X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

vicente sala acordó destinar todo el beneficio de samar a dividendos

Los sueldos de los Sala en plena 'guerra fría': 500.000 euros por dirigir el imperio familiar

15/06/2018 - 

ALICANTE. La 'guerra fría' empresarial que se desató entre los hermanos Sala Martínez, en los meses previos al asesinato de su madre en diciembre de 2016, no solo afectó a la gestión de los negocios, sino a la retribución que la familia percibió por dirigirlos. Así se refleja en las cuentas consolidadas del holding Samar Internacional (cabecera de las empresas de plásticos SM Resinas y Samarlen), que como publicó este jueves Alicante Plaza, en 2016 obtuvo un beneficio de 0,8 millones con una facturación de 239,2 millones de euros.

En 2015, la empresa estaba dirigida por un consejo de administración, formado por la matriarca, Carmen Martínez, y sus cuatro hijos: Vicente, Antonia, María del Mar y Fuensanta Sala Martínez. La retribución anual de los cinco miembros del consejo sumó 278.000 euros ese ejercicio. En 2016, sin embargo, estallaron las hostilidades, como ha venido contando este diario, y el 'coste' de dirigir las empresas familiares se multiplicó. Las hermanas se unieron para deponer a Vicente Sala junior como presidente del consejo de administración en la junta de accionistas de julio, pero su madre anuló los nombramientos en septiembre con la 'acción de oro', disolvió el consejo y nombró a su primogénito administrador único.

De esta forma, según recoge la memoria de las cuentas consolidadas de Samar Internacional, los cinco miembros del consejo percibieron 331.000 euros por su pertenencia al órgano de administración entre enero y septiembre, un 20% más que el ejercicio anterior por el año completo. "Con fecha 19 de septiembre de 2016 la junta general de socios decidió el cese del consejo de administración, previamente formado por 5 miembros (4 mujeres y 1 varón), y acordó el nombramiento de un administrador único", señala la memoria de las cuentas. Por sus labores como administrador único, Vicente Sala percibió 47.000 euros adicionales. En total, 378.000 euros.

Al margen de los emolumentos percibidos por los miembros del consejo de administración (que coincidían con los accionistas, sin contar que la hermana de Carmen Martínez tenía un porcentaje testimonial, y que sus hijas cedieron algunas acciones a sus nietos), la memoria recoge también que "personas vinculadas a los socios de la sociedad dominante han recibido retribuciones por importe de 133.000 euros". Es decir, que otros miembros de la familia que también trabajaban en las empresas de los Sala cobraron dicha cantidad por su trabajo. En total, los sueldos de la familia por dirigir el holding en plena 'guerra fría' ascendieron a 511.000 euros.

Todo el beneficio a dividendos

Por otra parte, y al margen de los salarios percibidos por los miembros de la familia Sala, la memoria de las cuentas consolidadas del grupo también señala que "la propuesta de distribución del resultado del ejercicio 2016 formulada por el administrador único de la sociedad dominante, y que se someterá a la aprobación de la Junta General Ordinaria de socios, supone el reparto de dividendos por la totalidad de los beneficios del ejercicio". Como publicó este diario el jueves, el grupo Samar obtuvo un resultado neto de 0,8 millones ese año, como consecuencia del deterioro de valor de unos terrenos y de una cuenta por cobrar (sin dichos deterioros, el beneficio habría sido de 6 millones). 

Esa cifra supone una décima parte del beneficio consolidado que obtuvo el grupo un año antes (8,1 millones de euros), cuando Vicente Sala, entonces como presidente del consejo, también propuso repartir dividendos entre los socios (es decir, él mismo, su madre, su tía y sus tres hermanas) por valor de 1,8 millones de euros. Curiosamente, algunas declaraciones ante la Policía durante la investigación del asesinato apuntaron a que las hostilidades entre los hermanos estallaron cuando el varón se negó a repartir dividendos por el resultado de 2015, durante la junta de junio del año siguiente.

Noticias relacionadas

next