X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 11 de diciembre y se habla de actiu ciudad de la luz Ikea benidorm maría jesús pinto

colaborador de el jueves y tmeo

La novela gráfica de Carmelo Manresa: así era una plaza en los años 80 

8/10/2017 - 

TORREVIEJA (EFE).  Una plaza representativa de cualquier pueblo de la década de los ochenta en España es el epicentro de la novela gráfica en clave de humor Plaza de La Bacalá que acaba de publicar el dibujante alicantino Carmelo Manresa, colaborador de revistas satíricas como TMEO o El Jueves.

 Recién publicada por Desfiladero Ediciones, se trata del segundo libro de Manresa después de "Sarmiento, empleado del ayuntamiento" (TMEO, 2010), y en esta ocasión tiene un marcado carácter autobiográfico, ya que el hilo conductor es la antigua plaza de La Bacalá (hoy llamada Reina Sofía) de Callosa de Segura.

 Sin embargo, en esta obra y para evitar tener que ser demasiado "riguroso" en los recuerdos, Manresa ubica dicha plaza en el ficticio pueblo de Villacil, que podría estar en cualquier punto geográfico de España, donde se desarrollan las tramas a partir de personajes reales que recupera de su memoria.

"Es la plaza de la infancia de casi todos nosotros con su quiosco, su cine de barrio de sesiones dobles, los recreativos con sus futbolines y billares, y los personajes variopintos que lo habitaban", ha explicado a Efe Manresa.

En sus viñetas aparecen las figuras más singulares del pueblo, desde el "tonto del barrio" al místico o más "zumbado"', según el autor, "unos personajes curiosos que todo el mundo conocía y que he intentado reflejar" en historias con humor en unos casos, y con notas trágicas en otros.

En sus 170 páginas en blanco y negro que recuerdan a las antiguas televisiones sin color, Manresa dibuja las chucherías peta-zetas, los chicles bazoka, los soldados de plástico de sobre, los coches de choque y las a veces airadas reacciones del público de las sesiones dobles en el cine con películas de kárate, Bud Spencer y Terence Hill o las clasificadas 'S'.

Aunque predomina el humor, combina toques más sentimentales y nostálgicos divididos en capítulos, que son más o menos independientes y todos ellos con el denominador común de la plaza de La Bacalá.

En torno a ese peculiar espacio orbitaba la vida de Villacil, en un ambiente que resulta familiar al lector de más de 40 años que, a diferencia de hoy, creció y se socializó sin estar pendiente de una pequeña pantalla.

Entre los protagonistas más peculiares, el dueño de los recreativos donde los chavales jugaban al futbolín, el billar o la máquina de los "marcianitos", o el quiosquero, "un personaje curioso por su forma de vestir y que no paraba de leer historias de vaqueros del oeste".

También se habla del propietario de un estudio de fotografía al que ya le pillaron muy mayor las nuevas tecnologías, y cuya tienda se había convertido en lugar de animadas tertulias.

 El libro cuenta con el prólogo de Javier Ikaz, coautor del vendido Yo fui a EGB, donde recorre costumbres y tradiciones de hace varias décadas.

Carmelo Manresa (Callosa de Segura, 1965) es licenciado en Bellas Artes por la facultad de San Carlos de Valencia, y compagina su faceta de humorista gráfico con la de profesor de dibujo de un instituto en Rojales.

Ha colaborado habitualmente en las revistas TMEO de Vitoria, Amaniaco de Barcelona y El Jueves, también de la Ciudad Condal, además de participar en otras publicaciones ya desaparecidas como 2001 y MAD España. 

Noticias relacionadas

 SILLÓN OREJERO 

El cómic de Metallica: auge, alcohol, coca y caída de los padres del thrash metal

Por |  - 

'Nada más importa' la biografía de Metallica en viñetas cuenta sin pudores la historia del grupo. Se atreve a señalar cuándo la coca lo invadió todo, afectó a su creatividad y acabó causando problemas psicológicos entre ellos. Y, por otro lado, muestra los puntos de inflexión estilísticos del grupo, sobre todo su deseo de abandonar el thrash metal para invadir las radios formulas y su impotencia en años venideros para conectar con la crítica, que no con su público

next