X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 30 de abril y se habla de ibi ALACANT PRIMARIAS PSOE Pedro Sánchez

ANÁLISIS ap- las consecuencias del temporal

¿Por qué se inundó el Segura a su paso por Orihuela?

21/12/2016 - 

ORIHUELA. ¿Qué se puede hacer para evitar el desbordamiento del río Segura? Esa es la pregunta que se deben hacer las autoridades en los próximos días. Lo que está claro que algo ha fallado para que se generen desbordamientos en el centro urbano y en la entrada y salida de la ciudad. El Segura tiene, por lo tanto, asignaturas pendientes, que contempla, por ejemplo, el Patricova, el plan contra inundaciones de la Comunitat Valenciana, aprobado en 2015. 

Desde luego, la primera razón es obvia: la cantidad de lluvia registrada, 180 litros por metro cuadrado desde el 17 al 19 de diciembre, pero no es la única, pues en otros puntos de la Comunitat y Murcia llovió mucho más, como por ejemplo Muro de Alcoy, donde se registraron 310 litros por metro cuadrados, con lo que las consecuencias podrían haber sido superiores en caso de localizarse esas cantidades en la Vega Baja.

A ello se añade otra interrogante. ¿Estaba el río limpio? A tenor de las manifestaciones de algunos alcaldes de la comarca, no. Y para ello, exhiben las fotos publicadas por los medios de comunicación y las redes sociales en las que se ven a excavadoras extrayendo cañas y restos agrícolas de debajo de los puentes, a su paso por Orihuela.

Pero vayamos a las infraestructuras. El Patricova contempla una serie de medidas, algunas de ellas, que requieren una inyección económica importante y que en todo caso deberían ser sufragadas por el Ministerio de Medio Ambiente a través de la Confederación Hidrográfica del Segura. Algunas de estas medidas son conocidas: como construir un by pass que haga de circunvalación al río por los exteriores del centro urbano de Orihuela, de unos 3.000 metros;  colectores en las ramblas que desemboquen en el cauce del propio río; construcción de dique vegetados, alejados del centro urbano, pero que impidan el drenaje de zona protegidas y fijar o establecer zonas de sacrificio interiores.

La alternativa es la construcción de un nuevo encauzamiento de mayor capacidad por todo el fondo de valle. Quizás sea la propuesta más eficaz, pero requiere de una inversión de 90 millones de euros.

El actual director general del Agua de la Generalitat Valenciana, Manuel Aldeguer, en su día comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Segura, cree que el problema es más global, no sólo de Orihuela; es decir, lo que necesita el Segura es mejorar el sistema de drenaje de toda la Vega Baja para que los flujos de las lluvias discurran mejor y, sobre todo, vayan a parar al río, algo que, según él, ahora no ocurre.

En primer lugar, no sucede en Orihuela, y pone dos ejemplos. La entrada y la salida del Segura por el centro urbano oriolano, donde hay menos pendiente y por lo tanto el terreno es más llano y el agua discurre con mayor dificultad. Los azarbes que hay en sus alrededores se han quedado por debajo del nivel del cauce y por lo tanto, generan zonas de embolsamiento de agua cuando se acumulan muchas cantidades, según explica Aldeguer. Este episodio se ha producido en la zona de El Reguerón, a la salida de Orihuela, hacia los núcleos de la Campaneta y Molins, y lo que estuvo apunto de provocar la evacuación del barrio de Mariano Cases.

Pero más allá de Orihuela, el responsable de Agua de la Generalitat pone el foco en el tramo del Segura que va desde Orihuela hasta Almoradí, en la margen izquierda, donde el terreno se ha quedado sin avenidas naturales que drenen el agua que se acumula. Esto mismo sucede en la zona de Orihuela, que linda con Redován: el agua de los montes no tiene una salida natural al mar, hay demasiados elementos arquitectónicos que frenan su salida, expone Aldeguer.

De ahí que Aldeguer sitúe el problema en dos puntos; por un lado, la salida y entrada del río en Orihuela, donde los azarbes están por debajo del nivel del cauce; y el margen izquierdo del río hasta Almoradí, que también genera bolsas de agua cuando llueven mucho y que no acaban en el cauce.

A su juicio, la solución pasa alargar la canalización del cauce a la salida de Orihuela, para evitar las inundaciones de El Reguerón y núcleos urbanos colindantes, y un plan de drebaje comarcal, que haga desembocar toda el agua de azarbes y rieras naturales en el río, algo que actualmente no sucede.

Noticias relacionadas

next