X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la yoyoba / OPINIÓN

Las voces silenciadas

29/09/2017 - 

“Se podía ver, desde arriba, un exceso de calvas, de melenas canas...”, escribía Montserrat Roig en una tribuna publicada por El País el 9 de enero de 1982. Constructores de sueños, se titulaba ese artículo de opinión donde la autora de El temps de les cireres contaba/reflexionaba sobre un encuentro entre intelectuales castellanos y catalanes celebrado en Sitges bajo el auspicio de la Generalitat catalana. Ya hace más de 35 años de estas palabras y me pregunto si la Roig habría ocupado hoy un lugar de honor dentro de ese congreso de columnistas que se celebrará próximamente en León. 

Todo indica que la platea, vista desde el gallinero, seguirá desbordada de calvas o melenas canas de opinadores masculinos. Tras la bronca por el sesgo machista de esta concentración de columnistas, los organizadores han incluido en su cartel anunciador a cinco mujeres: Lucía Méndez, Edurne Uriarte, Karmentxu Marín, Cristina de la Hoz y Elsa González. Cinco mujeres y una veintena de hombres. Si las redes no lo remedian, se volverá a cumplir la cuota aunque los encargados lo nieguen. Los hechos, sin embargo, son tozudos y lo peor es que ni siquiera son conscientes de este ejercicio de discriminación al que se ven sometidas las voces femeninas. Yo no creo que el relato de la actualidad venga determinado por los cromosomas. La estupidez, la inteligencia o el sectarismo no depende de si se mea sentada o de pie, que de todo hay en la viña del señor, pero déjennos que mostremos nuestras similitudes o divergencias en público.

Yo no creo en las cuotas, defienden muchos, pero haberlas, haylas. Un grupo de mujeres catalanas se ha dedicado durante el último año a contar, una por una, las opiniones e intervenciones femeninas en columnas y tertulias de los 21 medios de comunicación públicos y privados de mayor difusión en Catalunya. Todo para constatar una realidad evidente, que el 51% de la población apenas suma el 25% de los espacios de opinión. Los resultados del estudio, muy meticuloso, se pueden observar en https://onsonlesdones.blogspot.com.es/ y es demoledor. 

Curiosamente, el mismo porcentaje de mujeres columnistas del congreso de marras al que hacíamos referencia más arriba. El informe cuantifica que el 77% de los artículos de opinión de los diarios están firmados por hombres y en los medios digitales, el 70%. En las radios, sobre todo en las emisoras privadas, tres de cada cuatro tertulianos son varones mientras que en televisión, exceptuando TV3 donde existe paridad, las mujeres solo ocupan una cuarta parte de las mesas de debate. Si nos niegan el púlpito, si nos cierran los micros, están coartando de facto nuestra libertad de opinión y nuestro derecho a explicar en voz alta nuestra percepción del mundo. Se oyen muchas excusas para este silenciamiento de género. Que no queremos hablar, que no hay tantas mujeres cualificadas, que no tenemos disponibilidad... Pues hay que dejarles sin excusas. La Unió de Periodistes ha presentado hace poco una web de expertas de la Comunitat Valenciana. Expertas en todas las disciplinas, así que ya pueden ir consultándola.

Comenzaba esta columna recordando a Montserrat Roig y no paro de preguntarme qué opinaría ella sobre el Referéndum. Buceando en sus artículos he encontrado este de El País de 1982: “Nadie tiene el monopolio de la patria catalana, la patria no son ellos, es algo que forma parte de tu cuerpo, de tus sentidos y tus intuiciones y, en último extremo, de la palabra, que nos une y nos diversifica. En fin, que no todo es cuestión de honor. Y que no deja de ser un desafío apasionante ver cómo se va a sobrevivir dentro de la propia familia”. Me pregunto si podría volver a escribirlo, y en el mismo sitio. 

@layoyoba

Noticias relacionadas

La nave de los locos

España no tiene quien le escriba

España carece hoy de lo que más necesita para fortalecerse como país: unas élites culturales que construyan un relato que seduzca a la población, especialmente a los jóvenes. Es lo que han hecho los independentistas en Cataluña, y con éxito. Tomemos nota de ellos. Ese nuevo patriotismo debería empezar por la escuela  

next