X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

jornada focus pyme en elche

Juan Gasca (Thinkers): “Hay que innovar a través del cliente, pensar qué hacer por él”

28/06/2017 - 

ELCHE. Elche ha acogido este martes la jornada de Focus PYME de emprendimiento en el Baix Vinalopó 2017, esta vez bajo la premisa de la economía colaborativa y la innovación social en PYMES. Teniendo en cuenta que son ámbitos aún no muy explorados en el mundo empresarial, alrededor de 80 personas se inscribieron en dicho foro, lo que se trató de un éxito. Durante la mañana se realizaron cuatro talleres impartidos por expertos en la materia, y finalmente se realizó un plenario para culminar esta jornada de nuevos horizontes en el emprendedurismo y el propio mundo de la empresa.

Por lo general, los encargados de impartir estos talleres fueron CEOs y fundadores de proyectos de éxito que han logrado abrir mercado o que se dedican a asesorar a otras compañías, como es el caso de Thinkers Company, una empresa dedicada al design thinking, una metodología para generar ideas y productos innovadores basados en el bien común y que ha hecho trabajos para Orange, Mango o Kiabi, entre otros. Su fundador, Juan Gasca, expuso este modelo de trabajo que integra conceptos como el diseño, la innovación, la creatividad, la tecnología y otros factores para afrontar el desarrollo de un producto. Para eso es básico entender la importancia de la transformación digital y lo conectada que está a la economía colaborativa. En esta época de supervivencia, como describió la actualidad, es necesario reflexionar y saber quién es tu consumidor, una primera pregunta fundamental para empezar. También ayuda bastante para ese nuevo producto crear una imagen mental del primer usuario, lo que facilita el proceso creativo posterior.

Gasca incidió en la importancia de amoldarse a la demanda, a centrarse en las oportunidades y el negocio que no sólo genera el consumo, también el potencial que hay alrededor de este. Entre las valiosas reflexiones que compartió con el público asistente, está que hay que diseñar y ser más creativo que nunca y no tener miedo al fallo, “hay que ser flexible”, exponía. En este sentido, apuntó que el valor es lo que la gente espera de tu proyecto, lo que necesita consumir, por eso incidió en que “hay que innovar a través del cliente, pensar qué hacer por él”. Ahí puso como ejemplo de esa nueva economía del bien común Zipcar o Car 2 Go, servicios de carsharing mediante los cuales los usuarios utilizan coches por tarifa de hora o día en una determinada ciudad. Esto supone menor contaminación y ahorro en grandes ciudades porque no se utiliza el coche propio. Son ejemplos de entornos digitales y tecnológicos on demand, en los que se satisfacen inmediatamente demandas de consumo.

Experiencias con éxito en el territorio

Este tipo de experiencias son las que se crean con este sistema de design thinking en los que hay que mapear, explorar, construir y testear. Son nuevas formas de pensar de cara al mercado; primero hay que entender y después prototipar para que haya soluciones o aportaciones de valor real para el usuario. En nuestro territorio también tenemos casos de éxito de economía colaborativa, que fue el eje en torno al que giró otro de los talleres interesantes de la jornada. Por una parte se presentó Withoutrees, mediante su CEO, Miguel Ángel L. Guillamón. Se trata de una empresa que ha desarrollado un nuevo producto hecho con residuos de las canteras de mármol de la zona, “el primer papel adhesivo que ni es papel ni contiene adhesivos”. Se puede pegar y quitar fácilmente en cualquier superficie, al contrario que el fixo de toda la vida —cuya limpieza supone grandes gastos a nivel europeo por el rastro que deja— y permite que el usuario pinte, dibuje o haga sus propios bocetos. Está en fase de expansión a nivel nacional pero contemplando horizontes internacinoales, y es otro ejemplo de esta economía circular.

También expusieron Miguel Frasquet, CEO de SOLATOM, una compañía valenciana que hace la energía solar transportable, al contrario que los sistemas solares convencionales que son fijos en terreno o cubierta. Este sistema apuesta por reubicar la energía de un lugar a otro, de un consumidor a otro, por ejemplo, como pasa en alguna ciudad de EEUU, evitando la intromisión de los grandes lobbys del sector en nuestro país y permite añadir o retirar módulos en función de la demanda energética. Para finalizar, el último proyecto presentado fue el de Shipeer, conocido coloquialmente como “el blablacar de la paquetería”. Su CEO, Daniel Lopesa, explicó cómo particulares se ofrecen para llevar paquetes a un determinado destino por una cantidad estipulada. Conectan conductores que viajan por España y tienen hueco en el maletero con personas que quieren enviar un paquete ahorrando dinero en los envíos. Otro ejemplo de economía colaborativa que además ya ha conseguido que empresas de transporte profesional contacten con esta porque necesitan conductores. Tras las ponencias hubo un debate entre la mesa y el público sobre el futuro del mercado, proyectos de jóvenes emprendedores del público y la importancia de las lanzaderas para sacar adelante ideas innovadoras.

Por su parte, el edil de promoción económica Héctor Díez destacó la especialización de esta jornada, reduciendo el aforo a un público más profesionalidad, mientras que el Director General de Economía Sostenible de la Generalitat, Francisco Álvarez, hizo hincapié en la importancia de nuevos modelos de economía que sean sostenibles de verdad, responsables con el Medio Ambiente, además de colaborativos y responsables socialmente, como los presentados durante la jornada.

Noticias relacionadas

next