X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Planagumà: "Todos juntos y en armonía 3.0"

14/06/2018 - 

ALICANTE. Lluís Planagumà ya es a todos los efectos nuevo entrenador del Hércules.

Este barcelonés de 37 años de edad era presentado este jueves como nuevo técnico de un club blanquiazul que el próximo curso afrontara una vez más el reto de regresar al fútbol profesional. Con una mensaje potente, integrador y con el que ha dado muestras de saber dónde está, a qué club ha llegado, Planagumà se hacía con la atención de una sala de prensa del Rico Pérez en la que hubo presencia de un significativo número de aficionados.

Flanqueado por el presidente, Quique Hernández, y el director deportivo, Javier Portillo, el nuevo entrenador de Hércules aseguraba llegar a "un club grande, con historia en la élite y una afición exigente", pero cuyo presente es la Segunda B, categoría de la que entiende que para escapar es necesario "evolucionar" y de ahí que hablase de "un Hércules 3.0". Planagumà insistía en que tiene claro no solo a dónde llega, también cree contar "con las soluciones para hacer posible dicha evolución", empezando por"trabajo" y "exigencias".

El nuevo entrenador blanquiazul no se mostraba ajeno a los problemas institucionales que acechan a la entidad, si bien se mostraba convencido de que se solucionarán, al tiempo que hacía gala de una filosofía de trabajo que trasciende el entrenar: "Mi idea es dejar algo más", decía un Planagumà que insistía en que está convencido de que en el Hércules, a por poco que se haga, el entorno responde" y de ahí su "voto de confianza a la propiedad" respecto a los citados problemas.

El preparador barcelonés se definía como "una persona trabajadora" que había buscado hace año y medio "salir de su entorno" ligándose primero al Granada y después al UCAM, etapas que valoraba como "pasos adelante" y que esperaba seguir dando "de la mano" del club del Rico Pérez.

Para Planagumà, la fórmula del éxito en el grupo III consiste en "unión, trabajo, valorar los pequeños detalles" si bien dejaba claro que el sello de su equipo no solo lo iba a poner él, también jugadores, afición, medios, etc.: "Todos juntos y en armonía, como el himno porque muchas veces las soluciones están dentro de nuestro día a día", señalaba el nuevo inquilino del banquillo blanquiazul que esperaba que su equipo se caracterice por ser "competitivo, aguerrido, exigente, que domine pero también sepa ser dominado, con pelota parada, versátil, con diferentes registros y siempre consciente de la exigencia como local pero también a domicilio, por ejemplo en estadios y terrenos de juego distintos al del Rico Pérez". Una "adaptación" que aseguraba que se ha de alcanzar en los entrenamientos, "desde el compromiso de todos".

El entrenador barcelonés no consideraba un hándicap contar con hasta once jugadores con contrato en vigor, después de una campaña tan pobre, al revés hablaba de "una base" integrada por "futbolistas contrastados, con recorrido" y con los que "hay que hablar, convencerlos". Lo anterior no excluye, obviamente, que haya salidas y especialmente altas. Respecto a lo primero, Planagumà apuntaba que busca "compromiso, hacer grupo y una vez vistos los hábitos valoraremos si hay o no necesidad de prescindir", mientras que en cuanto a las altas, sin querer entrar en si se le ha garantizado un presupuesto determinado para fichajes sí que reconocía la necesidad de "incorporar un nueve con gol". Al respecto, el nuevo técnico blanquiazul apuntaba que "hay que encontrarlo, pero muchas veces el problema es la necesidad (...) cuando quieres conseguir mucho es muy complicado y luego está el factor mercado" decía el técnico que entendía que el equipo había contado estos cuatro cursos con delanteros top para la categoría pero a los que la presión les pudo: "La presión al delantero es contraproducente (...) un equipo como el Hércules ha de contar con ese perfil de atacante pero también con jugadores de segunda línea para llegar a los sesenta y pico goles (sin pensar que uno haga 30) y, si no generas muchas ocasiones que la que tengas la transformes". A su juicio, "los mejores jugadores del grupo III son los que compiten y se adaptan", algo que le servía a Planagumà para recordar que había visto como el equipo blanquiazul se enfrentaba estos años "a rivales con mucho menor presupuesto y plantilla que han competido con él de tú a tú".

El Hércules guarda notables diferencias con los filiales, conjuntos a los que ha entrenado Plangumà con la salvedad de su última experiencia en el UCAM Murcia, pero aseguraba que ese tipo de plantillas también tienen su dificultad por la edad y aspiraciones de los jugadores y el propio club.

Noticias relacionadas

next