X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

exposición de aice

La industria del calzado en Elche: 40 años de innovación, desarrollo económico y social

14/05/2018 - 

ELCHE. Ha pasado un mundo desde la fabricación de alpargatas en la ciudad a finales del siglo XIX y principios del siglo XX hasta 2018. De una población de 28.000 habitantes en 1900 a una de casi 230.000 actualmente, hay algunos factores a tener en cuenta para este exponencial aumento. Y uno de los claves es cómo no el de la industria zapatera, que ha hecho que Elche sea la segunda ciudad industrial de toda la Comunidad Valenciana ya la sexta en empleo de este sector en todo el país. Un desarrollo clave, el del calzado, que se relata en la exposición de la sala de la Lonja Medieval, con motivo del 40 aniversario de la Asociación de Industriales del Calzado de Elche (Aice). 

Una asociación, la de Aice, creada en 1977 y que supuso el germen de otras más amplias como la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal). Aunque anteriormente la industria alpargatera ya había tenido su potencial, empezando a crear grandes fábricas y desarrollando industrias alpargateras, lo que también supuso sus huelgas y sus crisis —como la que llegó con la Guerra Civil—, el punto de inflexión llega en la década de los 50, con el paso de la alpargata al zapato, ya que el sector alpargatero se había tenido que reconvertir al ir desapareciendo la demanda. Durante esta década Elche se consolida como ciudad industrial y más de la mitad de la población trabaja en el sector zapatero.

Esta industria trae consigo, en los años 60 y 70, el boom económico, con apertura de mercados internacionales, lo que junto a la llegada de migrantes de otras partes del país, hace que la población pase de los 74.000 habitantes en 1960 a los 170.000 de 1980. En medio, una serie de transformaciones que llegaron gracias al desarrollo económico que vino de la mano del calzado. La ciudad fue creciendo a medida que lo hacía la industria, desarrollándose en barrios, polígonos y socialmente. Uno de los agentes clave en esta profunda transformación fue propiamente Aice. 

Hasta 1974 la asociación estuvo dentro del Sindicato Vertical, hasta que se estableció formalmente en 1977, sumida en un periodo convulso como la Transición, la legalización de los sindicatos y una serie de importantes huelgas —el conocido como movimiento asambleario— que supuso el masivo cierre de fábricas. A pesar de unos años difíciles, puesto que en 1973 había tenido lugar la primera gran crisis del calzado, estos industriales siguen ejerciendo de motor económico y a su vez social de la ciudad, influyendo en todos los aspectos del municipio. 

En los años siguientes llegarían otros grandes hitos como la creación de Elche Parque Empresarial en los 90, el aumento de peso de IFA o Modalcalzado en Madrid. La creación del vivero de empresas en Torrellano supuso el regreso de muchas compañías ilicitanas que se habían deslocalizado. Unos años en los que también se consolidan nuevos conceptos como el diseño y la creatividad. Así pues, todo un recorrido expositivo en el que no sólo se habla de la Aice, también de diferentes esfuerzos empresariales locales y federaciones provinciales para sumar fuerzas, así como de las reivindicaciones laborales de los trabajadores que fueron ligadas a cada periodo. 

Una exposición disponible hasta el 30 de junio que por tanto no sólo se circunscribe a la historia del calzado, representada en marcas insignes como Kelme, Pikolinos, Mustang o Gioseppo; sino al propio desarrollo de la ciudad, el cual dependió de la industria zapatera. Elche es hoy el resultado de todo un siglo de cambios económicos y sociales que vinieron con el sector. Para explicar cada fase, el día de la inauguración acompañó a los asistentes Rafael Bernabéu, de otra marca clásica como J'Hayber. Hizo un recorrido por cada etapa e hizo también mención a la situación de las aparadoras, relegadas a la economía sumergida desde 1957. Coincidiendo ahora con su reciente organización como colectivo, Bernabéu habló de la necesidad de solucionar de una vez por todas su injusta situación. 

Noticias relacionadas

next