X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

"el criterio jurídico no siempre coincide con lo necesario políticamente"

Pascual Sala: "La situación catalana exige una solución política, y no solo judicial"

10/01/2018 - 

ALICANTE. El expresidente del Supremo analiza con Alicante Plaza las posibles salidas a la crisis catalana y la proporcionalidad de las medidas adoptadas por el Tribunal que presidió respecto a los políticos independentistas.

[Lea aquí la primera parte de la entrevista: "Para rescatar una concesión hay que demostrar que lo vas a hacer mejor"]

-Usted ha sido presidente del Tribunal Constitucional y del Supremo. Desde ese punto de vista, ¿qué valoración hace de la situación que atravesamos en Cataluña?

-Pues mire usted, complicada. Y a la que habría que aportar, a mi juicio, naturalmente, no solo referencias a los tribunales. Porque cuando el tribunal se refiere a la solución de un asunto, y lógicamente puede referirse porque así lo autoriza el ordenamiento jurídico, lo resuelve con criterios jurídicos, no con criterios políticos. Y muchas veces el criterio jurídico no coincide con lo que sería necesario políticamente. Es decir, los tribunales no excluyen la política, porque si no gobernarían los jueces, como es lógico. Luego muchas veces lo que es necesario es la actuación política previa. Y esperemos que esa actuación política pueda reconducirse, tanto por un sector como por el otro.

- ¿Reconducirse hacia dónde?

-Claro, ¿esto qué exige? Y yo no soy partidario de esa opción, porque Cataluña forma parte de España desde hace muchísimos siglos, y por consiguiente no sería bueno para España, no ya para Cataluña, una secesión. Esto se debe resolver políticamente. Pero hay que reconocer la singularidad catalana, que no ha surgido ahora, hunde sus raíces en la historia. Y esto exige que los políticos se concierten para, reconociendo esa singularidad, hacer factible que la cuestión catalana no sea una cuestión de secesión o de independencia. Ya veremos. Pero en fin, por eso digo que exige una gestión política y no solamente jurídica.

-Las decisiones del Supremo respecto a los políticos independentistas acusados por la Fiscalía han sido objeto, lógicamente, de una honda controversia. ¿Las ve usted proporcionadas?

-Yo soy magistrado, pero conozco el asunto por su difusión mediática, así que dar una opinión… A ver, están razonadas, así que se pueden criticar, porque las resoluciones judiciales se pueden criticar. Tanto lo relativo a la competencia para instruir el proceso, como los delitos que se imputan, rebelión, sedición, malversación, prevaricación, desobeciencia… hay casos que se ven más claros y otros que son más discutibles jurídicamente. Se puede adoptar ese criterio, pero jurídicamente es discutible. Y si las medidas adoptadas por el Supremo son o no proporcionadas, también puede ser objeto de discusión. Pero por los cargos que he ocupado y porque estoy jubilado, creo que no debo pronunciarme.

Noticias relacionadas

La nave de los locos

España no tiene quien le escriba

España carece hoy de lo que más necesita para fortalecerse como país: unas élites culturales que construyan un relato que seduzca a la población, especialmente a los jóvenes. Es lo que han hecho los independentistas en Cataluña, y con éxito. Tomemos nota de ellos. Ese nuevo patriotismo debería empezar por la escuela  

next