X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

aterrizaje de la tienda de la multinacional en alicante

Pavón admite que Ikea puede aprobarse antes del Plan General, pero exige que se encaje en él

El edil de Urbanismo apunta por primera vez que la propuesta urbanística que incluya la instalación de una tienda de la multinacional no tiene necesariamente que esperar hasta 2019, la fecha en la que se prevé tener las bases de la nueva ordenación urbanística. Aboga por la transparencia en las negociaciones 

24/12/2016 - 

ALICANTE. Los plazos y las formas sobre el posible aterrizaje de Ikea en la ciudad de Alicante comienzan a despejarse. Al menos, por lo que respecta al criterio de los socios del tripartito sobre la cuestión. El vicealcalde de Alicante y concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón (Guanyar), admitió por primera vez este viernes, tras el tradicional brindis navideño de la corporación municipal, que la propuesta urbanística que facilite la instalación de una tienda de la multinacional del mueble en Rabasa podría aprobarse sin necesidad de que esté terminado y aprobado el Plan General Estructural de la ciudad. Es decir, que podría tener una tramitación más rápida que las bases de la nueva ordenación urbanística de Alicante, que el propio Pavón ha vaticinado en varias comparecencias públicas para la última fase del actual mandato (termina en 2019). 

No obstante, insistió en que el estudio de esa propuesta debe coordinarse necesariamente con la redacción de ese Plan General. "No queremos que se tramite algo al margen del PGOU, que es lo que pasó en el Plan Rabasa", dijo, en referencia al caso judicial ya archivado de forma definitiva en el que se investigaba el supuesto trato de favor que habría conferido la exalcaldesa Sonia Castedo (PP) al empresario Enrique Ortiz para facilitar la aprobación del polémico plan parcial con más de 13.000 viviendas, primero, y la llegada del gigante del mueble, después.

En esta línea, el edil de Urbanismo recordó que, antes o después, toda propuesta urbanística -y, por tanto, también la que comprenda la instalación de Ikea- debe obtener el visto bueno de los técnicos de su concejalía, que deben informar sobre ella. Sobre todo, si se tiene en cuenta que "ahora mismo, esos terrenos son rústicos y requieren de un estudio de impacto ambiental, por ejemplo, para que se apruebe su recalificación como suelo terciario". Por ello, insistió en que lo conveniente es que se dé pie a una tramitación en paralelo con la redacción del Plan General, para "que se tenga en cuenta su encaje".

El también líder de Guanyar dijo que desconocía si existían "negociaciones en la sombra" entre otros miembros del equipo de gobierno y la multinacional para concretar los términos de su instalación en la ciudad, pero sí sostuvo que él siempre se ha mostrado partidario de ser "lo más transparente posible en este tema" y abogó por reactivar la comisión de pleno creada con el objetivo de que Ikea llegue a la ciudad, como ya planteó el líder de Compromís y portavoz del tripartito, Natxo Bellido, la semana pasada.

Cementerio y Mercalicante

Además, según Pavón, la instalación en Rabasa quedaría restringida "a los terrenos más próximos a la avenida de la Universidad", salvaguardando así el entorno medioambiental de las lagunas, apuntó. Reiteró que existen "otras posibles ubicaciones" que permitirían que Ikea se instalase "ya", como una parcela de uso terciario situada junto al cementerio y otro emplazamiento próximo a Mercalicante que están prepadas para ello en el PGOU de 1987, que es el que sigue vigente y en el que todavía queda suelo urbano-residencial por agotar. Eso sí, Pavón remarcó que en todos esos casos, habría espacio únicamente para una tienda, sin otras instalaciones comerciales alrededor.

Sostiene que en Rabasa cabe un proyecto terciario o industrial en el eje paralelo a la avenida de la Universidad, al norte del cuartel, e incluso en las parcelas en las que se instala la feria de Navidad

Sobre Rabasa, señaló que toda la franja paralela a la avenida de la Universidad tiene "vocación terciaria, no solamente comercial, también industrial e, incluso, para suelos vinculados al desarrollo de la Universidad de Alicante", explicó. "No sólo en la parte norte del cuartel militar, sino también en los terrenos en los que se monta la feria de Navidad", añadió. Y volvió a referirse a la posibilidad de que los propietarios del suelo de ese sector puedan constituir una Agrupación de Interés Urbanístico (AIU) y decidan presentar un Plan Parcial para desarrollarlo. "En ese caso, tendríamos que estudiarlo", recalcó.  

En cuanto al nuevo PGOU, Pavón ha avanzado que será en enero próximo cuando se empiece a trabajar en su confección, aunque el proceso ya tiene adelantado todo lo relativo al Catálogo de Protecciones que, señaló, volverá a salir a exposición pública. Durante su tramitación, el documento del plan general también se abrirá a la participación ciudadana y contará con unas líneas estratégicas marcadas por el equipo de gobierno, que, sin embargo, no serán vinculantes, en cuanto a que el resultado final podría ser diferente a lo marcado al inicio, detalló. En esta línea, aseguró estar ilusionado por poder encarar un nuevo PGOU 30 años después de que se aprobase el que está en vigor  "alejado de cualquier sospecha de corrupción". "Y que parta de principios básicos como la participación ciudadana, la sostenibilidad, la racionalidad y la defensa del interés general, frente a los intereses particulares que en esta ciudad han tenido patente de corso durante mucho tiempo", concluyó.

El grupo municipal de Ciudadanos ha presentado una petición de comparecencia que se debatirá en el pleno del próximo jueves para que Pavón explique en el pleno los mecanismos que se barajan para la llegada de Ikea.

Noticias relacionadas

next