X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista al consejero delegado de tressis gestión, gestor del fondo adriza global

Jacobo Blanquer (Tressis): "El inversor alicantino acepta bien el riesgo, pero es impaciente"

26/03/2018 - 

ALICANTE. El consejero delegado de Tressis Gestión, Jacobo Blanquer, visitó Alicante para presentar su fondo Adriza Global a potenciales inversores. Aprovechamos la visita, el pasado 8 de marzo, para analizar con él en esta entrevista el perfil del inversor alicantino y el escenario de los mercados para los próximos meses.

-¿Cuánto tiempo lleva Tressis funcionando en Alicante?

-La oficina lleva abierta desde 2003, es decir, que cumple quince años, aunque la experiencia del equipo que la gestiona se remonta al año 97. Está consolidada.

-Sin embargo, en Alicante no existe la sensación de ‘city’ que sí hay en València. Quizá hay mucho empresario, pero poco financiero. ¿Me equivoco?

-Pues Tressis es más fuerte en Alicante que en València, en cuanto a patrimonio bajo gestión. De hecho la oficina de Alicante fue de las primeras que abrió, y es de las que más volumen tiene en toda España, después de Madrid.

-¿La tendencia del negocio de la oficina es ascendente?

-Sí, sí, sobre todo en 2017 hemos tenido un crecimiento importante en Alicante, y además tenemos gente en otras poblaciones de la provincia, no solo en la capital, hay agentes que están captando clientes y trayendo patrimonio. Alicante es una plaza fuerte porque, como ha dicho usted, quizá no tiene la cultura financiera de otras por distintos motivos, pero hay un número importante de empresarios que pueden requerir el tipo de servicios que nosotros cubrimos.

-Cifremos el negocio. ¿Cuántos clientes tienen en Alicante y cuánto patrimonio gestionan?

-Verá, no nos gusta decir el número exacto de clientes que tenemos, pero le puedo decir que el patrimonio que gestionamos supera los 200 millones de euros.

-¿Y en qué invierten los alicantinos que pueden hacerlo?

-Bueno, nuestro cliente tipo invierte más en fondos de gestión, por la propia naturaleza de nuestra gestora. Pero es cierto que una parte del patrimonio de la oficina de Alicante se sigue invirtiendo en acciones, directamente en los mercados. Pero cada vez más invierten en fondos, que es lo mejor porque al final estás delegando la gestión en un profesional, y los mercados cada día requieren más atención. Y dentro de los fondos, yo le diría que el cliente alicantino no es el menos arriesgado. Está en una parte de Bolsa más alta que otras zonas de España.

-No es usted el primer gestor de inversiones que dice esto de los alicantinos. 

-Sí, aunque luego a lo mejor le falta un poco de paciencia. A la primera de cambio se pone nervioso, pero de primeras admite el riesgo mejor. En otras oficinas el porcentaje de fondos cautelosos es mucho más grande que aquí.

-¿A los empresarios que no tienen aún experiencia en este campo, les cuesta salir de la banca privada tradicional?

-Sí, eso no pasa solo en Alicante, sino en toda España. Las redes de los bancos en este país son tremendas, somos uno de los países con más oficinas bancarias por habitante. Y aunque se está reduciendo, sigue siendo muy alto. Tu vas a Londres y para encontrar una oficina te las ves y te las deseas. Aquí todavía hay mucha cultura de banco, y lógicamente, cuando uno consigue tener unos ahorros, se siente en parte en deuda con el banco que ha financiado su negocio. A las gestoras independientes nos cuesta más captar clientes. Pero es algo que va a ir poco a poco introduciéndose más en España. Pero porque en todo el mundo ha pasado lo mismo. También en Estados Unidos pasó igual. Ahora en el Reino Unido cualquier cliente va antes a una boutique que a Barclays. En España el fenómeno de la gestión privada se está introduciendo poco a poco.

-El inversor alicantino del ejemplo anterior, hace quince años, probablemente hubiera invertido su patrimonio en ladrillo. ¿Sigue costando salir de esa tendencia?

-El inversor de ladrillo de toda la vida, siempre es de ladrillo. Lo que pasa es que en España en 2007 tuvimos un susto muy grande. Luego hay una gran diferencia: si tu inviertes en ladrillo, entiendes que inviertes apalancado, pero si inviertes en el mercado financiero, normalmente es lo que has ahorrado, poca gente se apalanca para invertir en valores. Si inviertes en un edificio, lo primero que haces es ver cuánto te financia el banco. Normalmente. Cuando tú vas apalancado a cualquier tipo de negocio siempre tienes mucho más riesgo, porque si se da la vuelta como en 2007, la deuda sigue ahí. La gente percibe menos el riesgo, porque se dice “bueno, pero es que yo lo toco, el ladrillo está ahí”. Sí, lo tocas pero debes mucho. Otra diferencia es que cuando alguien invierte en ladrillo lo hace concienciado de que es a largo plazo. Nadie publica todos los días el valor de las casas, si eso pasase, habría auténtico pánico. Pero sí que publican todos los días cuánto vale tu fondo de inversión.

-Usted gestiona el fondo Adriza Global. Háblenos un poco sobre él.

-Es un fondo mixto con vocación a renta variable. Del 60 o 65%. La diferencia es que nosotros hacemos un análisis macro para elegir sectores en los que invertir, a veces con una ponderación muy fuerte. Esto nos hace estar alejados de los índices. En función de la situación macro que hay, vemos qué sectores creemos que lo van a hacer mejor o peor. Y dentro de ese sector, volvemos a analizar y ya hacemos la selección de valores. Es un fondo global, aunque básicamente invierte en Europa y Estados Unidos, aunque tenemos alguna posición en Corea, China… Si invertimos en zonas que no conocemos, muchas veces lo hacemos por ETF’s o por otros fondos especializados. Y la parte que no se invierte en ‘equity’, pues depende del momento. Ahora mismo lo que estoy haciendo es una gestión de la liquidez porque los tipos están muy bajos y no quiero perder dinero. Los tres sectores en los que más estamos invertidos ahora mismo es en el sector autos, el sector bancario y el de materiales básicos, minería. En 2016, que fue un año muy complicado, acabó subiendo un 8%, el año pasado un 9%, y este año a día de hoy [8 de marzo], que está todo bajando, nosotros seguimos en positivo.

-Por lo que dice, no es el caso de su fondo, pero ¿hay una tendencia cada vez mayor a invertir en tecnológicas?

-Bueno, yo creo que en general todo lo que son las FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google), que son las que han provocado la subida tan fuerte. A ver, nuestro fondo ha estado invertido en Amazon y Google, pero ya ha vendido porque pensamos que están muy justas de valoración. En otros valores de moda como Tesla estamos cortos, porque pensamos que está carísimo y que la capitalización que tiene no está justificada. Hemos tenido Tesla largos, ojo, compramos a 160 y vendimos a 300, y ahora que está en 350 nos hemos puesto cortos. Yo le diría que, dentro de la tecnología, hay muchos valores secundarios que son los que fabrican la tecnología, y esos valores aún no han dado el subidón y lo están haciendo mejor. Lo que no son es famosas, pero son necesarias porque sin su tecnología no puedes consultar Facebook.

-¿Qué pueden esperar los inversores a corto plazo?

-Creo que este año va a ser el año del cambio, porque las políticas monetarias ultraexpansivas tienden a acabar, por lo que vamos a ver cómo los largos plazos suben algo, en niveles cercanos al 1% en el bono alemán a final de año. Esto lo que nos lleva es a un reajuste de los activos. Es decir, la economía va muy bien, todo está perfecto, pero la clave para la bolsa son los resultados empresariales, que sigan creciendo. En la Bolsa han subido mucho, la economía va muy bien, pero hay que ver que las compañías son capaces de absorber ese mayor crecimiento y que se traduzca en beneficios. Si esto se cumple, que no tiene por qué no, pues veo mucho más baratos los mercados europeos que los americanos, con más potencial. Es verdad que los crecimientos en Europa han tardado más en llegar pero ahora están llegando. Dicho esto, no me gusta hacer pronósticos a doce meses, porque nunca sabes qué puede suceder que influya en los mercados, pero con el entorno macroeconómico, creo que va a ser un año de mayor volatilidad por el reajuste de activos que decía, pero que puede tener un resultado positivo para la renta variable europea.

-¿Cuál sería el objetivo de Tressis Gestión para este año?

-Nuestro objetivo para este año es llegar a los 500 millones en la gestora, y el objetivo a nivel grupo es seguir ganando cuota de mercado, con un plan a tres años, porque creemos que tenemos capacidad de aumentarla, siempre dándole al cliente soluciones vitales. Lo que queremos es ‘educar’ al cliente para invertir en función de su plan de vida: mira, tengo estos ahorros, pero voy a tener otro hijo o me quiero comprar una casa en Xàbia, o guárdame para la pensión porque creo que no las voy a ver. Bueno, pues si tengo una cantidad ‘x’ y un plan vital a 3, 5 o 10 años, pues invertimos en función de ese plan.

Noticias relacionadas

next