X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el paseo del chanco

Santa Faz: cuatro llaves y un mercadillo

12/04/2018 - 

ALICANTE. Poca gente sabe que el procedimiento de apertura del Camarín de la Santa Faz y el montaje de la tradicional feria de artesanía de la pedanía están sujetos a dos disposiciones Reales que dejan bien claro cómo ha de procederse en estos dos supuestos. Tan cierto es lo que acabamos de afirmar como que, de un tiempo a esta parte, estas dos disposiciones están empezando a incumplirse o bien se han reinterpretado a la ligera.

En 1636 Fray Juan Insa, Provincial de la Orden Franciscana, otorgó una Patente en la que dejaba clara la forma de extraer la Santa Faz de su tabernáculo. Decía así que se hagan dos llaves: la una de las quales la tenga la Ciudad y la otra la abadesa de el Convento. (…) y echa la procesión la volverá a su lugar con el debido recato y dexandola cerrada, tendrá la ciudad su llave en su archivo”. En 1669, durante el Reinado de Carlos II, el Rey expidió unas Reales Ordenanzas, en cuyo capítulo XII indicaba que “las llaves del Sagrario de la santa faz estén guardadas en el archivo de la Sala de dicha Ciudad, en una arquilla cerrada con tres llaves, las quales tengan los Justicia y los dos Jurados en Cap de Caballeros y Ciudadanos; los quales no pueden abrir, ni dar lugar a que se saquen dichas llaves del Sagrario, sino es precediendo resolución de la sitiada, con auto recibido por el escribano de la Sala”. Esta tradición se mantendría en el tiempo hasta la llegada del cronista Viravens que haría y desharía eliminando aquello que no le interesaba y añadiendo nuevos aportes, como los Caballeros Custodios, que se han mantenido hasta día de hoy.

Pero lo cierto es que esas, ahora cuatro llaves, ya no son las originales. Hace unos pocos años, tras los problemas que surgían constantemente al abrir el tabernáculo se optó por no reparar los bombines y el mecanismo y proceder a su cambio. Se colocaron cerraduras convencionales y por tanto, llaves fácilmente replicables en cualquier comercio. Y si, como afirman las religiosas, el Obispado tiene un juego de las cuatro llaves, ¿quién nos asegura que nadie haya podido sacar más copias?, ¿quién controla esas posibles réplicas?

El mercadillo de la Santa Faz

Hace unos días la prensa local anunciaba que in extremis el Ayuntamiento de Alicante renunciaba a instalar un mercadillo tradicional en la parte de la pedanía que se encuentra dentro del término municipal de Alicante. Los desencuentros entre Alicante y Sant Joan por el tema del mercadillo son frecuentes. Por un lado Sant Joan, tras recibir los informes de la Guardia Civil y Policía Local, no permite desde hace unos años montar los puestos en la plaza de la Santa Faz y calles adyacentes. 

Al ser un importante paso de vehículos, decidió reubicar todos los puestos en la avenida de Alicante. Esto ha generado un malestar entre los feriantes que no han dudado en protestar ante los Ayuntamientos de Sant Joan y Alicante pidiendo cambiar su ubicación. El consistorio alicantino anunció hace un par de años su intención de montar un mercadillo paralelo en su término. Pero desconoce que desde el año 1780 el montaje de las paraetas (y el cobro de las mismas) le corresponde única y exclusivamente al pueblo de Sant Joan.

Alicante y Sant Joan, un divorcio anunciado

Como nos cuenta el cronista Enrique Cutillas, en 1593 las pedanías de Sant Joan y Benimagrell lograron de manos de Felipe II la ansiada independencia de Alicante, constituyéndose en Regia Universidad de San Juan y Benimagrell. El término municipal reconocido era más extenso que el actual y dejaba la pedanía de la Santa Faz dentro del territorio santjoaner. Con el Tratado de Agregación y Concordia de 1614 Sant Joan y Benimagrell volvieron a integrarse en el término municipal de Alicante quedando la Santa Faz de nuevo en suelo alicantino. Pero lo cierto es que la relación de ambos municipios se fue deteriorando con los años y en junio de 1779 lograron la definitiva independencia, siéndoles reconocido provisionalmente el término municipal de 1593.

La feria de la Santa Faz de 1780 se presentaba problemática ya que era ahora Sant Joan quien ejercía la jurisdicción sobre los terrenos en los que se iba a montar el mercado tradicional. Alicante amenazó con trasladar todos los puestos al interior de la pedanía, zona que asumía como suya, dejando la zona del Barranquet vacía.

El problema estribaba en que aún no se había restaurado ni amojonado el término municipal del nuevo municipio y Alicante no reconocía la jurisdicción de Sant Joan más allá del Barranquet y se negaba a devolver el cuarto de legua que dejaba a la Santa Faz dentro del término de Sant Joan. El nuevo municipio logró un Real Despacho de la Audiencia en el que se prohibió a Alicante innovación alguna en la feria de la Santa Faz bajo multa de 500 libras. La feria se quedaba en el Barranquet, en el lado de Sant Joan, lugar en el que se montaba desde inmemorial. Y así sigue a día de hoy.

Acuerdo amistoso a dos días de la feria

El 4 de abril de 1780, se reunieron en el Barranquet, límite provisional de ambos municipios, representantes civiles y legales de ambas localidades. Por Sant Joan acudieron los alcaldes ordinarios de Josef Llopiz y Josef Pérez así como Vicente Boix del Juzgado de Sant Joan. Por parte de Alicante acudieron Juan Francisco Pérez Cuevas del Juzgado Militar y segundo del Ayuntamiento, el síndico Nicolás Francisco Scorcia y Pascual del Povil, el alguacil Leandro Izquierdo y el abogado Bernardo Torregrosa para solucionar el asunto de la feria y el límite de Sant Joan y Alicante.

Sant Joan aceptaba por el momento la solución (la feria ya era suya) y aceptaba fijar temporalmente el límite del término municipal en el muro trasero del convento puesto que “se contenta la Universidad por ahora en el Coercicio Jurisdiccional de este término, sin que por ello se entienda privada de reclamar el que le corresponda por derecho”. Alicante por su parte expuso los motivos por los que reclamaba ese trozo de terreno alegando su jurisdicción histórica sobre el mismo.

Han pasado 238 años y el tema del mercadillo de la Santa Faz vuelve a la palestra. Alicante amenaza cada año con incumplir el acuerdo y montar una feria paralela. ¿Qué pasaría si Sant Joan incumpliese también su parte y reclamase su media legua de territorio? Por cierto, ¿alguien sabe a cuantos euros equivalen a día de hoy las 500 libras? Por si acaso…

Noticias relacionadas

next