X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

FORUM PROVIA

La paz entre apartamentos turísticos y plataformas viene por la fijación de cupos en los barrios y tasas

El experto urbanista Armando Ortuño propone un acuerdo de mínimos que pasa por la fijación de cupos por zonas sensibles y la carga de una tasa turísticas a las alojamientos ofertado en la Red

16/06/2017 - 

ALICANTE. La guerra sin cuartel entre las plataformas de alojamientos y los operadores turísticos puede llegar a su fin. El urbanista Armando Ortuño planteó ayer en el Forum Provia, el establecimiento de cupos según los barrios y la fijación de una tasa turística. Estas propuestas están ya aplicándose en distintas ciudades como parte de las  soluciones ante la polémica generada entre ambos sectores. 

La preferencia por llegar a acuerdos siempre será más beneficiosa, según este experto, quien considera que la futura Ley del Turismo de la Comunidad Valenciana está llamada al fracaso por su corte será restrictivo. “En la Comunidad Valenciana, se les va a exigir lo que se le exige a cualquier establecimiento hotelero, al ser viviendas de propietarios; pero, según lo que hemos visto en otras comunidades autónomas, se puede recurrir y se puede ganar por parte de quien recurre”, indicó Ortuño. 

Ortuño: “Se les impone una tasa turística que recauda la plataforma y acuerdos urbanísticos de cupos por zonas”

La afirmación cuenta con precedentes. Para el titular del departamento de Urbanismo de la Universidad de Alicante, “tenemos casos en la Comisión Nacional de la Competencia”. Cuando se quieren poner barreras, no ha funcionado. Ya ha habido ejemplos en Madrid y Canarias, donde los recurrentes han ganado a las administraciones autonómicas. 

Sólo hace falta mirar que están haciendo otros y ver qué ha funcionado para encontrar respuestas y lo que, a criterio de Ortuño es más importante: Oportunidades. En otras ciudades se está llegando a acuerdos en puntos como “los requerimientos, en temas impositivos – se les está poniendo una tasa turística que la propia plataforma está recaudando –, además de acuerdos urbanísticos de cupos por zonas, que son fundamentales”. En este sentido, el economista Andrés Pedreño puntualizó: “Regulamos lo digital sin conocerlo. Tenemos la deficiente necesidad de legislar mal” este aspecto. 

El modelo San Francisco

Uno de los ejemplos aludidos fue la ciudad norteamericana de San Francisco. “Fueron restrictivos y tuvieron que cambiar el modelo”, explicó el experto. Entre los datos aportados, Ortuño detalló propuestas que “sólo pueden alquilar los que tengan primera residencia o, si no la tienen, se limita el número de días, con lo cual estamos evitando que se expulsen a inquilinos de larga duración”. 

En definitiva, se trata de ir perfilando los acuerdos en función de los territorios. En el caso de los cupos, la idea es evitar los problemas de convivencia generados en zonas históricas o céntricas. En la mente de todos, los conocidos altercados a los que se enfrenta Barcelona actualmente o los de Ibiza, por muy distintas razones. 

Los alojamientos turísticos colaborativos han emergido con mucha fuerza y ya superan la oferta de las mayores hoteleras del mundo. En España, ya tienen el 75% de la oferta del mercado, según los datos facilitados por el titular de la UA. “En la provincia, hay que distinguir dos tipos  –y es donde la regulación tendría que entrar”. 

Para Ortuño, hay que distinguir entre las zonas centro y el extrarradio. En la primera apuesta por los citados cupos y en la segunda, porque las exigencias sean más laxas, pues hablamos de zonas deshabitadas y donde la entrada de turistas puede “ayudar a desestacionalizar” y participar de la “democratización turística”. 

Noticias relacionadas

EL MURO

Morir de éxito

Si todo esto del turismo, los festivales y las fallas continúan a ese ritmo podemos terminar abocados al caos. Hay que poner normas, repartirnos culpas y responsabilidades pero, sobre todo, aprender todos a ser un poco más respetuosos y cívicos. No sólo valen las cifras

next