X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 12 de diciembre y se habla de actiu ciudad de la luz benidorm maría jesús pinto Ikea

el gigante del mármol se subroga a los diez empleados

Levantina compra la cantera de Ruiz Marco y amplía su capacidad de producción

19/01/2017 - 

ALICANTE. El gigante del sector de la piedra natural, el Grupo Levantina, amplía sus canales de abastecimiento. La firma con sede en Novelda ha adquirido la cantera que históricamente ha explotado el grupo Ruiz Marco, y que se encuentra junto a la de Levantina (considerada la mayor cantera de piedra natural del mundo). De esta forma la empresa no solo aumenta su capacidad de extracción del preciado mármol Crema Marfil (una variedad muy cotizada que solo existe en esta zona de Alicante), sino que mejora sus posibilidades de acceso y transporte desde la mina.

Según las fuentes consultadas por Alicante Plaza, el gigante del mármol ha comprado la empresa del grupo Ruiz Marcos que explotaba la cantera, José Ruiz Marco S.L., con lo que la producción de dicha mina pasa a estar controlada por Levantina. El Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) da cuenta esta semana de la adquisición, al reflejar cómo Levantina de Recursos Mineros S.L. (la rama del grupo que se encarga de la explotación de las canteras) ha pasado a convertirse en socio único y administrador de José Ruiz Marco S.L. Las cifras de la operación, eso sí, no han trascendido.

La histórica firma marmolera mantiene su actividad al margen de la extracción, aunque según las mismas fuentes el grupo se ha retirado poco a poco del mercado hasta centrarse apenas en las labores de intermediación y venta del producto terminado. El grupo fue fundado por el histórico empresario José Ruiz Marco en 1959, aunque en la actualidad lo gestionan sus hijos. El fundador abandonó el cargo de administrador único en 2003, aunque se mantiene como apoderado. Recientemente, la matriz del grupo absorbió una de sus filiales, Mármoles Cantón. En 2015, la facturación de la empresa que explotaba la cantera apenas alcanzó los 700.000 euros, cuando un año antes el volumen de negocio era de 1,8 millones de euros, según las respectivas cuentas de resultados.

Fuentes sindicales han explicado que el Grupo Levantina se ha subrogado la plantilla que operaba en la cantera de Ruiz Marco, y que pasan a ser empleados del gigante del mármol. Se trata, según dichas fuentes, de una decena de trabajadores. Dado que la cantera recién adquirida se encuentra junto a la de Levantina, ambas se explotarán de forma conjunta a partir de ahora. El grupo gana así en capacidad de producción y en facilidad de acceso a la cantera para el transporte del mármol extraído.

En la operación han confluido la estrategia de retirada del Grupo Ruiz Marco y el interés de Levantina por incrementar su capacidad de producción, pese a contar ya con la mayor cantera de este tipo de mármol en la zona. Como ha publicado Alicante Plaza, Levantina relevó a más de la mitad de su consejo de administración en 2016, meses después de cerrar con pérdidas de 7,8 millones de euros el ejercicio anterior.

Levantina destituyó como presidente a Jean Marie André Bergeret, y nombró en su lugar al ejecutivo, también de origen francés, Patrick Marcel Verschelde. El secretario del consejo, el español Jesús Pérez Rodríguez, fue nombrado apoderado en el mismo acto. Bergeret había sido situado al frente de Levantina por BNP Paribas, uno de los bancos que se quedó la compañía en 2010 cuando la crisis estuvo a punto de llevarla a concurso de acreedores (el grupo ejecutó dos ERE consecutivos en esas fechas). Junto a la entidad francesa, entraron en el accionariado (a través de una ampliación de capital de 429 millones de euros) el Bank of Ireland y la gestora Prudential, que controlan más del 80% del capital junto a los fondos de capital riesgo Impala, Charterhouse y la aseguradora Axa.

El grupo facturó 218 millones de euros en 2015, un 2% menos que el ejercicio anterior, y registró unas pérdidas de 7,8 millones de euros lastrado por el mal comportamiento de sus filiales en el extranjero (en Brasil acumuló 1,45 millones de pérdidas). En 2014 el grupo había cerrado con beneficios. Para 2016 había fijado como objetivo prioritario crecer en China y Estados Unidos. Está por ver cómo afecta a sus planes el cambio en la Casa Blanca y las nuevas políticas económicas de Donald Trump.

Noticias relacionadas

next