X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

crisis de gobernabilidad en el ayuntamiento de alicante

El PSPV se la juega con los no adscritos tras el 'no' de Cs en busca de una investidura sin más desgaste

10/04/2018 - 

ALICANTE. El PSPV y Eva Montesinos afrontan este martes con los dos ediles no adscritos, Nerea Belmonte y Fernando Sepulcre, la negociación que puede resultar definitiva para decantar el color político del Gobierno de Alicante en lo que resta de mandato. Como avanzó este diario el sábado, los socialistas mantendrán dos encuentros con los dos regidores con el propósito de solicitar su apoyo a la investidura de la número 2 de su candidatura en las municipales de 2015: la propia Montesinos. Esa sesión se celebrará como muy tarde el próximo sábado 21 de abril, cuando vence el periodo legal de diez días naturales que comenzará a correr con la toma en consideración de la renuncia de Gabriel Echávarri, este martes. No obstante, según confirmaron fuentes municipales, todo parece indicar que no se agotará ese plazo y que, incluso, podría convocarse ese pleno entre el viernes y el sábado de esta semana, siempre que se cuente con la credencial acreditativa de Miguel Castelló (el número 7 de la lista del PSOE) que permita su toma de posesión como nuevo concejal socialista en sustitución de Echávarri.  

Este mismo martes, también se desarrollará un encuentro previo con la portavoz municipal de Ciudadanos (Cs), Yaneth Giraldo, y con su portavoz adjunto, Antonio Manresa. Los representantes del partido de Albert Rivera sí accedieron finalmente a sentarse junto a los representantes del PSPV como gesto de cortesía política y simplemente "para escuchar". Eso sí, la propia Giraldo confirmó que su posición seguirá siendo la ya adelantada por Alicante Plaza: "No daremos nuestro apoyo a la investidura de Eva Montesinos", insistió. La firmeza de la determinación está avalada por la cúpula regional y nacional del partido (hubo contactos este mismo lunes, una vez registrada la salida de Echávarri), así que no parece viable que pueda producirse ningún vuelco. Como viene contando este diario, Cs da por agotado el crédito y el margen de confianza que se dio a la izquierda en 2015 y no secundará expresamente su continuidad entregando sus votos a Montesinos. Hasta ahora no se ha planteado la posible configuración de un pacto de gobierno con el PSOE para intentar atraer su apoyo, pero se trata de una posibilidad que tampoco se contempla y que no cambiaría nada. Eso sí, tanto Giraldo como Manresa insistieron en que eso no supone que se dé un respaldo al PP y a la hipotética toma de posesión de su portavoz municipal, Luis Barcala, a diferencia de lo que sí sostienen tanto PSOE como sus exaliados de Guanyar y Compromís. Sea como fuere, lo que sí parece claro es que se trata de la posición estratégica más confortable para Cs: la idea es no posicionarse a favor de la continuidad del bloque progresista y emplazar al PSOE y a sus exaliados a solucionar la crisis de gobernabilidad con los medios a su alcance. Para Cs, la rentabilidad electoral podría ser plena si el PSOE salva la investidura con Belmonte o con Sepulcre (o con el voto de ambos): en ese caso, evitaría que el PP tomase la Alcaldía a un año de las próximas municipales y, además, lograría que los socialistas cosechasen otro titular asociados a los concejales a los que se ha venido considerado como tránsfugas.

En ese escenario, el voto 15 que decanta la mayoría absoluta en el pleno de la corporación sólo puede proceder ya de Belmonte o de Sepulcre. ¿Existe ya un acuerdo cerrado con alguno de ellos? Por el momento, los protagonistas lo niegan. En el PSPV se sostiene que todo depende del desarrollo de las reuniones de este martes. Sepulcre (exconcejal de Cs) insistió este lunes en que todavía nadie le había propuesto ni explicado nada. Y Belmonte (exedil de Guanyar) sólo admitió haber hablado con Montesinos sobre la convocatoria de la reunión de este martes, al haber coincidido con ella, este sábado, durante el desarrollo del torneo World Padel Tour en Alicante. "Ni he dado mi apoyo ni lo he negado porque no hemos hablado de nada más", insistió. ¿Ha habido algún compromiso sobre la tramitación de la reforma del Reglamento Orgánico del Pleno (ROP) que permita reconocerle sus derechos políticos y económicos como a cualquier otro edil de la oposición? Según Belmonte, no. Eso sí, añadió que sí había podido "hablar con el secretario municipal sobre el respeto de los plazos para tramitar mi propuesta y me ha confirmado que se debe tramitar sí o sí y que se haría en breve". Lo cierto es que, incluso en ese supuesto, esa tramitación no se produciría nunca antes de que se celebre el pleno de investidura, dados los plazos requeridos para que se presenten aportaciones de otros grupos políticos y se emita un dictamen previo, antes de elevar la propuesta a pleno para su debate.

¿Si no se tiene garantizado el voto número 15, por qué se trata de acortar los tiempos para el pleno de investidura antes de agotar el plazo legal? En principio, como confirmó la propia Montesinos en el transcurso de una Junta de Portavoces celebrada este lunes, la voluntad es acortar al máximo la actual situación de interinidad para devolver la estabilidad institucional al Ayuntamiento. Es una petición expresa formulada tanto por la cúpula del PSPV como desde las filas de Guanyar y Compromís. No obstante, no es menos cierto que, además de tratar de zanjar la anormalidad instalada en el Ayuntamiento, fuentes municipales coincidieron en que se pretendería evitar que la demora genere más desgaste político del que ya está ocasionando, con un ayuntamiento a medio gas y sin directrices políticas más allá de atender el día a día.

Por su parte, fuentes del PP añadieron otro posible factor a tener en cuenta que podría haber desencadenado la decisión de acortar los tiempos establecidos para la elección del nuevo alcalde: el temor a que pudiesen trascender nuevas informaciones sobre supuestas irregularidades en las campañas electorales del PSOE que perjudicasen a Montesinos, como desarrollo de la investigación abierta en cuatro juzgados distintos. Ella volvió a aludir este lunes a la estrategia del PP de intentar "ensuciar" su investidura. Y el propio portavoz municipal del PP, Luis Barcala, advirtió durante su comparecencia para valorar la dimisión de Echávarri, que Montesinos debía dar más explicaciones sobre esas campañas y sobre su participación en la de 2015. "Vamos a dar tiempo para que se explique; y si no seremos nosotros quienes demos esas explicaciones", avisó. "Alguien que se postula a la Alcaldía de Alicante cuando su predecesor sale por la puerta de atrás por dos procesamientos por casos tan vergonzosos, es como para que empiece con buen pie dando todas las explicaciones", añadió. "Si no, habrá que poner las cositas encima de la mesa", dijo, para señalar que es la "oportunidad que se merece la señora Montesinos y tiene unos días para hacerlo". 

Preguntado por esas explicaciones, alegó que "evidentemente" que "es posible que hay algo", en referencia a la participación de José Ramón Tiller, empleado de la empresa investigada por la presunta financiación irregular de las campañas del PSPV en 2007 y 2011, en la campaña de Echávarri de 2015. "Y la señora Montesinos, lo sabe".

Noticias relacionadas

next