X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

aun así , los hoteleros se muestran satisfechos

Los malos presagios se cumplen: Benidorm cae dos puntos en ocupación en sus días más importantes

18/08/2017 - 

BENIDORM. Sólo le encuentran una explicación: los apartamentos no reglados. Según los datos de aeropuerto, tren, carreteras y accesos a Benidorm vistos por la patronal hotelera Hosbec, los visitantes a la ciudad siguen siendo los mismos, pero la ocupación ha bajado, sobre todo en el turista nacional. Todo ello en el periodo de la primera quincena de agosto, incluido el puente nacional, que se presupone el más importante del año y que roza siempre el lleno. 

Benidorm ha registrado un 92,3% de ocupación media, lo que supone 1,9 puntos menos que el pasado año, en el que este dato fue del 94,2%. El principal mercado en importancia fue el nacional, incluso por delante de británicos en este periodo, pero se vuelve a dejar un 8% de pernoctaciones hoteleras con respecto al año anterior. Los españoles llevan acumulada en lo que llevamos de año una caída media del 9% y casi 300.000 pernotaciones menos, "lo que está condicionando de forma importante la temporada turística de 2017", según la patronal.

Como se avanzaba al principio del artículo, los empresarios entienden que la fuga de turistas nacionales no se está desplazando a otros destinos, sino que está utilizando la cada vez más numerosa oferta de alojamientos en viviendas, "muchos de ellos ilegales y que constituyen un propio sistema de economía sumergida", apuntan en un comunicado. 

En su cruzada con esta tipología de estancia, Hosbec señala que se puede observar cómo en uno de los principales portales de reserva se ofrecen 572 alojamientos en viviendas diferentes de los hoteles con disponibilidad para reservar por periodos cortos como un fin de semana. 

El 45,2% son turistas españoles

Por nacionalidades, el merado español es el principal en la ciudad de Benidorm con un 45,2% de cuota, mientras que los británicos mantienen casi un 40% sobre el total. De otras nacionalidades destacan los portugueses, que son el segundo mercado internacional con un 3,6% y un importante incremento de franceses con un 2,3% del total, por encima de holandeses.

Por categorías, la ocupación ha sido muy similar en las tres categorías analizadas de la ciudad de Benidorm, con un 91,9% para hoteles de 4****, un 92,4% para hoteles de 3*** y un 93,6% para hoteles de 2**.

Mientras que la previsión de ocupación para la segunda quincena de agosto es del 87,4% en estos momentos.

Cabe recordar que en los últimos días saltaron las alarmas cuando los datos de julio fueron negativos, después de la buena racha que llevaba el sector desde principios de año. De los datos de el mes pasado, sólo los campings son el modelo de alojamiento turístico reglado que mejora sus datos de ocupación durante julio 2017 respecto al año anterior.

Satisfacción pese a todo

El presidente de la patronal hotelera de la Comunitat Valenciana, Antonio Mayor, destacó que "Benidorm sigue la pauta de otros destinos turísticos de primer nivel en España como Mallorca, Ibiza o Costa del Sol, que están registrando también ligeros descensos en sus niveles de ocupación hotelera durante este verano, teniendo en todos los casos el mismo origen o causa, el alojamiento ilegal". Mayor criticar como "destinar viviendas al alojamiento temporal de turistas se está convirtiendo en una peligrosa moda y se está extendiendo por toda la sociedad como una nueva fórmula de actividad económica que no requiere muchos esfuerzos y de la que se pueden sacar pingües beneficios".

Aun así, el responsable de los hoteleros valencianos se muestra satisfecho con los resultados "pues son reflejo de que la planta hotelera está asumiendo que puede tener una actividad más sostenible y más rentable con una ocupación alta pero no completa. Con estos parámetros se pueden trabajar mejor las exigencias de calidad y de servicio que son las mejores armas de competencia contra la mal llamada economía colaborativa".

Noticias relacionadas

next