X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

balance del año 2017 de apha con la 'amenaza' de la tasa turística 

Los hoteleros ratifican la subida de la ocupación anual, pero exigen más eventos y congresos  

12/01/2018 - 

ALICANTE. Luces y sombras en el balance oficial de la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante (APHA) sobre el año 2017. El colectivo, que agrupa a establecimientos con una suma global de 10.600 plazas en Alicante ciudad y otros 17 municipios de la provincia, ha señalado, a través de un comunicado, que el turismo "ha tenido la evolución esperada, es decir, un ligero crecimiento anual en las pernoctaciones que aun así no se han visto reflejadas al 100% en el sector hotelero". "La mejora de las conexiones aeroportuarias, los conflictos económicos y/o políticos, así como de seguridad, en otras áreas destino competencia de Costa Blanca, o la salida de la Volvo Ocean Race desde nuestra capital, han marcado el devenir de nuestro sector en positivo, no todo ello se ha traducido en ocupación hotelera pues también ha sido un año de crecimiento exponencial de alojamientos turísticos ilegales", añade el comunicado de APHA.

En este sentido, la asociación confirma los datos adelantados por el Patronato Municipal de Turismo de Alicante al sostener que "los establecimientos asociados a APHA en toda la provincia de Alicante, han reportado un crecimiento de 4,11 puntos versus el año pasado, siendo el crecimiento muy similar el de la capital y del resto de la provincia, cerrando el año en un 74,57% de ocupación, siendo como es habitual, julio, agosto y septiembre, los mejores meses del año, que doblan en ocupación a meses como enero o diciembre".

Según APHA, en verano la demanda llega a reportar ocupación a niveles del 90% en las zonas de costa, pero Costa Blanca – Alicante, es más que sol y playa y el interior sigue informando de muy bajas ocupaciones en el periodo estival. Sin embargo, la asociación considera que "no se han cumplido las expectativas puestas para este año, cuando ese crecimiento de la demanda que se ha traducido en ocupaciones extra hoteleras no oficiales que restan competitividad al destino (deterioran nuestra imagen y la calidad de los turistas)".

Por nacionalidades, según el balance de los hoteleros, el turismo internacional ha crecido por encima del nacional en unos 10 puntos gracias a las nuevas conexiones aéreas junto con el refuerzo en el verano de algunas de las ya existentes. Es lo que ha permitido que la provincia sea "un destino con muy buena comunicación aunque no debemos de olvidar la necesaria mejora de las vías entre Alicante ciudad y el propio aeropuerto".

El colectivo destaca que 2017 ha sido año Volvo. "Nuestra provincia precisa de eventos de este calibre que aporten a la imagen de Alicante además de ocupación y que se traduzcan en sí mismos en una campaña de promoción para nuestra provincia que tenga repercusión no solo los días de apertura del Race Village, sino todo el año en sí siendo una herramienta indispensable para mejorar desestacionalización que sigue siendo nuestro talón de Aquiles".

APHA no olvida que 2017 también ha sido el año en el que se ha puesto sobre la mesa la tasa turística. En esta línea, recuerdan que, junto con Hosbec, elaboraron "un documento de rechazo total a la misma" al considear que sería "un lastre más para nuestro destino". "El turismo ya aporta, como principal motor del PIB de nuestra comunidad autónoma, un importante volumen de ingresos a las administraciones vía impuestos. La tasa nos convierte solo a los hoteleros en los cobradores de un importe que recaerá solo sobre nuestros clientes, es decir, nos sitúa en posiciones de desventaja, por no decir que encarecería el destino y reduce el poder adquisitivo del turista que nos visitaría quien dispondría de menor efectivo para consumir durante su estancia en nuestro destino", insiste.

La asociación recalca que "necesitamos que la estrategia turística de nuestro destino sea consistente en el tiempo, sin olvidar que nos replanteemos y mejoremos la misma cada cierto tiempo, pero con una línea de trabajo constante Turismo deportivo y congresos son los dos segmentos que ayudarían a suavizar el efecto de la temporada baja, pero la falta de constancia en el primero de los casos y de infraestructuras para el segundo, nos aleja de esa posibilidad. Debemos tener referentes en ambos sectores y ver lo que otras ciudades /destinos han hecho y plasmar nuestra hoja de ruta para seguirla a largo plazo".

Por lo que respecta al sector de los congresos, APHA considera que "se está trabajando también pero el ritmo quizás no sea el adecuado. Seguimos sin una sede oficial para los congresos, contamos con IFA, con ADDA pero no con una infraestructura clara y definida". Por último, la asociación asegura sentir preocupación por "la imagen que la ciudad ha trasmitido a los huéspedes que han visitado nuestra ciudad estas pasadas Navidades en las que nuestros clientes nos trasmitían que sentían la ciudad desangelada, con falta de ese calor navideño que se espera en estas fechas. La iluminación de la ciudad ha dejado mucho que desear y quizás deberíamos replantearnos también la ubicación de determinadas actividades de ocio en la ciudad, fomentándolas pero ubicándolas en otros emplazamientos".

Noticias relacionadas

next