X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Análisis AP - Ruptura Compromís-Los Verdes en benidorm

Entre "cochinos" y "tránsfugas indirectos"

7/09/2017 - 

BENIDORM. Esta historia al final no ha acabado con un final feliz. Las malas lenguas les llamaban por los pasillos del Ayuntamiento de Benidorm "Sancho Panza y Don Quijote", al dúo que formaban el concejal de Compromís, Josep Bigorra, y el de Los Verdes, Juan García. Se presentaron a las elecciones en coalición, pero dos años después, han escenificado la ruptura entre acusaciones que demuestran que el problema viene de lejos. Bigorra salió en rueda de prensa para anunciar que no quería seguir vinculado a García, su compañero de Los Verdes.

Desde un principio se veía la poca sintonía que tenían los dos concejales, con inquietudes muy dispares entre sí. La más llamativa, la religiosa. García, cofrade de Benidorm, llegó a pedir con una moción a pleno que colocaran la imagen de la patrona de Benidorm en el salón de plenos. Primera grieta que vio la luz. Más reciente fue la petición de García para imponer una tasa a los dueños de los animales, a la que se opuso desde el inicio Bigorra; o la posición encontrada en el pleno de ambos regidores cuando tuvieron que posicionarse en relación a la educación concertada.

Pero Compromís es una coalición de numerosos partidos, y como destacó la diputada en les Corts Marian Campello, han basado su forma de coexistir a través del entendimiento. Algo que al final no se ha podido lograr en Benidorm.

Los coqueteos de Juan García con la plataforma cívica Contigo Somos Democracia comenzó a finales de julio. Como viene siendo habitual, su compañero Bigorra se entera por las redes sociales. Tras esto, hablan para aclarar las cosas, pero no se queda contento con la explicación. El tema salta a nivel autonómico. 

Los Verdes País Valencià es un partido con poca representación en la Comunitat. Campello quiso recordar que en muchas ocasiones han colaborado con ellos en Les Corts y afirmó que la comunicación entre ambos es fluida. Por ello, aseguraron que habían hablado a nivel autonómico con LVPV, pero que les habían pedido tiempo porque no se habían enterado de nada, hasta que no se lo preguntaron ellos. Por otra parte, está el ámbito local, que cuando saltó la noticia a finales de julio, ya mostraron su apoyo al concejal de Los Verdes.

Con todo, y sin movimiento de LVPV, Compromís decidió dar un paso más este miércoles, anunciado su separación de hecho, pero no administrativo porque sería Bigorra el que tendría que pasar como concejal no adscrito.

Cruce de acusaciones

La comunicación entre ambos concejales es más bien escueta. Tanto es así, que ni Juan García sabía que el concejal de Compromís haría la rueda de prensa para dar a conocer su decisión. Como consecuencia, el edil, hasta ahora, de Los Verdes, no se reprimió y dijo que Bigorrra había actuado "de forma cochina".

Más comedido fue Bigorra, que durante la rueda de prensa calificó a su todavía compañero de "tránsfuga indirecto". Así es como quiso denominar a lo que está haciendo García. La gota que terminó por colmar el vaso fue la Escuela de Verano de Contigo Somos Democracia, que se celebró el sábado en Benidorm, donde estuvo como ponente García. Como había ocurrido hasta ahora, Bigorra se enteró por las redes sociales (son amigos en Facebook), donde colgó el vídeo del evento en el que sale junto a Leopoldo Bernabeu en numerosas fotos. Un vídeo que por cierto, compartió Bernabeu en su muro a través de la publicación de Juan García.

Malas compañías

El concejal no adscrito, Leopoldo Bernabeu, es desde que entró en el Ayuntamiento de Benidorm el que menos simpatías despierta entre sus compañeros. Numerosas son las causas pendientes que tienen contra él, incluido su propio partido del que ya no forma parte, o sí, según qué parte lo cuente. Precisamente, Bernabeu está siendo uno de los más activos, defendiendo Contigo, en lo que será presumiblemente su nueva apuesta política, a pesar de que se ha reafirmado en varias ocasiones diciendo que no quiere seguir en la política.

De esta manera, censuraron en numerosas ocasiones, sobre todo Bigorra, que García ahora se codee con este tipo de políticos, que como defiende él, está en las antípodas de sus ideales y su forma de actuar.

Por otro lado, el diputado provincial, Gerard Fullana, puso el acento en otros dos alicantinos que también se han dejado ver en este tipo de actos, como Fernando Sepulcre y Sonia Castedo, de los que dijo no tener nada que ver con los principios de Compromís-Los Verdes y por ello no estarían de acuerdo en estar ligados a ellos.

Los pasos de García en política no son cortos, y la contradicción es más habitual. Cabe recordar que se presentó al Congreso por Alicante de la coalición Ara País Valencià, formada por Esquerra Republicana del País Valencià, Los Verdes y Esquerra Nacionalista Valenciana. Si bien, Contigo Somos Democracia muestra su disconformidad con los pasos de Puigdemont.

Tras saber todo lo ocurrido en la mañana del miércoles, además de decir que Bigorra había actuado de forma "cochina", García aseguró que no iba a entregar su acta de concejal, y que no descartaba entrar en un futuro a formar parte de Contigo. De igual manera, instó a Bigorra a que "si tiene algún problema, que se vaya del grupo". En ese sentido, sentenció: "La ruptura es suya, no mía".

Compartirán despacho

Bigorra tratará las mociones de Los Verdes como las de un partido más, votando según su criterio. Y afirmando que ahora mismo, y antes, el único que asegura que se cumpla con el programa electoral es él.

Tras la declaración de intenciones de las dos partes, ahora la tensión se traslada al día a día en el Ayuntamiento. Las veces que esté García por el edificio municipal, seguirá compartiendo despacho con el concejal de Compromís, eso sí, como ha sido hasta ahora, con las sillas orientadas de tal forma que no tienen la obligación ni de mirarse a la cara.

Noticias relacionadas

next