X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el crecimiento se reduce al 4,2%, con manises creciendo dos dígitos y corvera al acecho

¿Ha encontrado su techo el aeropuerto de El Altet?

13/04/2018 - 

ALICANTE. La tendencia de crecimiento del tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Alicante-Elche, en la pedanía ilicitana de El Altet, ha cambiado como del día a la noche con la llegada de 2018. En realidad, con el inicio de la temporada de invierno que acabamos de dejar atrás. El aeropuerto alicantino se ha pasado dos años creciendo a doble dígito, por encima de la media de Aena, hasta adelantar a Gran Canaria y situarse como quinto aeropuerto de España en pasajeros. Tras cerrar el año 2016 con un incremento del 16,7% respecto al anterior (12,3 millones de pasajeros), y el 2017 con un crecimiento del 11% (13,7 millones de almas), en el primer trimestre del año la tendencia positiva se ha reducido hasta un 4,2%. Muy por debajo de la media de Aena.

Es cierto que se crece sobre el crecimiento anterior (con lo cual cada dato es un nuevo récord histórico), y que los dos dígitos anuales eran insostenibles mucho más tiempo. Sin embargo, en el arranque de este año son otros aeropuertos de nuestro entorno, como el aeropuerto de València en Manises, los que registran cifras espectaculares: un 28% de crecimiento en el tráfico de pasajeros en el primer trimestre. Solo en marzo, la terminal valenciana vio pasar a 600.000 pasajeros (un 28,5% más), frente a los 950.000 de Alicante-Elche. En el acumulado del trimestre, El Altet suma 2,3 millones de pasajeros, por 1,5 millones en Manises. Hace un año, el tráfico mensual de Alicante doblaba directamente el de la provincia vecina.

Hay que considerar, además, otro factor: este año la operativa de Semana Santa comenzó en marzo y terminó en abril, cuando el año pasado se registró a mediados de este mes. Es decir, sin la Semana Santa, el dato de la terminal alicantina habría sido aún más flojo que el citado 4,2%. En los dos primeros meses del año, el incremento de pasajeros se quedaba en el 3,3%. Otro dato que apunta a un ralentizamiento más que notable de la tendencia: para este verano la oferta de asientos de las aerolíneas que operan en El Altet crecerá un 3% hasta los 11,5 millones de plazas (en España, el aumento supera el 10%). Hace un año, este incremento fue del 13,7% respecto a 2016. Y los asientos se llenaron.

¿Ha encontrado su techo el aeropuerto de Alicante-Elche? Distintas fuentes del sector consultadas por Alicante Plaza consideran que no, aunque admiten que la ralentización del crecimiento, que tenía que llegar, ha sido quizá más brusca de lo esperado. Las razones que explican este cambio de tendencia, cuando el comportamiento de la media nacional es justo el contrario, son varias, según dichas fuentes. Una de las fundamentales: la quiebra de Monarch ha debilitado las conexiones con uno de nuestros principales mercados, el británico. De hecho, se ha perdido la buena conectividad que existía con el norte de Inglaterra (además de a Londres, esta aerolínea volaba a Birmingham y a Manchester).

Cuando Monarch dejó de operar el pasado octubre (justo cuando empieza el ralentizamiento en el crecimiento de El Altet), tanto en Aena como en la patronal hotelera Hosbec dieron por sentado que, dado el interés del mercado británico por vacacionar en Alicante, otras compañías del país ocuparían ese espacio: Ryanair, EasyJet, Jet2... No ha sido así. La patronal hotelera de Benidorm, incluso, ha empezado a notar los primeros síntomas de estancamiento en el mercado internacional esta Semana Santa, con una ocupación en la segunda quincena de marzo inferior a la primera. Aeropuerto, Administración y empresarios se han conjurado para presionar a los touroperadores y que fuercen la recuperación de las antiguas rutas de Monarch por parte de otras compañías.

El segundo gran factor que frena el crecimiento de pasajeros de El Altet este año es, precisamente, el enorme crecimiento experimentado en los dos ejercicios anteriores. La terminal alicantina tiene que dotarse de capacidad operativa (distinta del espacio físico) a medida que las compañías lo solicitan. Es decir, crece 'bajo demanda', lo que complica acometer incrementos muy rápidos o reordenaciones drásticas del tráfico. No obstante, esta temporada de verano se acaban de inaugurar tres nuevas rutas negociadas el pasado invierno, y las citadas fuentes son optimistas sobre su impacto en el tráfico de la temporada estival. En este sentido, la 'temporada alta' para el turismo internacional empieza en mayo, señalan.

Y esta estabilización en el crecimiento ("consolidación", en palabras del nuevo director de la terminal, Tomás Melgar, en una entrevista en Radio Alicante) se produce cuando Aena tiene previsto abrir, en diciembre, el nuevo aeropuerto internacional de Murcia, en Corvera. La terminal, diseñada para acoger a 3,5 millones de pasajeros, asumirá para empezar los vuelos civiles que ahora están llevando más de un millón de personas al aeropuerto militar de San Javier, que volverá a quedar solo para el Ejército. Muchos turistas que quieren llegar al sur de la provincia o incluso a Murcia entran en la actualidad por Alicante. Sin embargo, Aena trabaja 'a vista de pájaro', ajena al planteamiento de los destinos turísticos y los touroperadores, al reordenar los vuelos que atraviesan el espacio aéreo bajo su gestión. ¿El freno definitivo? Las fuentes consultadas lo ponen en duda: El 'techo' de El Altet se estableció en 20 millones de personas al acometer la ampliación. Y este año, si se mantiene la tendencia, se llegará a algo más de 14 millones.

Noticias relacionadas

next