X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

polémica por el intento de aplacar las aspiraciones de el altet

No se puede representar a Elche y pedir la segregación de una pedanía: el alcalde responde a su homólogo pedáneo

2/08/2018 - 

ELCHE. Hace algo más de un año y medio, nadie en el seno del tripartito, ni seguramente de la política local, se podría imaginar la dimensión que ha adquirido el asunto de la histórica reivindicación de El Altet de su segregación del municipio. Hace poco más de un año una asociación de la pedanía se organizaba para avanzar firmemente hacia esos objetivos, hace tan sólo unas semanas presentaban un nuevo partido como herramienta para ello, El Altet Decide, y ahora el alcalde Carlos González ha forzado la dimisión del alcalde electo de la pedanía, Ángel Jesús Soler.

Este último, Soler, denuncia que lleva un año aguantando la presión, porque desde el Ayuntamiento llevan intentando forzarle a dimitir, algo a lo que cedió formalmente el martes, en una reunión mantenida por representantes del equipo de gobierno, con González a la cabeza. En ella, el exalcalde pedáneo, cedió y ha presentado su dimisión tras pedírselo el primer edil de la ciudad, que está a expensas de aceptarla oficialmente. Previsiblemente, le sustituirá el siguiente en la lista. Casualmente, José Manuel Meseguer, militante del PSOE, el mismo partido del partido que gobierna, por lo que con el presumible nuevo alcalde pedáneo, se aminorará el impulso segregacionista.

El proyecto segregacionista seguirá adelante 

Se aminorará en la teoría, porque Soler y los suyos ya avanzan que seguirán adelante con sus proclamas independentistas para que El Altet pase a ser considerado como otro municipio, hartos de ver la desidia que sufren en la gestión de su pedanía, como han denunciado en muchas ocasiones. Se sienten ciudadanos de segunda por las prestaciones y recursos recibidos, mientras que ponen en valor que son una de las pedanías más ricas de la ciudad, clave para el turismo, no sólo por la playa, también por la cercanía con el Aeropuerto Alicante-Elche.

Una decisión, la de la dimisión, que el alcalde Carlos González justifica al señalar que “es manifiestamente incompatible representar al Ayuntamiento en una pedanía y promover al mismo tiempo su segregación del término municipal”. Una decisión que obviamente no ha sentado bien en el entorno de la asociación ni del ya exalcalde pedáneo, que en redes sociales ya hablan del "155" por el conflicto catalán, aunque ni por asomo es algo que se pueda comparar. En cualquier caso, González se escuda diciendo que han sido numerosas las ocasiones en que ha intentado hacer entrar en razón a Soler, hablándole de la incompatibilidad e inconveniencia de sus planteamientos "desde el punto de vista del cargo que ostenta pese a que ha decidido seguir impulsando la segregación".

El alcalde se reafirma; Compromís no comparte las formas

A ese respecto, el regidor entiende que "la unidad territorial y el esfuerzo en conjunto de la ciudad, los barrios y las pedanías es fundamental para impulsar el progreso social y alcanzar mejores cotas de bienestar". También defiende la gestión, al señalar que cuando entró al Ayuntamiento, uno de los objetivos era la atención a las necesidades de las pedanías, "que se vieron incrementadas durante los últimos años por la crisis económica y los recursos que pedía una población creciente". Algo que en cualquier caso, es insuficiente para los vecinos, como han indicado desde la asociación en varias ocasiones.

Por otra parte, sus principales aliados de gobierno, Compromís, también se pronunciaron por lo que respecta a la concejalía de Participación Ciudadana. El edil Felip Sànchez, responsable del área, califica la decisión de "poco acertada", haciendo énfasis en el legítimo derecho de los alcaldes pedáneos de expresar lo que quieran en términos democráticos y participativos, ya que "el municipio de Elche es diverso". Y aprovecha para recordar que se abrió un proceso de consulta para escoger de manera democrática a los y las representantes de las pedanías y que los vecinos y vecinas tuvieran una voz cercana que les representara, y que en este caso, ha dimitido. 

No obstante, González también intenta calmar la tensión en otro choque con Compromís por la gestión municipal, y les emplaza a entender "que la consulta para el nombramiento de los pedáneos permite conocer las preferencias de los vecinos pero no legitima para actuar en contra del interés general del municipio", y se defiende explicando que no ha destituido a nadie y que no ha censurado ninguna opinión, "pero no se puede representar al municipio y promover su ruptura desde la propia institución". 

Noticias relacionadas

next