X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

nuevo local de insipiración modernista en la calle ángel lozano

Mon P'ti Café: tartas, 'cupcakes' y zona para niños en pleno centro de Alicante

13/04/2018 - 

ALICANTE. La oferta de cafeterías con encanto en el centro de Alicante se amplía con un nuevo local: el Mon P'ti Café, en la calle Ángel Lozano. El establecimiento, que abrió este lunes, sigue la estela de cafeterías como Magnolia (en Alfonso el Sabio) o La Dent Sucrée (en la propia Ángel Lozano), y combina la decoración modernista con una oferta de pastelería gourmet. Con todo, su principal atractivo es el concepto: se trata de un local pensado para que puedan acudir madres con sus hijos, y para ello pone a su disposición una amplia zona infantil con juegos separada por una mampara de vidrio al fondo del local, justo donde se abre un coqueto patio interior restaurado.

Mon P'ti es el proyecto de dos mujeres, la propietaria del local y una informática de la Euipo (la oficina europea de propiedad intelectual, con sede en Alicante), que ha pedido una excedencia para poner en marcha su idea. "Somos madres, y echábamos de menos una cafetería donde poder tomar algo tranquilas con nuestros hijos", explica Haliuska. El local, que durante cuatro décadas fue una tienda de regalos, estaba ocupado hasta hace unos meses por la mercería El Hilo de Oro, que ahora se ha trasladado a Benalúa. 

Antes de abrir, el local se ha reformado por completo. Ahora combina el estilo 'industrial', con el suelo de hormigón, y elementos modernistas como la puerta de acceso, que antes estaba en una estación de tren de Valencia, según cuenta Hallika. Las molduras de los techos también son originales, de los años cincuenta, y se han recuperado los postigos de madera de las ventanas como decoración interior. "Queremos seguir completando la decoración", señala Haliuska. Mesitas de café redondas con sillas minimalistas se alternan con sofás o sillones donde degustar su oferta gastronómica. La clientela es, como resulta lógico, mayoritariamente femenina, con o sin retoños.

En cuanto a la bollería, la estrella son sin duda los cupcakes, herederos de la mejor tradición de la desaparecida Las Manolitas, con mención especial para el de fresa y plátano. Al igual que las tartas y los crépes, se hornean en el propio establecimiento con su receta. El resto de productos, como croissants o berlinas, se compran en el Mercado Central. Café, batidos, zumos o refrescos completan la oferta. Obviamente, la hora punta es la de la merienda.

Noticias relacionadas

next