X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

encuentro entre aefa y cuatrecasas

Recurrir el impuesto de donaciones en la empresa familiar: caso por caso y una vez liquidado

26/04/2017 - 

ALICANTE. La Asociación de la Empresa Familiar de Alicante (Aefa) y el bufete Cuatrecasas ya han dado con la tecla para poder recurrir el impuesto de donaciones y sucesiones de la Generalitat, que la organización empresarial tilda de "discriminatorio" porque en otras regiones está bonificado al 99% mientras en la Comunitat lo está solo al 50% para empresas que facturen más de 10 millones de euros. No se impugnará la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos del Consell, como se había valorado en un primer momento, sino que se asesorará a los empresarios familiares para que lo recurran caso por caso una vez que resulten afectados.

Como había avanzado Alicante Plaza, el presidente y el director de Aefa, Francisco Gómez y Juan José Castón, mantuvieron este martes un encuentro de trabajo con el socio director de Cuatrecasas en Alicante, Francisco Picó, y el socio experto en tributario y contencioso Jaume Bonet. Según explicó al término de la reunión el propio Picó en declaraciones a este diario, la "base legal" para recurrir se fundamentaría en "que la única razón para discriminar sea el tamaño de la empresa que se hereda, medido en términos de facturación" (10 millones de euros anuales) sin tener en cuenta los márgenes, y que "no se hay prestado más atención a las condiciones particulares de los herederos, que son al final los contribuyentes y no las empresas".

Ahí puede estar, a juicio del despacho, la clave para recurrir. Eso sí, lo tiene que hacer cada uno de los herederos afectados por el pago del impuesto, para su caso particular. "Ya no cabe impugnar la normativa autonómica", señala Bonet, por lo que cada heredero tendrá que iniciar una reclamación individual y "una vez que haya liquidado el impuesto". De esta forma, cada caso de aplicación de la norma autonómica sería objeto de impugnación, en base a una reclamación administrativa por "ingresos indebidos", según detallan los expertos.

Por el momento no consta que ninguna empresa familiar de la provincia de Alicante se haya visto en esta tesitura. Bonet recuerda que la liquidación del impuesto de donaciones se lleva a cabo en un plazo de seis meses, y que la norma entró en vigor en enero, por lo que aún no ha tenido que pagarlo ningún heredero, en el caso de que se haya producido una donación (o sucesión) en una empresa familiar con un volumen de facturación mayor a 10 euros anuales. Asimismo, una vez liquidado, el sujeto pasivo del impuesto dispone de cuatro años de margen para pedir la devolución de esos ingresos indebidos.

El presidente de Aefa, Francisco Gómez, ha señalado que su asociación informará a todos sus miembros de la vía para recurrir el impuesto, y que les prestará asesoramiento en caso de que tengan que iniciar una reclamación por ingresos indebidos, bien con Cuatrecasas o bien con el despacho que el asociado elija. Gómez advirtió, como ya ha venido haciendo desde diciembre, que con la nueva normativa "se grava la trasmisión en vida de las empresas de una generación a otra y se ahonda aún más en las diferencias existentes entre unas comunidades y otras". El dirigente empresarial lamentó que el Consell no haya contado con las dos asociaciones de la empresa familiar de la Comunitat (Aefa y AVE) antes rebajar la bonificación del gravamen, con lo que "nos han convertido a los valencianos en españoles de quinta categoría".

'Relaciones entre la inspección y el contribuyente'

Tras la reunión, se ha celebrado en la misma sede de Cuatrecasas la jornada titulada 'Las relaciones entre la inspección tributaria y el contribuyente', que ha sido impartida por el socio del grupo especializado en el ámbito contencioso y tributario Jaume Bonet, de la oficina de Barcelona. El almuerzo de trabajo ha reunido a 25 asociados de Aefa, según Gómez, y les ha permitido ahondar en aspectos como los riesgos fiscales que pueden afectar a sus grupos empresariales y las mejoras en sus políticas fiscales de cara a afrontar con éxito una posible inspección tributaria. Bonet ha subrayado que "en los últimos años Hacienda ha puesto el foco en la recaudación", y que "solo el año pasado se superaron las 100.000 inspecciones".

El desarrollo de esta jornada se enmarca dentro del proyecto Escuela de Familia Empresaria, creado hace años por la asociación empresarial para consolidar la formación de los empresarios familiares en materias que afectan a la continuidad de sus negocios.

Noticias relacionadas

next