hardcore.

R: además es una cosa que nos mola y los cabrones se lo están follando todo. Sacan temas cada semana.

V: la filosofía nuestra de hacer un tema y subirlo ya es un poco ideas de ese tipo de peña, no del reggaetón, pero esta gente nueva. Antes era el “tienes que sacar un tema de 10 temas, acabarlo, luego presentarlo"… Ya hemos estado así y al final estás hasta arriba de los temas cuando vas a publicarlos.

AP: Y esta gente qué os aporta musicalmente. ¿Por vuestro estilo poco, no? O en qué

R: no te creas, sobre todo las bases.

V: C. Tangana, AGZ, luego hay otros productores españoles como Alizzz que hacen cosas guapas. No vamos a hacer rap de repente, pero tipos de ritmos, sonidos tropicales, sin darnos cuenta lo pillamos.


AP: ¿Y por qué no tenéis batería?

V: salió así de manera natural y nos va bien. Igual si hubiéramos tenido batería en un principio hubiera sido menos sorpresa. Una cosa muy potente de Los Manises es la amistad. Se puede buscar pero… esa complicidad, una mirada y ponerse de acuerdo. No es lo suyo buscar a alguien en plan mercenario, “haz esto”. La música debería ser más amistad y libertad.

R: al final cuando te comentan los colegas las ideas están super polarizadas, o te dicen que “está de puta madre pero si tuviera un batería…” y otros que “molaría un batería… pero no”, gusta el rollo de estar solo los dos.

V: esto es también una cosa que en el trap no se cuestiona. Tienen un cacharro, disparando sonidos y peña rapeando y a volar, como Esteban y Manuel y el cumbiatune.

AP: ¿Y lo de cantar? Eso que hacéis, ¿cantáis en español, por qué cantar así con ese vocal drone? Con la vocal estirada se entiende poco

V: para nosotros la voz es como si fuera un instrumento.

R: la letra es totalmente secundaria, alguna realmente tiene un toque sentimental fuerte, pero la mayoría no.

V: supongo que al final es utilizar la voz sin que te dé vergüenza.

R: ni tampoco tener la necesidad de scar una letra super currada, trascendental. De la música que hemos estado escuchando, Betunizer otras frases las entiendes y otras dices esto lo entiendes tú (risas). Ahora ya no tenemos esa preocupación por las letras que teníamos antes.

AP: ¿Y lo echasteis a suertes a ver a quién le tocaba cantar?

V: nada esto lo pensamos, vemos ahí entra un berrido y ya si nos gusta pues a grabar.

AP: ¿Habéis tocado en Elche? ¿Echáis en falta hacerlo?

V: ¿Tocar en Elche? ¿Dónde? No hemos tocado.

R: es muy complicado, hay dos cositas y hay que presentar proyecto…

V: Quilombo era el sitio pero no se pudo. Y en realidad la gente que nos vería aquí es la que va a Alicante, y la gente se mueve más de Elche a Alicante que de Alicante a Elche.

AP: Es una faena, tener que ir a Alicante a tocar, como si esto fuera un pueblo muy pequeño...

V: sí, debería tener algo porque es una ciudad, pero al final hemos ido bastante allí y ya es normal. La barrera esa de Alicante Elche hace mucho tiempo que no la siento.

AP: Pero sí se echa en falta movimiento local con la cantidad de grupos que hay...

V: claro, acaban tocando en festivales de asocaiciones juveniles, en fiestas de Elche… cuatro conciertos donde es difícil meterse.

R: nos han planteado colegas, que grupos de fuera quieran tocar aquí y que les hagamos de anfitriones en nuestra ciudad, pero es que no se puede, no hay sitios, no es porque no queramos.

AP: ¿Os da para algo la música, aunque sea para unos cubatas o té?

V: al final nos pagamos el alquiler. Estamos en un punto que hace tiempo que no perdemos dinero. Es el primer proyecto que no palmamos. Antes tocábamos en Madrid, perdíamos dinero de gasolina, dormíamos en casa de algún colega... pero habías tocado en Madrid.

AP: ¿Cuántos conciertos podéis tener al mes?

V: ahora estamos en dos tres al mes, pero de aquí a agosto tenemos 14 o 15.

AP: ¿Y si os diera para un salario precario?

R: a mí me vale. Yo tengo un sueldo precario para una cosa que no me acaba de gustar.

V: yo si me da sí. Me dejo lo que tenga, en cierto modo lo hice así, me salía de la UMH donde trabajaba.

R: yo trabajaba en la hostelería y me lo dejé.

V: tú fíjate, él tenía entre semana libre, yo los findes, ¿cómo tocamos? Ahora tenemos 15 fechas porque Rubén le ha echado un par y nos va guay, nos va mejor.

R: estamos cada uno por nuestra cuenta, haciendo algo que nos mola.

AP: Después de lo sacado en 2017, ¿hay algo para 2018?

V: ahora estamos sacando temas, más tranquilos, centrándonos más en los conciertos. Yo no descartaría aguantar un poco y tirarle algo a alguna discográfica a ver.

R: estamos que antes no teníamos mucha trayectoria para tener muchas cosas. Ahora que tenemos bastante material para dar conciertos y demás, queremos epxlotar más los conciertos y que la gente conozca la banda.

AP: ¿Y sacar LP? ¿Aún temprano?

V: a mí me molaría sacar 4 ó 5 nuevos y volver a grabar alguna de los epés, y si no pues epé, lo que nos mola es tocar por ahí.

AP: Pues ya hemos acabado, ahora enviad un mensaje para la juventud

V: yo a la juventud le diría que sí a todo.

R: (Risas) a ver es que tendría que pensar algo guapo.

V: a la juventud, que luchen por el Mío, que vuelvan a luchar para que cierren a las 7; que sí a todo y que sean sinceros, a nosotros nos ha ido bien así.

R: eso es, el proyecto que tú defiendas tiene que ser coherente con tus ideas y forma de ser. Si no son todo cargas luego. Cero escaparates.

V: no, pero escaparate sí, mucho, hay que ir bien vestidos, chavales.

AP: Para escaparate el del Transtropicalia, que ibais a juego con el cartel, ¿eso fue preparado?

V: ¿con la ropa dices?

R: te juro que me muero ahora mismo, qué va. Tenemos un outfit muy guapo, de un mercadillo de Guardamar a un euro.

Noticias relacionadas

next