X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

quejas por el cierre de instalaciones públicas en fin de semana 

Polideportivos municipales: vuelva usted mañana

Asociaciones vecinales denuncian el cierre de instalaciones públicas los sábados y domingos por falta de conserjes. El PP instauró un sistema de cesión de la gestión a un club deportivo de cada barrio que el tripartito quiere atajar al no garantizar la equidad. Ya ha rescatado algunos y prevé hacerlo con todos. Deportes admite sólo problemas mínimos y confía en poder cubrir las vacantes de conserjes

6/11/2016 - 

ALICANTE. Si usted pretende practicar deporte en algunas de las instalaciones públicas municipales durante el fin de semana, puede que se quede sin poder hacerlo porque existe un alto porcenaje de probabilidades de que se encuentre las puertas cerradas. Ese es, cuando menos, el escenario que exponen representantes vecinales en una queja por escrito a la que tuvo acceso Alicante Plaza sobre la situación que se registra durante sábados y domingos en puntos como el polideportivo de Gran Vía, el de San Blas, el de El Cabo o la Ciudad Deportiva. En algunos casos, como el de las pistas deportivas del barrio de Juan XXIII, los vecinos han llegado a movilizarse en señal de protesta, como sucedió con la marcha organizada el pasado 15 de octubre para denunciar un cierre que duraría ya cerca de diez meses.

¿A qué se debe esa situación? Según las denuncias manifestadas por la Federación Local de Asociaciones de Vecinos de Alicante, a la falta de conserjes municipales que se responsabilicen de la apertura y puesta a punto de esas instalaciones (con la activación de la iluminación, por ejemplo), justo en el periodo en el que resulta más habitual que cualquier ciudadano -sobre todo, niños y adolescentes- pueda acudir a ejercitarse. Esa situación, añaden, estaría provocando un doble efecto: que algunos salten los muros de los recintos y entrasen sin ningún tipo de supervisión para poder practicar deporte, o que se coarte esa posibilidad de ocio y se empuje a los jóvenes a otras alternativas no saludables.  

Según fuentes vecinales y municipales, los problemas vendrían registrándose desde el pasado mandato y se habrían acentuado a finales de 2015, cuando el actual equipo de Gobierno (PSOE, Guanyar y Compromís) decidió atajar el sistema de cogestión que había puesto en marcha el anterior, del PP, mediante la firma de convenios bilaterales de entre dos y cuatro años de duración. 

De acuerdo con ese sistema, se confiaba la explotación de la cantina de cada instalación municipal a un club deportivo determinado de cada zona y se le eximía de pagar por el uso de las dependencias a cambio de que fuese ese club el que aportase los conserjes y se responsabilizase de la apertura. Es lo que sucedió, por ejemplo, en las instalaciones de Divina Pastora, cedido al club Sporting Plaza de Argel o en las del Pla Garbinet, en manos del club de Carolinas. 

El nuevo equipo de Gobierno dice haber introducido criterios objetivos para conveniar la gestión con un club en los casos en los que no ha tenido otra salida  

El tripartito entendió que esa práctica debía de atajarse y remunicipalizó la gestión y explotación de algunas de esas instalaciones, con la consecuencia indirecta de la pérdida de esos conserjes oficiosos. Sucedió en el polideportivo de San Blas, en el de El Cabo o en el Juan Antonio Samaranch, en Babel. En otros casos, se habría vuelto a renovar convenios de gestión con otros clubes deportivos, aunque esta vez por periodos más breves, de un año ampliable a otro. Es lo que habría pasado en el caso del Pla Garbinet, ahora bajo la responsabilidad del Club de Fútbol del Barrio Obrero.   

Además, según los vecinos consultados, la ausencia de trabajadores municipales encargados de las instalaciones se habría agravado al menos desde el pasado mes de septiembre porque varios de los conserjes municipales se encuentran en situación de baja laboral. La consecuencia, según los vecinos: que los polideportivos no se abren en fin de semana salvo cuando existe competición oficial. 

La concejal del PP, Marisa Gayo, ratifica esas mismas apreciaciones y lamenta que el nuevo equipo de Gobierno haya decidido cambiar un sistema que estaba dando buenos resultados, en referencia a las instalaciones que han vuelto a manos del ayuntamiento y que no disponen de conserjes que se encarguen de su apertura durante los fines de semana.

Las bajas y el plan de ajuste

¿Cuál es la versión del Ayuntamiento? La edil de Deportes, Eva Montesinos (PSOE), admite las carencias de personal, multiplicadas por las bajas de hasta once conserjes que se han registrado en algún momento, y arrastradas desde el pasado mandato por los límites que fija el plan de ajuste municipal y los impedimentos del Gobierno central para contratar empleados públicos. Sin embargo, mantiene que se está llevando a cabo un esfuerzo para garantizar la prestación del servicio, de modo que asegura que el cierre de algunos polideportivos es prácticamente mínimo, en horarios muy concretos como algunas franjas de las tardes de los domingos. En esta línea, confía en que en breve se pueda ir restituyendo plazas, al menos por lo que respecta a la reposición por jubilaciones, para cubrir todo el horario.

Eso sí, mantiene que se está tratando de coordinar lo máximo posible la demanda y la oferta y recordó que los usuarios deben concertar y reservar pista para que pueda garantizarse la apertura de cada instalación. Además, defiende que el rescate de la gestión de los polideportivos es un compromiso electoral que se va a seguir ejecutando en los próximos dos años con todas las instalaciones públicas. "Entendemos que no es el mejor sistema porque se prima a un club deportivo en cada barrio en detrimento de otros, no hay condiciones de equidad y no nos gusta", dice. Asume que, donde no ha habido otra solución, se han renovado convenios de gestión "pero hemos establecido unos criterios objetivos para seleccionar al club encargado de cada instalación, como la presentación de un proyecto deportivo y social evaluable, cosa que antes no pasaba, y además hemos acortado su duración para abrir el abanico y permitir que otros clubes opten a la gestión en menor plazo", explica.

Además, la Concejalía de Deportes anunció el pasado 18 de octubre, tras la constitución del Consejo Local, la creación de un reglamento interno de uso de las instalaciones deportivas municipales que hasta ahora no existe. Montesinos precisó entonces que ese documento serviría para coordinar las políticas de uso de las distintas instalaciones. "Hasta ahora cada instalación deportiva se regía por sus propias normas de uso en función de sus características pero no había una norma común para todas ellas", explicó. El reglamento, abundó, "consensuará criterios y facilitará el día a día tanto de los empleados públicos como de los propios usuarios".           

Noticias relacionadas

next