X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

anuncia una reorganización de la concejalía

La coartada de la auditoría: Barcala también supedita pagar más por la basura a un estudio

11/05/2018 - 

ALICANTE. Todo sigue igual, salvo pequeños matices, en las medidas diseñadas por los grupos políticos con responsabilidades de Gobierno en el Ayuntamiento de Alicante para tratar de mejorar la limpieza de la ciudad. El alcalde, Luis Barcala (PP), ha insistido este viernes en la hoja de ruta que pretende poner en marcha sobre la polémica contrata por la que se regula la prestación del servicio al reiterar que el PP estaría dispuesto a estudiar una ampliación de costes del contrato si se demuestra que la UTE concesionaria está cumpliendo el pliego de condiciones a rajatabla y que, aún así, no resulta suficiente para que la ciudad esté limpia, como publicó Alicante Plaza tras su toma de posesión.

Eso sí, en una comparecencia pública en el Marq, Barcala ha recalcado que "en ningún caso planteará pagar más porque sí, sin saber qué es lo que no funciona ni qué es lo que se necesita mejorar", como ha recordado, llegó a plantear su antecesor, el socialista Gabriel Echávarri. En realidad, el ex primer edil propuso esa posible ampliación de costes mientras compartía funciones de Gobierno con Guanyar, al sostener que, hasta donde él sabía, el edil de Limpieza en ese momento, Víctor Domínguez, había velado por el cumplimiento del pliego y pese a todo persistía la sensación de suciedad. 

Después, tras la salida de Guanyar del Gobierno, el PSOE tampoco amplió los costes del contrato y volvió a la casilla de salida, al condicionar la toma de decisiones al encargo de una auditoría que no se limitase a controlar el absentismo de la plantilla. Esa auditoría no llegó a contratarse a expensas de un informe del interventor municipal.

En esta línea, Barcala ha precisado que ya se está impulsando una reorganización de la concejalía de Limpieza con los técnicos y que son ellos quienes tienen que delimitar los términos para la elaboración de una auditoría sobre la calidad del servicio. "Es muy fácil, se trata de estar pendiente de los temas y de insistir para que se cumpla lo programado, en lugar de dedicarse a las peleas internas como ha pasado en los últimos tres años", ha dicho, en referencia a la gestión del ya extinto tripartito.

En cualquier caso, esa futura auditoría también sigue a la espera de los informes técnicos, según viene insistiendo ahora el nuevo edil del área, Israel Cortés.

Noticias relacionadas

next