X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

¿Por qué el 6 de julio?

Foto: Rafa Molina
7/07/2017 - 

ALICANTE. No voy a decir que en el Hércules se haya perdido el tiempo en la planificación deportiva del curso 2017-18 porque no creo que haya sido así, pero quien más y quien menos se pregunta qué ha cambiado desde hace casi dos meses, cuando terminó la temporada 2016-17 para el conjunto blanquiazul, y el día de ayer -6 de julio-, cuando desde las oficinas del Rico Pérez decidieron dar el pistoletazo de salida público a la planificación deportiva, cual chupinazo de San Fermín en Pamplona.

Ahora que vivo y veo desde fuera el día a día de la entidad blanquiazul, supongo que me hago las mismas preguntas que cualquier otro aficionado. Y la incógnita que no acabo de despejar es por qué el Hércules ha tenido tanto en vilo a sus seguidores. Es cierto que la situación institución sigue sin resolverse pero, precisamente por ello, si el IVF sigue sin sacar las acciones del club a subasta, si el Hércules sigue sin ponerse al día con Hacienda y el convenio de acreedores sigue sin modificarse… ¿Por qué el 6 de julio sí y no algún día antes?

Pero bueno, a la espera de que llegue la buena nueva que asegure la pervivencia del club, por fin por un día este verano las noticias deportivas adquirieron protagonismo por Romeu Zarandieta, aunque fuera para confirmar lo que ya eran secretos a voces.

Siviero ya ha sido confirmado como el nuevo inquilino del banquillo blanquiazul. A unos les gustará más y a otros menos pero lo que ha quedado claro en los últimos ejercicios es que lo importante es lo que sucede sobre el terreno de juego y no la fama que pueda preceder al técnico ya sea sobre su estilo o sobre su curriculum. La suerte del argentino será, en gran medida, la del Hércules por lo que a buen seguro que de inicio tendrá a la afición de su lado.

Las otras cuatro novedades las protagonizaron cuatro viejos conocidos. Por un lado, la continuidad de Chechu y Miñano suponen una gratísima noticia porque son dos jugadores diferentes en la categoría. Créanme, si bien es cierto que había motivos para justificar su adiós, son de esos futbolistas que prefiero en mi equipo que en el del rival, de esos que se echan de menos cuando se enfrentan a ti.

Las otras dos fueron las confirmaciones del regreso de Ismael Falcón y Samuel Llorca a la disciplina blanquiazul. Sobran las palabras para defender la llegada de ambos futbolistas para formar parte del proyecto competitivo y ambicioso que se espera del Hércules. Si acaso, el único pero que pondría a su llegada -y ellos no son ‘culpables’ de ello, es que dan la sensación de formar parte de ese círculo vicioso que parece que gusta en el club de recurrir siempre a lo conocido que a lo que hay por conocer.

Y lo bonito que es poder discutir/dialogar sobre ello aunque sea por un momento en lugar de sobre el futuro del club. Bienvenido sea el poder hablar de fútbol… aunque sea pendientes de IVF y Hacienda.

Noticias relacionadas

next