X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

a las empleadas eventuales

Las Kellys denunciarán en Inspección de Trabajo a los hoteles de Benidorm que no permiten dos días de libranza

24/03/2018 - 

BENIDORM. Las camareras de piso denunciarán ante la Inspección de Trabajo los supuestos casos de abuso que están sufriendo en algunos hoteles de Benidorm. Según explicaron desde Las Kellys, las empleadas con contratos eventuales no libran los dos días a la semana que tienen por derecho ya que está recogido en el convenio hotelero. Es por esto que en los últimos días está recabando toda la información necesaria, así como todos los trabajos en los que tienen constancia de que haya este problema.

Al parecer, en la última reunión mantenida con esta entidad dependiente del Estado les aconsejaron que denunciaran estos casos, ya que estarían ante un trato de discriminación entre profesionales con un puesto fijo y con un contrato eventual. Estas últimas tendrían solo un día a la semana libre, y según denuncian, el otro lo trabajan por menos precio de lo que deberían.

Pero no es el único encuentro que van a mantener con esta entidad. Según explicó la portavoz de la plataforma en Benidorm, Yolanda García, el próximo 11 de abril tienen una nueva reunión en la que plantearán estos casos a una inspectora que lleva asuntos de Benidorm, con el fin de que les ayude a atajar este problema.

De esta manera, vuelven a poner en relieve su principal lucha: la carga de trabajo que ahoga a las camareras de piso.  Como vienen denunciando, harían una media de 25 a 30 habitaciones en seis horas de trabajo. A lo que además, habría que añadir en esta situación concreta que tengan cuatro días más al mes que trabajar, o lo que es lo mismo, sólo un día de descanso.

Las Kellys llevan años de lucha para cambiar las condiciones de trabajo en la que se encuentran, y que han sufrido durante años de manera silenciosa. Una de las últimas formas fue con motivo del 8 de marzo, cuando una parte representativa del movimiento formaron parte de un acto institucional en las Cortes Valencianas en el que precisamente García expresó los problemas a los que se enfrentan día a día. Y no será la última, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tendió la mano al colectivo y prometió recibirlas para conocer en primera persona sus condiciones laborales.

Noticias relacionadas

next