X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

uso del voto de calidad como alcaldesa en funciones 

Montesinos ya suple a Echávarri y será quien ratifique el presupuesto del futuro alcalde

27/03/2018 - 

ALICANTE. La vicealcaldesa de Alicante y número 2 de la lista con la que el PSOE concurrió a las municipales de 2015, Eva Montesinos, ya sustituye formalmente a Gabriel Echávarri como alcaldesa en funciones. Es más, su papel se hará especialmente visible en el pleno ordinario de marzo, que se celebra este jueves, en el que ella será quien asuma la presidencia de la sesión y quien emita el voto de calidad que resultará decisivo para que el presupuesto municipal de 2018 pueda entrar en vigor. Fuentes del equipo de Gobierno precisaron este lunes que Echávarri no acudirá a esa sesión, pese a que todavía es oficialmente el primer edil y pese a que tampoco ha renunciado a su acta. Ese paso debe producirse el próximo 9 de abril, de acuerdo con el anuncio hecho público el viernes, tras la reunión del secretariado de la comisión ejecutiva del PSPV en la que se concertaron los términos de su salida del Ayuntamiento.

El anticipo de su ausencia ya conllevó este lunes una primera consecuencia. Guanyar acordó la retirada de dos de las propuestas que pretendía defender en la sesión: una nueva moción para reprobar al alcalde (todo apunta a que hubiese sido la tercera en aprobarse) y su petición de comparecencia para que explicase el episodio del hallazgo de un dispositivo de grabación en la Concejalía de Urbanismo. Sin Echávarri presente, ninguna de las dos iniciativas tenía sentido, según fuentes de Guanyar.

El segundo efecto de su inasistencia será el de dar a Montesinos todo el protagonismo para que las cuentas d este año puedan quedar ratificadas. En la sesión, se planteará el rechazo de las 22 alegaciones presentadas a esa propuesta de planificación económica, aprobada de forma provisional el pasado 15 de febrero. En la comisión de Hacienda de este lunes, esas alegaciones ya fueron desestimadas gracias a los votos de PSOE, Guanyar, Compromís y el del concejal no adscrito (exedil de Ciudadanos), Fernando Sepulcre. PP y Ciudadanos votaron en contra. Se trata de la misma votación que ya se produjo en la aprobación inicial del presupuesto. Y la misma que se prevé repetir en esta próxima sesión del jueves. Con el escaño de Echávarri vacío, los tres partidos exalidados en el Gobierno hasta el pasado mes de noviembre sólo contarán con 14 votos, una vez contabilizado el de Sepulcre. Así que Montesinos se verá obligada a usar el voto de calidad del alcalde para deshacer el previsible empate a 14 que se producirá con los votos de PP (8 ediles), los de Cs (5) y el de la segunda edil no adscrita (ex de Guanyar), Nerea Belmonte, que este lunes no acudió a la comisión de Hacienda.

Con las alegaciones rechazadas, el presupuesto entrará en vigor tras su publicación en boletines oficiales, lo que desbloqueará la ejecución de inversiones por valor de 10 millones de euros. Todo parece indicar que ese será el último presupuesto del mandato, que podría prorrogarse para los cinco meses de 2019 previos a la convocatoria de nuevas elecciones municipales. La paradoja todavía no resuelta es que, pese a que Montesinos tenga un papel fundamental en la aprobación definitiva de ese presupuesto, no está garantizado que sea ella quien se encargue de ejecutarlo como primera autoridad municipal. Esa responsabilidad está reservada para el nuevo alcalde y el nuevo Gobierno que surja en el momento en que se produzca la anunciada dimisión de Echávarri.

Como viene informando Alicante Plaza, el PSOE requiere de un mínimo de 15 votos (mayoría absoluta) para poder asegurar la investidura de Montesinos. Y todavía no cuenta con ellos. Sí parece seguro el respaldo de los 5 concejales de Guanyar y los 3 de Compromís, pero no hay ningún acuerdo cerrado con Belmonte ni con Sepulcre (de hecho, el PSPV prefiere no fiar el relevo sólo a ellos) ni tampoco con los 5 representantes de Cs. Es más, el PSPV no tendrá ninguna posibilidad de contar con su apoyo hasta que no se registre la dimisión de Echávarri, según reiteraron este lunes fuentes del partido de Albert Rivera.


Lo cierto es que, como viene contando este diario, tampoco después de esa anunciada marcha del primer edil existe seguridad alguna de que Cs vaya a votar a Montesinos como nueva alcaldesa. E, igualmente, no existe certeza sobre un hipotético escenario de acuerdo de gobierno que ligue a Cs con el PSOE. Las fuentes consultadas precisaron que, muy probablemente, la posición del partido de Rivera sobre Alicante la tendrá que adoptar la cúpula nacional, previo informe de situación de la dirección territorial. Eso sí, hasta ahora la versión que se sigue manteniendo es que la actual crisis de gobernabilidad la ha generado la izquierda y son los partidos que la representan quienes deben darle solución.

Tanto PSPV como Cs negaron este lunes que se hubiese retomado ningún contacto, tras las conversaciones mantenidas la semana pasada, en las que Cs se negó a prestar su voto ciego a los socialistas. Esas conversaciones en busca de los 15 votos seguirán coordinadas desde la cúpula regional del PSPV, aunque fuentes del equipo de Gobierno apuntasen que lo lógico es que también participase la propia Montesinos como candidata a la investidura.

Noticias relacionadas

next