X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

negociaciones para desbloquear un acuerdo sobre la volvo

La bronca de las aperturas en Alicante fuerza a intervenir a los 'cascos azules' del Consell

15/09/2017 - 

ALICANTE. La disputa abierta por la regulación de las aperturas en domingo para la ciudad de Alicante durante la celebración de la etapa de salida de la Volvo Ocean Race (VOR), fuerza ya la intervención de máximos responsables de PSPV y Compromís, socios en el Consell. El último requerimiento remitido por la Dirección General de Comercio al Ayuntamiento de Alicante, el miércoles, para que un órgano municipal (Junta de Gobierno y Consejo Local de Comercio) solicite formalmente el permiso no ha hecho más que tensar las relaciones entre socialistas y nacionalistas en Alicante, también en este caso aliados en el equipo de Gobierno.

Esa tensión se escenificó a partir de un cruce de manifestaciones entre el edil de Presidencia, Natxo Bellido (Compromís), y la edil de Comercio, Gloria Vara (PSOE). Como ha publicado Alicante Plaza, el primero insistió en que "alguien debería dar explicaciones de por qué no hace lo que debe", en alusión al alcalde, Gabriel Echávarri, mientras que la segunda le pidió "prudencia y respeto institucional" al tiempo que le reprochaba que tratase de defender intereses partidistas en lugar de los de la ciudad. Todo sin que nadie llegase a precisar todavía desde Alicante si finalmente se iba a promover o no esa solicitud, después de que Echávarri asegurase el martes (antes de tener que someterse a una operación que le mantiene de baja médica) que no tenía intención de hacerlo. En esta línea, insistió en que la Dirección General de Comercio podía conceder esa autorización por decreto, sin atender la opinión de Alicante, como había hecho al acordar la regulación de la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) estacional (de 15 de junio a 15 de septiembre) que rige en la actualidad en la ciudad.

Ahora, según las fuentes consultadas, parece que la decisión definitiva sobre el procedimiento a seguir depende de la mediación que este jueves se trató de conseguir desde València. Según las mismas fuentes, pese a que la mayor parte de la atención política estaba focalizada en el Debate de Política General que se desarrollaba en el pleno de las Cortes, y pese a que el primer edil alicantino se encontraba de baja médica tras su reciente operación, dirigentes del más alto nivel de ambos partidos mantuvieron a lo largo de todo el día varias conversaciones (entre compañeros de filas de los dos partidos en las dos capitales y entre responsables de las dos formaciones aliadas) para buscar un punto de encuentro que pudiese solucionar el conflicto. Hubo llamadas tanto desde Alicante a València como en sentido inverso. 

Y también contactos internos entre distintos escalones de la Conselleria de Economía y Comercio en los que la secretaria autonómica, Blanca Marín (PSOE) -de cuya intervención en el asunto no se tenía constancia hasta ahora-, pudo jugar un papel destacado, al margen del director general de Comercio, Natxo Costa (Compromís), a quien desde el PSOE de Alicante se atribuye la responsabilidad de dar una salida para que el gran comercio de la ciudad pueda abrir los tres festivos de los once que coinciden con el Race Village de la Volvo. 

Como viene publicando este diario, el fondo de la controversia se ciñe a una cuestión de puro formalismo que, sin embargo, ambos partidos interpretan que puede acabar por tener implicaciones políticas sobre quién consigue aplicar su criterio. Y, en consecuencia, nadie quiere dar su brazo a torcer. Todo pese a que el conseller de Economía, Rafa Climent (Compromís), ya señaló el lunes -tras la reunión del Observatorio de Comercio- que se concedería la autorización para que el gran comercio pudiese abrir los festivos de la Volvo siempre que se tramitase una petición por el cauce que establece la Ley de Comercio. Y pese a que el jefe del Consell, Ximo Puig, había anunciado la semana pasada que se llegaría a un acuerdo. El problema, no obstante, es que el Ayuntamiento de Alicante -o al menos las áreas de Alcaldía y Comercio representadas por el PSOE- entienden que la pretendida petición municipal que se les requiere no es estrictamente necesaria: ese acuerdo no se adoptó a la hora de fijar la actual ZGAT estacional en vigor, cuyo plazo concluye este viernes, y no osbtante la Dirección General de Comercio la dictó por decreto en julio.

Noticias relacionadas

next