X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Entre pasiones y necesidades

Foto: Pepe Olivares
6/12/2017 - 

ELCHE. A todo el que le guste un poquito el fútbol le ponen los derbis. Es así. Y si la rivalidad es histórica y más grande mejor. Un partido contra el eterno rival es la pura esencia del deporte balompédico. Un Barça-Juve mola pero un Sevilla-Betis, por ejemplo, mola más. No por la calidad futbolística sino por la tensión, el ambiente, el hambre insaciante de victoria y de ver debilitado al rival. Los chascarrillos, piques y bromas postderbi son un valor añadido, la guinda del pastel de un finde de pasiones.

Foto: Pepe Olivares

El Hércules-Elche o Elche-Hércules es uno de los históricos del fútbol nacional. Sea amistoso, Copa o competición liguera todo el mundo pone un ojo a lo que pase sobre el césped. Lástima que este año y después de mucho tiempo ambos equipos se tengan que ver las caras en el pozo de la Segunda División B mientras atraviesan unas severas crisis económicas e institucionales. El glamour de antaño se ha perdido pero qué narices, todos esperamos con ansia que llegue el domingo.

Ni los de Claudio ni los de Josico pasan por un buen momento de forma. Los dos se veían copando los primeros puestos de la tabla pero la realidad de la Segunda B les ha golpeado duro. Ahora, los dos equipos necesitan la victoria para romper sus dinámicas y auparse en los puestos de promoción. De caer derrotados las posiciones de los dos técnicos quedarían muy debilitadas y plantearían dudas.

En el caso de Josico, hincar la rodilla sería un duro golpe ya que encadenaría tres partidos sin ganar pese a que el equipo ha mejorado en actitud y en ocasiones pero el triunfo sigue sin llegar. ¿Qué se debería hacer? ¿Echar a Josico? ¿Esperar y retocar la plantilla en el mercado de invierno? Difícil papeleta para un Jorge Cordero que será el centro de todas las críticas, ya que él mismo asumió su responsabilidad en la presentación del nuevo míster. Por cierto, no me digan que no será raro ver a Claudio (otrora ídolo del franjiverdismo) defendiendo desde la banca los colores del eterno rival… Cosas del fútbol.

Foto: Pepe Olivares

Noticias relacionadas

next