X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

facturó 17 millones en el ejercicio 2016

Injusa también aprovecha la recuperación del sector juguetero y eleva sus ventas un 8,3%

27/12/2017 - 

ALICANTE. Las principales enseñas del sector del juguete, asentado en la Foia de Castalla, se vieron beneficiadas el pasado ejercicio por la recuperación del consumo, que elevó las ventas de sus productos igual que sucedió en otros sectores. Injusa (Industrial Juguetera SA), conocida por sus populares vehículos de juguete y 'correpasillos', no fue una excepción. Según las cuentas del ejercicio 2016, la empresa de Ibi elevó su facturación más de un 8%, hasta rebasar los 17 millones de euros, y también su beneficio un 44% hasta 260.000 euros.

Así, la empresa que dirige Luis Berbegal ingresó en 2016 un total de 17.021.411 euros, lo que supone un 8,3% más que el año anterior, cuando el volumen de negocio se quedó en 15.693.959 euros. Precisamente en 2015 la firma había visto contraerse sus ventas, como la mayoría de jugueteras españolas, por la caída del consumo tanto en España como en el exterior. El incremento de las ventas tuvo un notable impacto en el resultado al final del ejercicio, que ascendió a 260.396 euros, un 44% más que en 2015 (180.096 euros).

El informe de gestión presentado por el consejo de administración de Injusa destaca que "durante el año 2016 las ventas tanto nacionales como internacionales han tenido una evolución positiva", y que "en los próximos ejercicios esperamos que continúe la evolución de la cifra de negocio, especialmente si la economía internacional continua por la senda de recuperación actual". Los administradores destacan que las previsiones y presupuestos para los siguientes ejercicios apuntan al equilibrio financiero, por lo que la sociedad podrá cumplir con todos sus compromisos.

El informe también señala como posibles riesgos (cuya influencia, de haberse producido, se empezaría a notar en 2017) la incertidumbre política en Estados Unidos y el Reino Unido, en el primer caso por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, y en el segundo por el consabido 'efecto Brexit'. En este sentido, el informe señala que Injusa realiza gran parte de su negocio en dólares y libras esterlinas, y que "ambos países, por diferentes motivos, están atravesando periodos de incertidumbre para los mercados".

Por otra parte, el informe señala que la empresa ha iniciado nuevas inversiones. Pese a que "todos los proyectos de ampliación y construcción de nuevas plantas han sido finalizados o bien detenidos hasta que el escenario a nivel internacional muestre claros signos de recuperación", sin embargo "la empresa ha iniciado un plan de ampliación, modernización y eficiencia energética de sus activos a medio plazo".

Injusa, que durante la fase de deslocalización del juguete probó suerte como tantas otras en China, volvió a implantar todo su proceso productivo en Ibi en 2010. Un momento en el que los costes de producción en el gigante asiático comenzaban a incrementarse. Fundada en 1947, la empresa de los 'correpasillos' se ha convertido en una de las marcas más reconocidas del sector, ya que cuenta con varias licencias de personajes infantiles para sus productos, muchas de ellas en exclusiva.

Noticias relacionadas

next