X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

inversiones financieramente sostenibles

La oposición permite lanzar 23 millones en obras para Alicante pese a no verlas prioritarias

14/07/2017 - 

ALICANTE. Alfombra roja para las inversiones sostenibles. Los grupos de la oposición, PP y Cs, junto al no adscrito Fernando Sepulcre, han optado por no bloquear la segunda propuesta de modificación del presupuesto municipal de 2017, por la que se dota de fondos para ejecutar obras municipales por un importe de 23, 5 millones de euros con cargo al remanente de las cuentas del año pasado. Los 14 ediles de PP, Cs y Sepulcre se han abstenido, mientras que la segunda edil no adscrita, Nerea Belmonte, ha votado en contra. Así, la propuesta se ha aprobado con más votos a favor (los 14 del tripartito) que en contra.

La encargada de defender la propuesta del tripartito ha sido la edil de Hacienda, la socialista Sofía Morales, quien ha pedido responsabilidad a los ediles de la oposición para poder impulsar actuaciones necesarias encaminadas a transformar la ciudad, como la peatonalización de la avenida de la Constitución y la calle Bailén, la ejecución de la plaza de la Ciudad de la Justicia y obras de reparación y mantenimiento en instalaciones deportivas y centros educativos, entre otras. En su conjunto, se prevé una lista de unas sesenta intervenciones que el equipo de Gobierno tendrá que licitar antes de que termine este año, aunque su desarrollo podrá prolongarse durante todo 2018.  

Morales ha recalcado el valor de estas obras como motor activador de la economía y del empleo en la ciudad y, además, ha insistido en que no se trata de un cambio presupuestario por improvisación, como podría achacársele. Ha insistido en que muchas de las actuaciones a las que ahora se trata de dotar de financiación no tenían cabida en las inversiones ordinarias de las cuentas de 2017 porque estaban limitadas a 10 millones por las condiciones del plan de ajuste. También ha subrayado que no se ha podido conocer plazos y condiciones para el abuso del remanente hasta finales de junio, cuando se han publicado los presupuestos generales del Estado.

Igualmente, ha puesto en valor el trabajo realizado para sanear las cuentas al detallar que se ha reducido la deuda de 132 millones de 2015 a 76, lo que baja la carga por habitante desde los 390 a los 227; un 40 por ciento menos. Además, ha puntualizado, en referencia a las observaciones formuladas por el interventor municipal sobre la falta de precisión de la propuesta, que se ha incorporado una breve memoria sobre el estado de los proyectos, costes y plazos.

El concejal no adscrito, Fernando Sepulcre, ha fundamentado su abstención para no bloquear inversiones, aunque ha criticado el reparto de esos fondos sin tener en cuenta prioridades como la mejora turística o la intervención en barrios degradados como Colonia Requena.

La segunda edil no adscrita, Nerea Belmonte, también ha reprochado la incoherencia y la falta de participación ciudadana a la hora de decidir qué proyectos se iban a ejecutar y ha recriminado que no se trata de gastar, sino de usar bien esos fondos y no son unas obras para la gente. Esa ha sido su justificación para votar en contra.

La portavoz de Ciudadanos, Yaneth Giraldo, ha criticado la falta de planificación y de concreción, en la línea marcada por el interventor. Ha reprochado que el tripartito no tenga en cuenta sus recomendaciones, como con la unificación de criterios sobre los contratos menores. Y ha abundado en la falta de participación ciudadana y el olvido de los barrios, como ha expuesto un portavoz vecinal en una intervención ante el pleno.

El PP azuza al tripartito con "su división": "Se reparten 13,5 millones en 33 proyectos de Guanyar, 9, 8 millones en 16 del PSOE y 250. 000 en uno de Compromís"

El portavoz del PP, Luis Barcala, ha remarcado la incoherencia de la propuesta que, a su juicio, no es más que una réplica del reparto de la tarta entre tres partidos como el presupuesto, sin coordinación, ni definición ni priorizar necesidades. Así, ha precisado que se destinan 13,5 millones en 33 proyectos de Guanyar, 9, 8 millones en 16 del PSOE y 250. 000 en uno de Compromís. También ha criticado el olvido hacia los barrios, ha recriminado la falta de inversión en rehabilitación de viviendas y la falta de precisión de las propuestas. Por último, ha insistido en que estas obras se pueden ejecutar porque no cumplen sus propios presupuestos y por eso tienen remanentes. También ha recalcado que les ha beneficiado la disposición de los PGE que permite ejecutar obras más allá de 2017 y ha defendido que existe remanente gracias a las limitaciones del plan de ajuste, que igualmente permite reducir deuda. Con todo, ha alabado algunas de las obras propuestas, como la prolongación de la calle Isla de Corfú,  y ha confirmado su abstención para "que no se nos acuse de bloquear".

El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, ha replicado a las críticas sobre la falta de inversión en barrios al detallar que gran parte de los proyectos de reparación de colegios y pistas deportivas son en puntos de la zona norte, por ejemplo. Ha insistido en que esto no es la panacea, pero tampoco es nada improvisado, y ha respondido al PP que con su gobierno ni se invertía ni se reducía deuda y ahora sí.

El portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, ha mantenido que los proyectos responden a peticiones de los vecinos y ha replicado que la rehabilitación de viviendas no entran dentro de los criterios marcados por Ley, como había matizado previamente el alcalde. En las réplicas, el tripartito ha recriminado que se use las necesidades debla gente con fines demagógicos y la oposición ha insistido en la falta de planificación.

Noticias relacionadas

next