X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

casi el doble de capital a pesar de su futuro fuera de la estación

Ortiz amplía capital en la empresa de la estación de Benidorm que está a punto de abandonar

24/11/2017 - 

BENIDORM. El afamado empresario de Alicante, Enrique Ortiz, ha ampliado capital en la empresa con la que gestiona la estación de autobuses de Benidorm. Unas instalaciones por las que el ayuntamiento estaría dispuesto a pagarle 25 millones de euros para que la abandone y volver a sacarla a concurso, como así le obliga la justicia. En todo caso, la empresa casi duplica capital, pasando de tener 14.700 euros, a 26.700 euros. 

Este tipo de transacciones en las sociedades limitadas, como es el caso de Estación de Autobuses de Benidorm SL, tienen como fin mayoritariamente la obtención de liquidez para acometer nuevas acciones. 

Hay que tener en cuenta la situación en la que está estas relaciones entre el empresario y el ayuntamiento, en el que entra también en juego la justicia. Lo último que se sabe al respecto es que la fiscalía ha remitido a los juzgados una denuncia tras apreciar indicios de un presunto delito de prevaricación en las modificaciones registradas por el proyecto de la estación.

Cabe recordar que sobre la marcha de las obras hubo modificaciones en el proyecto que se aprobaron posteriormente en pleno. Éstas permitieron al constructor exceder la edificabilidad prevista inicialmente del hotel y el centro comercial incluidos en la actuación. No obstante, ahora las relaciones con el ayuntamiento de Benidorm no están en su mejor momento, o por lo menos eso es lo que trasciende a la opinión pública.

El punto de desencuentro viene por la tasación de las instalaciones. El empresario decía que costaba 35,5 millones de euros, pero como se ha dicho, el pleno de Benidorm lo ha valorado en 25 millones, por lo que acto seguido, el constructor recurrió esta decisión plenaria. Pero de la compensación futura, que hará que Ortiz salga de su estación, habrá que descontar el exceso de edificabilidad y el canon de explotación que el adjudicatario no ha pagado desde 2013, entre otros conceptos. 

Meses antes del pleno, Ortiz rompía el acuerdo al que llegó con el Ayuntamiento en 2014 con todo lo relativo a la explotación de la estación. Con todo, el escrito remitido al consistorio denunciaba que hubieran rebajado el valor de la misma en un 28,27% sin tener en cuenta al constructor, como así pedía el documento firmado por las dos partes hace tres años.

next